Pasar al contenido principal

Así se propaga el COVID-19 en los hospitales: desde el pasamanos de una cama hasta la mitad de la habitación en 10 horas

Paciente de coronavirus en el Hospital Príncipe de Asturias.
Reuters
  • Con el paso de las semanas, la ciencia va conociendo más características sobre el COVID-19 y su comportamiento.
  • Un nuevo estudio publicado por el University College London demuestra cómo el coronavirus se expande por casi la mitad de una habitación de hospital después de 10 horas de ser expulsado en el pasamanos de una cama.
  • A continuación, se explica cómo de rápido se propaga el COVID-19 por los hospitales.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La facilidad de propagación del COVID-19 es uno de los elementos que lo convierten en un virus especialmente peligroso. Puede transmitirse por las gotas de saliva que expulsas al estornudar, al toser o incluso hablando, y también al llevarte la mano a los ojos o la boca después de tocar una superficie contaminada.

Por ello, utilizar medidas higiénicas de prevención, como el uso de mascarilla o el lavado de manos, resultan de gran ayuda a la hora de prevenir contagios.

Un reciente estudio publicado por el University College London a modo de carta en la revista científica Journal of Hospital Infection ofrece nueva información sobre la capacidad de transmisión del virus. La publicación se centra en la velocidad de transmisión en los hospitales. 

Leer más: Cuál es el riesgo de contagio de coronavirus al nadar en playas, piscinas y ríos

Para elaborar el estudio, los investigadores crearon de forma artificial una sección de ADN de un virus que resultaba inofensivo para los humanos. Después, los disolvieron en un mililitro de agua de forma similar a la encontrada en las muestras respiratorias de los enfermos de COVID-19.

Los investigadores depositaron esta solución sobre el pasamanos de una cama, dentro de una de las habitaciones en las que se cuida a los pacientes de mayor riesgo. Una vez transcurridas 10 horas, tomaron muestras y descubrieron que el virus había contaminado el 41% de la superficie de la habitación.

Algunas de las superficies infectadas fueron los pomos de las puertas y otras camas de la habitación. También se encontraron restos del virus artificial en una sala de espera y en el área de juegos de niños. De hecho, al transcurrir 3 días, el 59% de las superficies estudiadas en el hospital habían quedado infectadas.

El estudio hace especial hincapié en las medidas de prevención que se deben adoptar para evitar contagios del COVID-19, especialmente el lavado de manos, ya sea con agua y jabón o toallitas desinfectantes.También es importante no tocarse los ojos, la nariz y la boca después de colocar la mano en una superficie.

Y además