Pasar al contenido principal

100 objetos rojos del espacio profundo han desaparecido en los últimos 70 años: un grupo de científicos cree que estructuras gigantes construidas por extraterrestres podrían tener la culpa

Nine years' worth of observations by the Hubble Space Telescope revealed about 10,000 galaxies in one of the deepest, darkest patches of night sky in the universe.
Nueve años de observación del Hubble revelaron alrededor de 10.000 galaxias en uno de los parches más profundos y oscuros del cielo nocturno del universo. NASA/ESA/IPAC/Caltech/STScI/Arizona State University

NASA/ESA/IPAC/Caltech/STScI/Arizona State University

  • Cien objetos rojos en el espacio profundo parecen haber desaparecido misteriosamente en los últimos 70 años. 
  • Los investigadores creen que podrían ser láseres que los extraterrestres usan para comunicarse a través del espacio o estrellas que cubren con megaestructuras.
  • Los objetos también podrían ser la primera evidente de "supernovas fallidas": estrellas que colapsaron directamente con agujeros negros.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Cien objetos rojos han desaparecido inexplicablemente del espacio en los últimos 70 años. Una de las posibles razones que se baraja es la tecnología alienígena. 

El hallazgo del desvanecimiento surgió de un proyecto llamado Fuentes que aparecen y desaparecen durante un siglo de observaciones (VASCO en sus siglas en inglés), que analiza imágenes del cielo de registros públicos que provienen desde 1950. El estudio tiene como objetivo ver cómo ha cambiado el cielo comparando fotos antiguas con recientes. 

Durante la investigación, un equipo internacional de científicos identificó alrededor de 100 objetos que desaparecieron en cortos periodos de tiempo, algunos de los cuales se volvieron mucho más brillantes momentos antes de desvanecerse.

Los astrónomos, que publicaron los resultados en The Astronomical Journal la semana pasada, creen que la desaparición de estos objetos podría deberse a un signo de actividad extraterrestre. Otra explicación plausible es que estos objetos eran estrellas que han colapsado contra un agujero negro sin la explosión característica de una supernova. 

Leer más: 45 imágenes que muestran la nueva industria del turismo espacial

"Encontrar una estrella que desaparezca o aparezca de la nada sería un descubrimiento precioso e iniciaría una nueva astrofísica más allá de la que conocemos hoy", apunta Beatriz Villarroel, líder el proyecto ante la prensa. 

Si no es tecnología alienígena, podría deberse a la primera evidencia de una supernova fallida

An object visible in an old plate (left, in the center of the square) has disappeared in a later plate (right).
Un objeto visible en una placa antigua (izquierda, en el centro del cuadrado) ha desaparecido en una placa posterior (derecha). Villarroel et al. (2019)

Villarroel et al. (2019)

Las viejas imágenes de los investigadores de VASCO a menudo provienen de registros militares. De su estudio podría extraerse que 150.000 objetos podrían haber desaparecido. Hasta el momento se han examinado un 15% de ellos, que son los 100 objetos que parecen haberse evaporado. 

Si los objetos que han desaparecido no lo han hecho por extraterrestres, los científicos creen que pueden haber descubierto la primera evidencia de una "supernova fallida".

An image shows largest star in the Eta Carinae system in ultraviolet and visible light as it nears the end of its life and a probable supernova explosion. After a supernova, material expelled in the explosion can form a nebula.
La estrella más grande del sistema, Eta Carinae, en luz ultravioleta y visible a medida que se acerca el final de su vida con una probable explosión de supernova. Después de la explosión, el material expulsado puede formar una nebulosa. NASA Goddard

NASA Goddard

Por lo general, una explosión de supernova ocurre después de que una estrella masiva (aquellas con al menos ocho veces la masa del Sol) se queda sin combustible de hidrógeno. En ese momento, los elementos más pesados de su núcleo comienzan a fusionarse. Finalmente, el núcleo de la estrella recorre toda la tabla periódica, quemando todos los elementos posibles hasta que alcanza el hierro. Al necesitar más energía de la que produce, la estrella no puede acumular suficiente presión interna para mantener su forma y tamaño. 

Cuando pierde la presión que le empuja hacia afuera desde su núcleo, sucumbe a su propia gravedad. Esto hace que sus capas externas colapsen y exploten arrojando metales pesados al espacio. El núcleo restante se derrumba en un agujero negro o estrella de neutrones. 

En teoría, en el caso de una supernova fallida, una estrella se saltaría la explosión y colapsaría casi de inmediato con un agujero negro. Esto podría explicar la desaparición de los objetos rojos. 

Si no es así, es en este momento en el que podrían entrar los extraterrestres: en lugar de las estrellas podrían ser láseres que usan para comunicarse a través del espacio interestelar, según los investigadores. 

También podrían ser estrellas que desaparecieron porque una civilización alienígena construyó grandes estructuras a su alrededor llamadas esferas de Dyson para aprovechar la energía de las estrellas. 

"Ninguno de estos eventos ha mostrado signos directos" de ser inteligencia extraterrestre, apunta Martín López Corredoira, autor del estudio, en un comunicado. "Creemos que son fuentes astrofísicas naturales".

Aun así, los investigadores de VASCO creen que debería estudiarse más a fondo este fenómeno. Tienen en mente examinar fotos de uns 125.000 objetos espaciales más que pueden haber tenido un destino similar. También tienen la intención de utilizar la inteligencia artificial para identificar objetos que desaparecen de una manera más misteriosa.

Y además