Pasar al contenido principal

Las 10 personas que están transformando cómo el mundo interactúa con la tecnología

Katie Dill, vicepresidenta de diseño de Lyft
Jason Henry for Business Insider

El mundo de la tecnología está en un constante proceso de transformación. Es el sector que nos ha dado los smartphones, la realidad virtual y el Fortnite.

Pero la búsqueda de la innovación ya no se limita a crear gadgets más rápidos y más pequeños. Hoy día la sociedad está haciendo frente a desafíos, del cambio climático a la igualdad, y cada vez hay menos divisiones entre industrias, así que la generación actual de líderes tecnológicos está adoptando una visión mucho más amplia de cómo dejar su huella.

INTRODUCING: The 10 people transforming how the world interacts with technology
Business Insider

Seleccionamos 10 visionarios que están reinventando cómo se crean los productos tecnológicos y cómo funcionan las tecnológicas. Sigue leyendo para ver la lista completa de 10 personas que están transformando nuestra relación con la tecnología.

Los perfiles han sido recopilados por Nick Bastone, Lisa Eadicicco, Ben Gilbert, Paige Leskin, Becky Peterson, Rob Price, Dave Smith, Antonio Villas-Boas y Troy Wolverton.

Jeff Dean, investigador de inteligencia artificial en Google, está convirtiendo todo lo que parecía ciencia ficción en realidad

Jeff Dean, a senior fellow for artificial intelligence at Google, is making the AI of science fiction a reality
Google

Google es sinónimo de búsqueda. Pero el CEO de la empresa ha dejado claro que el futuro es la inteligencia artificial.

Liderando esta misión está Jeff Dean, un veterano que ya lleva 20 años en Google que está detrás de parte de la tecnología más importantes de Google, como MapReduce, la actualización más importante de Google Search, y BigTable Spanner, la base de datos interna de Google.

Dean, uno de los dos únicos altos cargos de Google, es tan famoso dentro de la empresa que tiene memes como los de Chuck Norris.

Hoy día, como director de Inteligencia Artificial en Google, Dean trabaja en las áreas del reconocimiento de voz, la visión artificial, la comprensión del lenguaje, la robótica y la sanidad. En febrero aseguró que la sanidad es lo que más le apasiona más por las oportunidades que abre en relación a la IA.

La IA ya se está incorporando a los productos de consumo más conocidos de Google, como la redacción inteligente de Gmail y el asistente de voz que se está llevando a todos los productos de Google.

Pero lo cierto es que las aplicaciones de la IA y el aprendizaje automático son infinitas, así que el trabajo Dean en Google no haya hecho más que empezar.

Katie Dill, vicepresidenta de diseño de Lyft, está dando forma a la experiencia de los usuarios con las nuevas apps

Katie Dill, VP of design at Lyft, is shaping the experience consumers have with gig-economy apps
Jason Henry for Business Insider

Katie Dill tiene un don para entender cómo funcionan las cosas y saber cómo deberían estar haciéndolo, y esa es una capacidad importante para alguien que está dando forma a la experiencia que los consumidores tienen con nuevas empresas clave como las de servicios VTC y las de viviendas compartidas.

La influencia de Dill se ve en la economía colaborativa. Fue la directora de diseño de experiencia de Airbnb durante 4 años y ahora está en Lyft, donde es vicepresidenta de diseño.

"Una cosa es mirar tu diseño en la pantalla de tu ordenador y decir que es genial, pero otra historia cuando alguien está de noche y bajo la lluvia en la esquina de la calle intentando usar tu aplicación", cuenta Dill a Business Insider.

"Hay tanta gente que usa nuestro producto que no puedo ni debo asumir lo que quieren, tenemos que aprender. Cada microdecisión depende de muchas cosas", añade.

Dill en un principio pensaba dedicarse a la arquitectura, pero creyó que se frustraría por lo que tardan las cosas en ese campo. Ese no es el caso en Lyft, donde todo se mueve a la velocidad de la luz.

"Hay un gran atractivo y una gran responsabilidad en poder hacer cambios, en algunos casos, de forma instantánea", dice.

