10 errores de conducción en autocaravana que te pueden salir muy caros

Autocaravanas
Getty
  • Un simple viaje en autocaravana puede salirte muy caro si no vigilas a la hora de conducir. Estos son los errores más habituales que pueden provocar multas o accidentes.
  • En general, los expertos caravaners recomiendan a los novatos que realicen trayectos de prueba con sus autocaravanas antes de viajar de verdad para adaptarse a su forma de conducirla.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Una autocaravana no es una compra precisamente barata, incluso si has optado por una de segunda mano. Pero el presupuesto que habías planeado inicialmente se te puede disparar si decides conducirla sin revisar antes las normas de circulación o consejos para un manejo seguro. Cometer los despistes listados más abajo puede acabar en multas o en accidentes, tanto propios como externos.

Antes de nada, hay una regla básica que se pueden aplicar tanto a las autocaravanas como a cualquier otro aspecto de tu vida: cuanto más aprendas, más errores y accidentes evitarás.

En concreto, todos los expertos caravaners recomiendan que intentes conducir un poco tu autocaravana antes de realizar tu primer viaje serio. Te ayudará a entender que una autocaravana es un vehículo diferente al coche. Como pesa más y como tienes menos visibilidad, debes conducir con más precaución y lentitud.

Otro aspecto importante es el aparcamiento. Práctica estacionar tu autocaravana todo lo posible, y habitúate especialmente a detectar superficies estables. Si te cuesta mucho, que no te dé vergüenza pedir ayuda al copiloto; dile que se baje y que te comunique bien lo que está ocurriendo en la parte trasera del vehículo mientras tratas de aparcarlo.

Finalmente, recuerda que es imposible no cometer errores en algo nuevo. Tu primer trayecto en autocaravana tendrá incidentes sí o sí. Pero reducirás su grado (y lo caros que te pueden costar) si tienes en cuenta los despistes y equivocaciones que vienen a continuación.

1. No has solicitado el permiso de conducir C1-97

Examen de conducir
Getty

Muchas de las autocaravanas disponibles en el mercado no exceden las 9 plazas homologadas ni los 3.500 Kg de MMA (Masa Máxima Autorizada). Para este tipo de casos el carnet estándar tipo B es el adecuado porque la autocaravana es considerada vehículo ligero. Pero si la casa motorizada elegida excede ese número de plazas o dicho peso, deberás solicitar el permiso C1-97. Es similar al C1 (pensado para conducir vehículos pesados como camiones), pero te ahorrarás aprenderte los conocimientos indispensables para una conducción profesional.

2. No te has aprendido los límites de velocidad para autocaravanas

Velocidad carreteras

Tal y como apunta AutoBild, en vías urbanas el límite de velocidad para conducir una autocaravana es de 50 km/h, independientemente del tipo de autocaravana. En cuanto a trayectos interurbanos, una autocaravana con un MMA no superior a 3,5 toneladas puede ir a un máximo de 80 km/h en vías convencionales y a 90 km/h en autopistas y autovías. En cuanto a vías sin pavimentar, ningún tipo de vehículo (turismo, moto, caravana…) puede superar los 30 km/h.

3. Tus pasajeros no ocupan sus asientos homologados durante el viaje

Conducir autocaravana familia
Getty

Siempre que la autocaravana esté en marcha, yendo del punto A al punto B, la normativa prohíbe que los pasajeros estén ocupando el habitáculo de la misma. Sean adultos, niños o mascotas, todos deben ocupar un asiento homologado con su cinturón de seguridad, su silla infantil, arnés…

4. No has aparcado correctamente tu autocaravana

Autocaravanas en un camping.
Unsplash

Según la normativa general, una autocaravana puede aparcar en cualquier lugar donde esté permitido estacionar. Ahora bien: algunos ayuntamientos han añadido normas específicas. Infórmate al respecto, especialmente si es una zona con mucho tráfico caravaner. Además de informarte cobre la reglamentación local antes de emprender el viaje, se recomienda que lleves una copia de la instrucción 08/V-74 de la DGT para demostrar que tu autocaravana puede estacionar sin problemas en el caso de que se produzcan malentendidos.

5. Aparcaste en la costa o en un espacio protegido

Autocaravana playa amigos
Getty

Si quieres recorrer un espacio protegido como un Parque Natural en autocaravana, normalmente puedes hacerlo, pero en muchos casos está prohibido aparcar o acampar. Infórmate debidamente antes de cometer un error que puede desembocar en multa. En cuanto a aparcar en playas, esta acción está directamente prohibida; ahórrate disgustos buscando una zona de estacionamiento cercano.

6. No has utilizado calzos

Autocaravanas problemas
Getty

Una regla esencial del mundo caravaner que no se suele difundir suficiente es que es muy recomendable aparcar la autocaravana en una superficie totalmente estable. Eso se debe a que la más mínima pendiente puede deslizar el vehículo y crear accidentes, o bien alterar el estado de su interior. Así que siempre es importante llevar calzos en los viajes para ponerlos en las ruedas en caso de que sea necesario aparcar en pendiente.

7. Has abandonado los neumáticos a su suerte

Neumáticos de invierno o revisión de los existentes

Freepik

Si con un vehículo normal es recomendable revisar el estado y la presión de los neumáticos antes de ponerse en marcha, con una autocaravana es más importante todavía. Los neumáticos son la parte que más rápido se desgasta en este tipo de vehículos debido al peso que deben soportar. No revisarlos regularmente puede ocasionar accidentes en carretera o reparaciones caras.

8. Te olvidaste de las medidas de tu autocaravana

Cinta métrica

Es importante memorizar y recordar en todo momento tanto la altura como la anchura de la autocaravana. Añade cualquier accesorio extra como por ejemplo una antena que sobresale por arriba o un aire acondicionado instalado a los lados. De esta forma, sabrás si tu vehículo cabrá bien en superficies más cerradas o angostas como túneles o puentes. Provocarás grandes desperfectos en tu vehículo, o en tu entorno, si no planificas bien este aspecto de tus viajes; considera planificar rutas seguras aunque eso te lleve mucho tiempo.

9. Provocaste un terremoto dentro de la autocaravana

Vidrios rotos
Pixabay

Cada vea que pones en marcha la autocaravana, su zona de vivienda se convierte en un lugar peligroso si no lo has preparado adecuadamente. Si dejaste la puerta de la ducha abierta, los armarios sin cerrar, la cubertería por guardar… convertirás esta área en un terremoto constante en el que algo se acabará rompiendo sí o sí. Antes de iniciar el viaje, revísalo todo y asegúrate además de desconectar todo lo eléctrico.

10. No revisaste el tiempo que iba a hacer

Coches conduciendo con niebla
Reuters

En general, conducir una autocaravana no es tarea fácil. Si jamás has manejado una, con solo leer los puntos anteriores ya te habrás hecho a la idea: debes vigilar la velocidad, asegurarte de que el vehículo cabe en la vía, aparcar con cuidado… y aún quedan otros elementos a tener en cuenta. Pues bien: la dificultad aumenta si está lloviendo, nevando, hay niebla… No busques adrede los accidentes. Antes de partir asegúrate de que hará el mejor tiempo posible. Hay muchas apps idóneas para ello.

Otros artículos interesantes:

14 consejos de conducción imprescindibles para tu primer viaje en autocaravana

13 preguntas que debes realizar antes de comprar una autocaravana totalmente nueva

12 consejos y claves para evitar robos e "invitados" indeseables en tu autocaravana