Pasar al contenido principal

10 cosas que tu equipo espera de ti como líder

Mujer de negocios
Maxpixel

En otras ocasiones hemos hablado de estilos de liderazgo o cuáles son los perfiles de directivo que más abundan en las empresas. Si has leído alguno de estos artículos habrás observado que suele haber una gran diferencia entre la imagen que tiene el jefe de si mismo y la que tienen los empleados y el resto de personal sobre él.

De hecho, se han realizado encuestas que reflejan que los perfiles directivos tienden a sobrevalorarse a sí mismos. Esto ocurre porque a menudo el responsable toma determinadas decisiones en base a lo que espera de sus empleados y a la consideración que tiene de ellos, pero pocas veces se detiene a pensar qué esperan estos de él.

Lo cierto es que los empleados no siempre tienen la ocasión de manifestarlo. Por eso a estas alturas del calendario, muchos habrán hecho su carta a los Reyes Magos y quién sabe, quizá también más de uno habrá pedido que su jefe empiece a aplicar alguna de estas directrices en su estilo de liderazgo de cara al año que acabamos de estrenar. Si por el contrario eres responsable de algún equipo, siempre puedes repasar si te falta alguna de ellas.

Esto es lo que la mayoría de empleado esperan de sus jefes (y no os referimos al salario):

1. Que sea claro

La claridad de metas y objetivos es esencial para el éxito. Permite al equipo centrarse en lo que es importante y no dispersarse en otras tareas, lo que aumenta su eficacia y les ayuda a avanzar. Esa no significa que el líder tenga que conocer todos y cada un de los pasos que hay que dar, pero sí que tenga claro el objetivo que se persigue y sea capaz de manifestarlo.

2. Que dé oportunidades

Para evitar que nadie se apalanque y sienta que no puede aportar más, lo mejor que puede hacer un líder es plantear retos, proponer oportunidad que hagan al equipo crecer y evolucionar.

3. Que fomente la participación

Los equipos no sólo quieren seguir órdenes, sino tener la oportunidad de participar en los proyectos desde el mismo momento de su gestación. No se tratar de delegar responsabilidades en personas que no son las encargadas, pero sí al menos darles la oportunidades de hacer sus sugerencias y aportar sus ideas.

4. Que cumpla sus promesas

La confianza es un componente clave del liderazgo. Si no confían en ti, tu autoridad apenas quedará relegada al título de tu cargo o puesto. Para que confíen en ti y te respeto en es imprescindible que cumplas con tus promesas y compromisos. Cuando esto no ocurre, la lealtad de tu equipo se ve mermada; sólo te salvará si tienes una buena razón que ellos comprendan.

5. Que sea coherente

Los equipos esperan de su directivo o responsable que sea coherente y consistente en el tiempo, esto es, que lo que un día no se considera positivo, siga siendo así después, y al revés, que si se hizo bien una determinada tarea, esto se mantenga en el tiempo. De lo contrario, un jefe que no sabes por dónde te va a salir, genera estrés y confusión entre los empleados.

6. Que respete a su equipo

Si un líder quiere ser respetado, tiene que empezar por respetar a su equipo. Para ello basta con tener en cuenta a todos los empleado, escuchar sus propuestas y opiniones y hacerle sentir relevantes.

7. Que sea honesto

Para que un líder sea respetado tiene que ser honesto. Igual que los empleados esperan que cumpla sus promesas, confían en que les dé la información que sabe y no la tergiverse. Los equipos son conscientes de que hay detalles que el directo no puede compartir, pero cuando se trata de sacar un proyecto adelante, hay que poner las cartas sobre la mesa y no mentir nunca. Es preferible comunicar que cierto dato es confidencial, pero nunca tergiversarlo o inventarse las cosas.

8. Que reconozca los méritos

El reconocimiento al trabajo bien hecho es de los mejores elementos motivadores que puede encontrar un trabajador; es su gasolina. La alabanza es una de las herramientas más poderosas de un líder; dándole las gracias a un empleado o reconociéndole que ha hecho bien su trabajo, estamos aumentando su compromiso con la empresa y su lealtad con nosotros.

9. Que dé feedback constructivo

Todos cometemos errores, pero la crítica en sí misma rara vez ayuda a corregirlos. Lo que los equipos quieren es retroalimentación oportuna y constructiva. Si el resultado no es como se esperaba, hay que hacérselo saber pero de forma que el fallo se convierta en aprendizaje, para que no se cometa en el futuro.

10. Defiende a tu equipo

El responsable de un equipo o departamento lo es siempre, es las duras y en las maduras. Cuando las cosas no van bien, un líder nunca se desentiende de sus empleados. Siempre que estos hayan hecho todo lo que está en su mano para sacar un proyecto adelante, les defenderá ante las críticas y estará junto a ellos en las crisis. Su liderazgo saldrá reforzado y la lealtad del equipo estará garantizada.

 

Te puede interesar