Arlan Hamilton, fundadora de Backstage Capital, está revolucionando el Silicon Valley: ya no hay que ser un hombre, cualquiera con una buena idea puede crear una startup

Arlan Hamilton, the founder of Backstage Capital, is shaking up Silicon Valley's boys' club so that anyone with a good idea can be a startup founder
Sarah Deragon/Portraits To The People

Arlan Hamilton se dio cuenta desde el principio de que el mundo de la creación de empresas giraba en torno a hacer las cosas de una forma muy concreta, y que los emprendedores y fundadores "que no eran hombres blancos" se encontraban frecuentemente con el rechazo de los inversores.

Así que como mujer negra y gay, Hamilton fundó en 2015 Backstage Capital, una firma de capital riesgo para invertir en compañías dirigidas por personas pertenecientes a minorías (mujeres, personas de color y LGBTQ).

Su objetivo era "sacudir ese statu quo" y dar voz a esos grupos, cuenta Hamilton a Business Insider.

Desde 2015, Backstage ha invertido unos 5 millones de dólares en más de 100 compañías, asegura.

Aunque su plan de levantar 36 millones de dólares ha llevado más tiempo del esperado después de que un par de inversores clave se cayeran del proyecto, Hamilton espera alcanzar la meta en uno o dos años.

El objetivo es crear un fondo dedicado a invertir exclusivamente en emprendedoras negras, que hoy por hoy reciben menos del 1% de toda la financiación de venture-capital.

En marzo, Hamilton dejó el puesto de CEO para centrarse en reunir capital, trabajar con los emprendedores y ser "embajadora" de Backstage. Da charlas, aparece en podcasts y tiene un acuerdo para publicar un libro, y Hamilton está difundiendo el mensaje de que una industria tecnológica más representativa es una industria tecnológica más innovadora.

Aunque ha notado que el progreso en la industria de la tecnología ya está calando, asegura que aún hay "mucho camino por recorrer".

Tristan Harris, director y cofundador del Center for Humane Technology, tiene una misión: acabar con las distracciones de las pantallas

Tristan Harris, director y cofundador del Center for Humane Technology.
Tristan Harris, director y cofundador del Center for Humane Technology. Stephen McCarthy/Sportsfile via Getty

Tristan Harris es un revolucionario poco común. Se graduó en Stanford, fundó una startup y ha trabajado en Apple y Google.

Pero en 2013, cuando trabajaba en Google, comenzó a sentir que la industria de la tecnología se había desviado de su camino: en vez de trabajar en grandes productos nuevos y creativos, se estaba centrando cada vez más en manipular la atención de sus usuarios. Y sintió que nadie iba a decir nada para cambiarlo a menos que él lo hiciera.

Esa inspiración le llevó a elaborar una especie de manifiesto. En su presentación de 141 diapositivas destacaba cómo las tecnológicas estaban manipulando a los usuarios, e instaba a Google a trabajar para minimizar tales distracciones.

Le llevó un tiempo, y Harris tuvo que dejar Google para unirse a un grupo de iconoclastas de la industria para promover su evangelio, pero las compañías de tecnología, los políticos y la sociedad en general finalmente ya han comenzado a ver la luz.

Así, el año pasado Google, Apple y Facebook han incluido en sus sistemas nuevas funciones para minimizar las distracciones de sus dispositivos y servicios. Harris llama a estos cambios "pasos de bebé".

Un ejecutivo de una importante empresa tecnológica hace poco le dijo: "Toda la industria está ahora en una carrera hacia la cima por el tiempo bien empleado".

"Por eso cualquier paso de bebé importa", apunta Harris.

Lisa Jackson, vicepresidenta de medio ambiente, política e iniciativas sociales de Apple, está demostrando al mundo que el éxito empresarial va ligado a la responsabilidad medioambiental 

Lisa Jackson, the vice president of environment, policy, and social initiatives at Apple, is showing the world that corporate success and environmental responsibility are a winning formula
Courtesy of Apple

Apple ha perfeccionado el arte de crear productos top como los iPhone y los Mac.

Para Lisa Jackson, que se unió a Apple como vicepresidenta de medio ambiente, política e iniciativas sociales en 2013, el éxito pasa por ayudar a Apple a superar otro reto: eliminar la necesidad de extraer nuevos materiales de la tierra para fabricar productos.

El nuevo y elegante iPhone que te has comprado puede no parecerte mucho más que un conjunto de vidrio y metal, pero para fabricarlo hacen falta aluminio, hierro, cobalto y oro, entre otros materiales.

