Pasar al contenido principal

Los 10 mandamientos de la dieta intuitiva que te ayudarán a perder peso: la 'no' dieta que recomiendan los expertos

La dieta mediterránea se basa en en la verdura, el pescado y el aceite de oliva [RE]
iStock
  • La dieta intuitiva es una 'no' dieta que enseña a recibir las señales que el cuerpo envía para elegir mejor qué alimentos tomar.
  • Uno de los puntos más importantes es saber diferenciar el hambre a nivel físico y emocional.
  • Evelyn Trivole y Elyse Resch recopilaron en un libro 10 principios esenciales de este tipo de alimentación.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Hoy hablamos de la alimentación intuitiva, una filosofía a la hora de comer que pretende que tomes conciencia de tu cuerpo y sus señales de hambre, oponiéndose a las herméticas pautas de qué ingerir y qué evitar de las dietas tradicionales.

La alimentación intuitiva no es una dieta, sino todo lo contrario. Se trata de un estilo de alimentación que promueve una actitud saludable y proactiva hacia la comida y la imagen corporal, enseñando que tú eres la mejor persona para percibir las señales que tu cuerpo te envía y tomar las decisiones alimentarias pertinentes. Su filosofía parte de un concepto tan sencillo como comer cuando tienes hambre y parar cuando estés lleno. Adiós a los libros de los expertos, a las dietas de moda y a las monsergas de los famosos, y hola a la valiosa herramienta que constituye la intuición.

Una de las claves en las que se ampara este movimiento reside en la importancia de diferenciar entre el hambre a nivel físico y a nivel emocional. La primera es un impulso biológico que se acumula gradualmente, se expresa mediante señales como la fatiga, los gruñidos estomacales o la irritabilidad, siendo usada por tu organismo para demandar reposición de nutrientes. La emocional puede proceder de la ansiedad, la tristeza, la soledad o el aburrimiento, utilizando la comida para llenar un vacío y habitualmente teniendo un carácter compulsivo.

El término alimentación intuitiva fue acuñado en 1995 por Evelyn Tribole y Elyse Resch, que escribieron un libro de nombre homónimo bebiendo de ideas anteriores como las expuestas por Susie Orbach, que publicó “Fat is a Feminist Issue” en 1978, o Geneen Roth, que ha escrito sobre alimentación emocional desde 1982. Años atrás, a comienzos de los setenta, Thelma Wayler fundó un programa de control de peso en 1973 llamado Green Mountain en Fox Run, basándose en el principio de que las dietas no funcionan y que los cambios en el estilo de vida y el cuidado personal son más importantes para la salud a largo plazo.

Leer más: 15 sencillos consejos para adelgazar con una dieta saludable que puedes poner en práctica desde hoy

10 principios esenciales de la alimentación intuitiva

Estos son los diez principios esenciales de la alimentación intuitiva propuestos por Tribole y Resch en su obra:

  • Rechazar la mentalidad de la dieta: No hay una dieta que funcione para ti, sino que la alimentación intuitiva es la anti-dieta.

  • Honra tu hambre: El hambre no es tu enemiga, sino que debes responder a sus señales alimentando tu cuerpo. Si dejas que se acumule, lo más probable es que comas en exceso.
  • Haz las paces con la comida: Deshazte de las ideas sobre lo que debes o no debes comer y sienta una tregua con los alimentos.
  • Desafía a la policía de alimentos: No eres bueno ni malo por lo que comes o dejas de comer, por lo que debes eliminar esta clase de pensamientos.
  • Respeta tu plenitud: Al igual que su cuerpo te dice cuándo tiene hambre, también te indica cuándo está lleno. Mientras comes, consulta contigo mismo sobre los sabores o texturas, además de lo hambriento o lleno te sientes.
  • Descubre el factor de satisfacción: Haz que tu experiencia sea consciente y agradable. Siéntate, mastica despacio, prepara platos frescos y nutritivos que te sienten bien y disfruta del momento.
  • Lidia con tus sentimientos sin usar comida: Comer emocionalmente es una estrategia para enfrentar los sentimientos. Por ello, debes encontrar formas que no estén relacionadas con la comida para lidiar con tus sentimientos, como salir a caminar, meditar, escribir un diario o llamar a un amigo. Toma conciencia de los momentos en los que una emoción se manifiesta en ganas de comer.
  • Respeta tu cuerpo: En lugar de criticar tu cuerpo por su aspecto y lo que percibes que está mal con él, reconoce que es capaz, bello y válido tal y como está.
  • Haz ejercicio y siente la diferencia: Encuentra formas de mover tu cuerpo con las que disfrutes. cambiando el enfoque de perder peso a sentirte energizado, fuerte y vivo.
  • Honra tu salud con la nutrición: La comida que comes debe saber bien y hacerte sentir bien.

Hasta ahora, los estudios han relacionado la alimentación intuitiva con actitudes psicológicas más sanas, el índice de masa corporal (IMC) más bajo y el mantenimiento del peso, aunque no con la pérdida. Uno de los principales beneficios de ponerla en práctica es una mejor salud psicológica.

Los resultados muestran que los participantes en estudios de alimentación intuitiva mejoraron su autoestima. su imagen corporal y la calidad de vida en general, mientras experimentaban índices más bajos de depresión y ansiedad.

Otros estudios han analizado las conductas y actitudes alimentarias de las mujeres y han encontrado que las personas que muestran más signos de una alimentación intuitiva tienen menos probabilidades de experimentar desórdenes alimentarios.

Y además