10 factores en la salud de los jóvenes que aumentan el riesgo de padecer COVID-19 grave, según un estudio realizado en España

Test PCR a un joven para detectar COVID-19.

REUTERS/Loren Elliott

  • Uno de cada 6 pacientes hospitalizados en España con COVID-19, en un estudio de 15.034 voluntarios, tenía menos de 50 años de edad. 
  • Estos son los 10 factores que incrementan significativamente el riesgo de presentar COVID-19 grave en jóvenes, según una investigación realizada por la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). 
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Primero en Upday Cintillo

En la evolución desfavorable de los pacientes con COVID-19, la edad y las enfermedades crónicas preexistentes son factores de riesgo —incluso para las secuelas o el síndrome de COVID persistente—.

No obstante, también se han identificado casos de pacientes jóvenes infectados con el coronavirus que sufren la enfermedad que el SARS-CoV-2 provoca de forma grave.

Una investigación realizada en Reino Unido con más de 73.000 adultos de todas las edades evidenció en la primera ola de la pandemia que los jóvenes presentaban complicaciones con una frecuencia "muy común" en el 37% de los casos. 

"El mensaje es que esta no es solo una enfermedad de los ancianos y los débiles", advertía a BBC el profesor Calum Semple, quien ha dirigido la investigación.

En un estudio realizado en España, con 15.034 pacientes hospitalizados con COVID-19 confirmado, uno de cada 6 tenían menos de 50 años de edad, según la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) publicados en Journal of General Internal Medicine.

Lo que no solucionan las vacunas: 13 factores de salud que tienen en común los fallecidos de COVID-19

"Los pacientes incluidos tuvieron síntomas una mediana de 7 días antes de ser diagnosticados mediante PCR. Al ingreso, la radiografía de tórax fue patológica en el 90% de los casos", explicita la SEMI en un comunicado.

Los hallazgos sugieren que aquellos que presentaban fracaso respiratorio, la complicación más frecuente para el 15% de los pacientes, también presentaban una incidencia más elevada de eventos cardíacos, trombosis venosa y muerte entre los pacientes jóvenes que requieren ingreso.

Estos son los 10 factores que podrían llevar a los infectados jóvenes con COVID-19 a desarrollar un caso grave o mortal de la enfermedad provocada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2.

Obesidad

Obesidad

La obesidad es la comorbilidad más frecuente en jóvenes graves con COVID-19 (el 21% de los casos). En el estudio se entiende por un índice de masa corporal (IMC) igual o superior a los 30 kilogramos por metro cuadrado. 

Otros estudios de la Asociación Europea de Estudios sobre la Obesidad (EASO), la Universidad de Carolina del Norte, EEUU, y publicados en Annals of Internal Medicine, también han considerado la obesidad uno de los principales factores de riesgo para desarrollar casos severos de la enfermedad que el virus provoca.

Abuso del alcohol

Los tipos de cerveza con menos calorías que puedes encontrar en España

Entre los afectados menores de 50 años que tuvieron que recibir hospitalización, los investigadores encontraron que el abuso del alcohol aumentaba significativamente el riesgo de un caso grave tras la infección con el SARS-CoV-2. 

El alcohol debilita el sistema inmunitario —que es el que prepara la respuesta de anticuerpos contra el virus—, aumenta el riesgo de contraer infecciones y puede incrementar el miedo y el estrés.

Síndrome de apnea del sueño

dormir mal y ejercicio salud

La apnea del sueño, un trastorno potencialmente grave del sueño en el que la vía respiratoria se estrecha o cierra y tu respiración se corta por un momento, podría estar relacionada con los casos de COVID-19 grave, según los hallazgos de la SEMI. 

Esta afección también se ha asociado en otras investigaciones con los casos de COVID persistente. Según un metaanálisis ya revisado por pares, el 8% de los afectados con síntomas prolongados tendría apnea del sueño. Además, podría ser un predictor de presión arterial alta, arritmia, accidentes cerebrovasculares e insuficiencia cardíaca.