Apple ya está avanzando en este frente, gracias a los esfuerzos encabezados por Jackson. Por ejemplo, la empresa utiliza ahora estaño reciclado en la placa lógica principal del iPhone, lo que evita la extracción de 10.000 toneladas de estaño en un solo año, y la carcasa de los altavoces para el iPhone XS se fabrica ahora con un 35% de plástico reciclado.

Es un objetivo ambicioso a largo plazo para Apple, pero también lo era conseguir que todas las instalaciones de Apple en todo el mundo funcionaran con energía 100% renovable, algo que la empresa anunció el año pasado que ya había conseguido.

"Cuando nos propusimos hacer esto, la gente dijo que no se podía hacer", recuerda Jackson. "Y si conoces a Apple, esos son exactamente los retos que nos encantan".

Howie Liu, Andrew Ofstad y Emmett Nicholas, fundadores de Airtable, quieren que cualquiera pueda programar la app incluso sin saber de programación

Howie Liu, Andrew Ofstad, and Emmett Nicholas, the founders of Airtable, want to let anyone build an app, even if they can't code
Jason Henry

Howie Liu conoció a los cofundadores Andrew Ofstad, jefe de producto de Airtable, y Emmett Nicholas, director de tecnología, en la Universidad de Duke.

Mientras que muchos de sus compañeros de clase se embarcaban en el mundo de la consultoría o de la banca, los 3 estudiantes de ingeniería eran frikis de la tecnología y de crear startups, de lo que hablaban en sus descansos para comer y casi en cualquier otro sitio. Pero no fue hasta que se mudaron a Silicon Valley y entraron a trabajar en la industria que volvieron a unirse.

Su startup, Airtable, ha encontrado un público ilusionado y ha levantado más de 170 millones de dólares en venture capital desde que se fundó en 2015 y beneficiándose del boca a boca. 

La idea clave detrás de Airtable es que las aplicaciones ya son fundamentales para la sociedad y los negocios, por lo que no debería ser necesario ser programador informático para crearlas.

"Creemos que crear software no tiene que estar innatamente ligado a la escritura de código tal y como lo conocemos hoy en día", apunta Howie Liu, CEO de Airtable y uno de los cofundadores, añadiendo que Airtable espera "democratizar" la creación de software.

Los clientes (ya tiene 80.000, incluyendo más de la mitad de los que figuran en la lista Fortune 1000) están utilizando el servicio para hacer de todo, desde planear sus bodas hasta gestionar el proceso de postproducción de las principales películas de Hollywood, según los representantes de la compañía.

Toni Reid, vicepresidenta de Amazon Alexa y dispositivos Echo Devices en Amazon, está liderando la nueva revolución de la informática: la voz

Toni Reid, VP of Amazon Alexa experience and Echo Devices at Amazon, is pioneering the next major computing platform
Carlton Canary

Es fácil olvidar que Amazon no siempre fue una potencia de la industria: en un principio era solo una librería online con grandes ambiciones.

Toni Reid, una de las primeras 600 trabajadoras de la empresa, ha visto esa evolución de primera mano.

Reid ha cambiado mucho de puesto en Amazon, desde que se unió como encargada de contrataciones en 1998 a cuando entró en la parte de publicidad gráfica o dirigió la bienes de consumo de AmazonFresh.

Hoy, la veterana de Amazon encabeza los esfuerzos de la empresa en un campo que promete transformar la informática: la voz.

La informática controlada por voz ofrece una nueva y radical forma de interactuar con los dispositivos, permitiéndoles integrarse más en nuestras vidas, hogares y vehículos, entre otros. 

Google y Apple tienen sus propias versiones y Amazon les sigue de cerca con su Amazon Echo, y Reid, como vicepresidenta de Alexa y dispositivos Echo, lidera esta batalla.

Masayoshi Son, CEO y presidente de SoftBank Group, es la nueva persona clave de Silicon Valley, con un cofre del testoro de 100.000 millones de dólares

Masayoshi Son, the CEO and chairman of SoftBank Group, is Silicon Valley's new kingmaker, with a $100 billion treasure chest
Kyodo News via Getty Images

Pocas personas generan tanto miedo e intriga en Silicon Valley como Masayoshi Son.

"Masa", como le dicen, es el fundador y CEO de SoftBank, un holding tecnológico japonés. Bajo su liderazgo, el Vision Fund de SoftBank ha disparado cómo se invierte capital en tecnología.

