Pasar al contenido principal

Cómo deshacerte de la grasa visceral: 11 consejos que siempre funcionan

Gordo y flaco
Gettyimages

  • En general, la grasa corporal es un indicador de una mala alimentación y de falta de ejercicio físico.
  • En concreto, la grasa visceral es aquella que se encuentra en la zona del abdomen y rodea los órganos internos que allí se encuentran.
  • A continuación encontrarás 11 consejos que puedes poner en práctica para deshacerte de la grasa visceral.
  • Descubre más historias en Business Insider España

No toda la grasa que almacenas en tu cuerpo es igual ni tiene las mismas características, de la misma manera que no todas las calorías son iguales y engordan lo mismo.

En general, la grasa corporal es un indicador de una mala alimentación y de falta de ejercicio físico.

En concreto, la grasa visceral es aquella que se encuentra en la zona del abdomen y rodea los órganos internos que allí se encuentran.

Así, hace que la barriga sea prominente, y es más común en hombres que en mujeres. No obstante, a partir de los 60 años el riesgo es similar en ambos géneros.

Prestar atención a la grasa visceral es muy importante, ya que genera una serie de sustancias tóxicas que dan lugar al conocido como síndrome metabólico o de resistencia a la insulina, y que se encuentra relacionado con las enfermedades metabólicas, como por ejemplo, la hipertensión o la diabetes. También puede provocar otras afecciones como patologías osteoarticulares o problemas respiratorios.

A continuación encontrarás 11 consejos que puedes poner en práctica para deshacerte de la grasa visceral.

Prueba una dieta baja en carbohidratos

No exageres con la comida "sana".
Getty Images

Las dietas bajas en carbohidratos son una forma efectiva de reducir la grasa visceral.

De hecho, según varios estudios, las dietas bajas en carbohidratos son más eficaces para reducir la grasa visceral que las dietas bajas en grasas.

Un estudio recogido en Healthline en el que participaron 69 hombres y mujeres con sobrepeso, ha revelado que las personas que seguían una dieta baja en carbohidratos perdían un 10% más de grasa visceral y un 4,4% más de grasa total que las que seguían una dieta baja en grasas.

Leer más: Dieta Keto: todo lo que tienes que saber sobre la dieta cetogénica que está tan de moda

Además, la dieta cetogénica, que es una dieta muy baja en carbohidratos, también puede ayudar a reducir la grasa visceral.

Haz más ejercicio aeróbico

Hacer ejercicio en la playa.
Getty Images

Asimismo, el ejercicio aeróbico regular es una gran forma de deshacerte de la grasa visceral.

Conocido comúnmente como cardio, te ayudará a quemar muchas calorías, incluso sin hacer dieta.

No obstante, la combinación de ejercicios aeróbicos regulares con una dieta saludable hará que la pérdida de grasa visceral sea más eficaz.

Según diferentes investigaciones, el ejercicio aeróbico intenso es el más efectivo para eliminar la grasa visceral. De hecho, un estudio publicado en 2011 en el American Journal of Physiology ha revelado que al practicarlo se quemaban un 67% más de calorías en comparación con los entrenamientos de resistencia.

Intenta comer más fibra soluble

Semillas de chía
Getty Images

Existen 2 tipos de fibra: soluble e insoluble. Por su parte, si la soluble se mezcla con agua formará una sustancia gelatinosa y viscosa, lo que ayuda a retardar el envío de comida digerida desde el estómago a los intestinos, según Healthline.

En este sentido, la fibra soluble puede ayudar a reducir la grasa visceral suprimiendo el apetito.

Si aumentas tu consumo de fibra soluble, notarás cómo te mantienes lleno por más tiempo, lo que te impide comer en exceso.

“Los alimentos ricos en fibra retrasan tu digestión y pueden ayudarte a controlar el hambre”, ha recogido Women's Health.

Puedes intentar comer más semillas de lino, legumbres o granos.

Come más proteínas

Alimentos con proteína
Getty Images

La proteína es el nutriente más importante para la pérdida de grasa.

“Tu cuerpo comienza a producir más insulina a medida que envejece, ya que tus músculos y células de grasa no responden adecuadamente”, ha explicado Louis Aronne director de la clínica de obesidad de la Universidad de Cornell.

“Ahí es donde las proteínas entran en juego: una dieta alta en proteínas puede protegerlo contra la resistencia a la insulina”, ha agregado.

Puedes elegir cortes magros de carne, optar por aves de corral y pescado para obtener la dosis de proteínas necesaria.

Además, las proteínas de origen vegetal, como las alubias y las lentejas, que también contienen fibra y carbohidratos saludables, pueden ser una buena opción.

Asimismo, la proteína puede ayudar a estimular el metabolismo, lo que a su vez promueve la pérdida de peso y la pérdida de grasa visceral, según Healthline.