Fiebre

mujer resfriada, fiebre, gripe

La fiebre de igual o más de 38 grados Celsius también se ha asociado con los pacientes más afectados por el contagio con el nuevo coronavirus. 

Este síntoma es una de las primeras 5 afecciones que aparecen en personas contagiadas no vacunadas, según un estudio con sede en Reino Unido. 

Otras investigaciones también han asociado las altas temperaturas de fiebre a la persistencia de síntomas con el síndrome de COVID persistente.

Índice de Charlson

Médicos atienden a un paciente con COVID-19.

Otro de los factores que los investigadores consideraron para conocer el riesgo de los pacientes a sufrir las afecciones más severas del COVID-19, fue el Índice de Comorbilidad de Charlson (CCI), que va de 0 a 1. 

Este evalúa la esperanza de vida a los 10 años, según la edad y algunas condiciones subyacentes. 

En el estudio, de acuerdo con los datos publicados en Journal of General Internal Medicine, aquellos que tenían un valor igual o superior a 1 se relacionaron significativamente con peores cuadros clínicos de COVID.

Niveles de linfocitos 

Muestras de sangre de pacientes con COVID-19.

Los pacientes jóvenes graves ingresados tenían unos niveles bajos de linfocitos —que han de situarse entre 1.000 y 4.000 linfocitos por microlitro— que indican linfopenia. 

La linfopenia, bajos niveles de este tipo de glóbulo blanco, se considera un biomarcador de casos críticos porque son células encargadas de la defensa del organismo frente al virus, según Con Salud

Niveles de LDH

Muestras de sangre

LDH (lactato deshidrogenasa) es una enzima que se encuentra en prácticamente todo el cuerpo. 

Los niveles altos de esta enzima, como los que tienen los pacientes graves con COVID-19 (LDH> 320 U / I), incidan que se tiene algún tipo de daño o enfermedad en un tejido del cuerpo.  

Niveles de AST

Muestras para analizar la presencia en sangre de anticuerpos del coronavirus

AST es otra enzima, que se localiza principalmente en el hígado. Altos niveles de AST pueden indicar que se tiene algún daño en dicho órgano

Los pacientes jóvenes ingresados con COVID-19 tenían, según el estudio de la SEMI, AST > 35 mg / dL. 

Niveles de sodio

Laboratorio de procesamiento de sangre en el Instituto de Inmunología Terapéutica y Enfermedades Infecciosas de Cambridge.

El equilibrio de los niveles de sodio ayuda a mantener una presión arterial normal y regula el balance de líquidos en el cuerpo, de acuerdo con Mayo Clinic

Estos niveles normalmente oscilan entre 135 y 145 miliequivalentes por litro. Cuando están por debajo, como sucede a los enfermos graves con el COVID-19, los niveles de agua en el cuerpo aumentan y las células podrían hincharse, según el mismo medio. 

Nivel de proteína C reactiva

Una enfermera saca sangre a un enfermo por COVID-19

Los niveles de proteína C reactiva han sido también una de las pistas en la sangre podrían ayudar a predecir el riesgo de muerte con 10 días de antelación, según un estudio publicado en Nature.

Una elevación de la proteína C reactiva —los pacientes del estudio registraban proteína c reactiva > 8 mg / dL— indica inflamación en todo el cuerpo

Otros artículos interesantes:

El covid persistente podría dispararse entre los jóvenes si el ritmo de vacunación se frena, alerta el principal asesor médico de Reino Unido

Varios jóvenes han reportado problemas cardíacos tras vacunarse contra el COVID, pero la mayor agencia sanitaria de EEUU no tiene claro que esté relacionado

Los jóvenes hospitalizados por COVID-19 también corren el riesgo de padecer daños en los órganos, según un estudio: "No es solo una enfermedad de los ancianos y los débiles"

Te recomendamos