Con varias inversiones muy fuertes de más de 100 millones de dólares, SoftBank ha acumulado un amplio y fuerte portfolio en IA, semiconductores, comercio electrónico, transporte y salud. 

Este apoyo financiero ha permitido que las tecnológicas se mantengan sin salir a bolsa durante periodos más largos, dando liquidez a las empresas para sus trabajadores y recursos para expandirse.

El hecho de que un fondo de inversión pública de Arabia Saudí sea una de las principales fuentes del capital del Vision Fund de SoftBank ha suscitado críticas entre las nuevas empresas tecnológicas tras el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

Pero la influencia de Masa en la tecnología no parece haber disminuido. El Vision Fund es tan poderoso que algunos piensan que puede decidir por sí solo qué startups tienen éxito en mercados competitivos como los servicios VTC, el comercio electrónico, el reparto de alimentos y la inteligencia artificial.

Entre las mayores apuestas de SoftBank está Uber, que se está preparando para salir a bolsa en las próximas semanas. También ha invertido 10.500 millones de dólares en WeWork, que está valorado en unos 47.000 millones de dólares.

Tim Sweeney, fundador y CEO de Epic Games, está llevando a la industria a un territorio inexplorado

Tim Sweeney, the founder and CEO of Epic Games, is taking the game industry into uncharted territory
Qilai Shen/Bloomberg via Getty Images

Tim Sweeney ha sido una figura clave en la industria de los videojuegos durante años.

En las últimas 3 décadas, su empresa, Epic Games, ha pasado de ser una tienda llevada por una sola persona (él) desde el hogar de su infancia a convertirse en el proveedor de la tecnología que impulsa muchos de los videojuegos más conocidos del mundo.

Ahora, gracias al éxito sin precedentes de Fortnite, Sweeney está a punto no sólo de dominar la industria de los videojuegos, sino de reinventarla.

Como atestiguan los padres de muchos adolescentes hoy día, Fortnite es un fenómeno. Es un juego que ocupa a los jugadores durante horas, un destino donde la gente socializa con extraños y ve conciertos en vivo, y un negocio que genera cientos de millones de dólares.

Aunque Epic Games no inventó el formato Battle Royale, en el centro de Fortnite, sí lo convirtió en la experiencia principal de una nueva generación de jugadores.

A medida que Fortnite pasaba de la oscuridad a la ubicuidad, aspirando a cientos de millones de jugadores, la compañía de Sweeney ha aprovechado brillantemente esa base de usuarios para crear una plataforma de videojuegos completamente nueva: la tienda de Epic Games.

Más inteligentemente aún, la tienda está ganando a la competencia al ofrecer mayores beneficios a los creadores de juegos, un movimiento que probablemente empujará a todo el mercado en esa dirección, y amenazando los modelos de negocio establecidos de las tiendas de apps, dominados por Apple y Google.

Tal Tamir, CEO y fundador de Wiliot, está creando chips sin batería que aprovechan la energía de las ondas de radio

Tal Tamir, the CEO and founder of Wiliot, is building battery-free chips that harness energy from radio signals
Courtesy of Wiliot

Hay un "mar de energía" a nuestro alrededor y está esperando que alguien, o algún dispositivo, lo use.

Así opina Tal Tamir, cofundador de Wiliot, una startup que desarrolla un chip que utiliza la energía de las señales de radio, por lo que no necesita batería.

Wiliot ha desarrollado una pequeña y barata pegatina o etiqueta electrónica desechable que se conecta por bluetooth. La única función de la etiqueta es proporcionar datos, que suena como una idea humilde, pero tiene el potencial de crear un universo de productos conectados, desde jerseys a interruptores de luz.

Entre los usos potenciales que Tamir prevé: una etiqueta de ropa que transmite información a una lavadora para establecer automáticamente los ajustes necesarios o un pastillero inteligente para medicamentos que puede advertir a los usuarios de los efectos de otras pastillas.

Wiliot nació hace dos años, pero solo hace poco Tamir llegó a una etapa en la que pudo decir que era viable.

"En los últimos 6 a 9 meses", señala Tamir, "una vez que pusimos las cosas en marcha, vimos que era absolutamente factible utilizar este tipo de 'mar de energía' que está a nuestro alrededor, y que es barato de cosechar, y realmente utilizarlo para un sistema que puede sentir, transmitir y recibir. No es fácil, pero se puede hacer".

Te puede interesar

Lo más popular