Limita la ingesta de azúcar añadida

Azúcar.

Getty Images

No es un secreto que el azúcar añadido es muy poco saludable y consumir mucha cantidad puede provocar un aumento de peso.

En este sentido, las personas que consumen más azúcar añadida tienden a tener más grasa visceral.

Leer más: 5 tipos de té que aceleran el metabolismo y te ayudarán a perder peso y adelgazar

Según Healthline, el azúcar añadido contiene aproximadamente un 50% de fructosa, un azúcar simple que es metabolizada por el hígado y que, en grandes cantidades, puede ser convertida en grasa.

Puedes reducir la ingesta de azúcar añadida simplemente comiendo más alimentos enteros, como verduras frescas, frutas, carnes magras y pescado.

Limita el consumo de alcohol

Bebes demasiado vino o alcohol. [RE]
iStock

Beber una pequeña cantidad de alcohol, especialmente vino tinto, puede ser beneficioso para tu salud.

Sin embargo, beber demasiado alcohol puede ser perjudicial, ya que favorece el almacenamiento de grasa como grasa visceral.

El consumo de alcohol reduce la cantidad de grasa que el cuerpo quema para obtener energía.

De hecho, se ha demostrado que tan solo 2 tragos de vodka con limonada dietética pueden cortar por completo la oxidación lipídica —una medida de cuánta grasa está quemando el cuerpo— en más de un 70%, según Vice.

Evita las grasas trans

Hamburguesa
Unsplash

Asimismo, las grasas trans son malas para la salud, ya que se trata de un tipo de grasa artificial creada por el bombeo de hidrógeno en los aceites vegetales.

Un estudio alimentó a varios monos con una dieta rica en grasas trans artificiales o grasas monoinsaturadas.

Como resultado, los monos que siguieron una dieta de grasas trans ganaron un 33% más de grasa visceral, a pesar de que consumieron un número similar de calorías.

Las grasas trans también favorecen la presencia de barriga. De hecho, la ingesta de grasas trans promueve los depósitos de grasa a nivel abdominal, lo que se vincula al riesgo de sufrir enfermedades metabólicas como la diabetes, según Healthline.

Duerme mucho

Dormir con la cabeza tapada.
Getty

Más de la mitad de los españoles no duerme bien y utiliza el fin de semana para recuperar las horas de sueño perdidas, según un estudio realizado por Ipsos para Philips en colaboración con la Sociedad Española de Sueño (SES) con motivo del Día Mundial del Sueño.

En concreto, el porcentaje de españoles que duerme mal (58%) superó al de los que duerme bien (42%), destacando que un 13% de los encuestados no descansa "nada bien".

Pero cumplir con las horas de sueño mínimas necesarias puede ser bastante beneficioso para tu salud y puede reducir la grasa visceral.

De hecho, varios estudios han vinculado la apnea del sueño —una condición que afecta a la respiración— con un mayor riesgo de ganar grasa visceral.

Reduce tus niveles de estrés

Estrés oxidativo.
Getty Images

El estrés y la ansiedad son problemas comunes que afectan a muchas personas y pueden estimular las glándulas suprarrenales del cuerpo para que produzcan más cortisol.

Pero, según Healthlineel exceso de cortisol puede aumentar el almacenamiento de grasa visceral.

Además, el estrés continuo puede aumentar la sobrealimentación.

Prueba un probiótico

Comer Yogurt
Gettyimages

Los probióticos son bacterias vivas que pueden beneficiar la salud intestinal y digestiva y se encuentran en suplementos y alimentos como el yogur, el kéfir, el chucrut y el natto.

Según algunos estudios, pueden ayudarte a perder peso y grasa visceral. Además, pueden reducir la absorción de grasa en el intestino, aumentando la cantidad que se excreta en las heces.

Leer más: 7 beneficios del ayuno intermitente más allá de la pérdida de peso

Una investigación reciente ha comprobado que las personas que tomaban lactobacillus gasseri —un componente alimenticio que favorece la eliminación de grasas y la pérdida de peso de una forma natural— perdían un 8,5% de grasa visceral. Sin embargo, tan pronto como los participantes dejaron de tomar el probiótico, recuperaron toda la grasa visceral en el plazo de un mes, según Healthline.

No obstante, debes tener en cuenta que no todos los estudios han demostrado que los probióticos ayuden a la pérdida de peso.

Intenta el ayuno intermitente

Cuáles son los beneficios del ayuno intermitente.
Getty Images

El ayuno intermitente es una forma bastante común de perder peso.

En este sentido, involucra ciclos entre los períodos de comida y ayuno.

A diferencia de la dieta, el ayuno intermitente no restringe ningún alimento. Simplemente se centra en cuándo debes comerlos, según ha explicado Healthline.

Si practicas el ayuno intermitente comerás menos comidas y, a su vez, menos calorías.

Y además