11 claves para perder peso y adelgazar que, aunque suelen subestimarse, funcionan

Mujer intentando perder peso
Gettyimages
  • Perder kilos es una tarea poco grata que suele conllevar mucho esfuerzo y dietas bastante restrictivas, de ahí que mucha gente termine abandonando.
  • Aquí 11 formas simples de acelerar tu pérdida de peso para hacerte más fácil tu propósito de adelgazar.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Adelgazar es una tarea muchas veces difícil y casi siempre agotadora.

Dietas restrictivas, sesiones de ejercicio y mucha disciplina para cumplir con ello son algunos de los aspectos que lo hacen tan complicado.

Siendo así, cualquier estrategia que te ayude a perder unos kilos es bienvenida.

Para hacerte este proceso más sencillo, aquí van algunos trucos simples que han demostrado efectividad ante la pérdida de peso.

5 bebidas alcohólicas bajas en calorías que, en pequeñas dosis, podrías beber si están intentando adelgazar

Ponerlo es práctica no requiere mucho y en general te llevarán a adoptar hábitos de vida más saludables.

1. Tomar café solo contribuye a quemar calorías

cafécafé

Unsplash

El café está cargado de antioxidantes y aporta numerosos beneficios para la salud.

Además puede ser un sencillo y delicioso gesto con el que contribuir a quemar algunas calorías de forma más rápida.

Ciertos estudios han demostrado que la cafeína presente en esta bebida puede acelerar el metabolismo en un 3–11% y favorecer la quema de grasa hasta en un 10–29%.

Aunque esto es así cuando lo tomas solo, pues de lo contrario estarás aportando a tu taza buena calidad de calorías extra.

2. La grasas saludables de los lácteos se han correlacionado con un menor riesgo de obesidad

Mujer tomando leche de la neveraMujer tomando leche de la nevera
Getty Images

Las grasas no son tu enemigo a la hora de perder peso. Tu cuerpo las necesita para su buen funcionamiento, lo único que debes hacer es escoger las de mejor calidad para cuidar tu salud.

Los investigadores han evidenciado, por ejemplo, que aquellas personas que toman lácteos ricos en grasa tienen menor riesgo de padecer diabetes.

Pero no es la única razón por la que empezar a tomar leche y yogures enteros.

En lo que respecta al peso, los productos lácteos enteros se han correlacionado con un menor riesgo de obesidad. Un posible motivo para ello es que la grasa ayuda con la saciedad, por lo que a la larga comes menos.

3. Desayunar avena en lugar de cereales por su carácter saciante

Leche de avena.Leche de avena.
Olivka888

Getty Images

Sustituir tu tradicional tazón de cereales por uno de avena en las mañanas es un simple gesto que te ayudará a comer menos (y con ello a no engordar).

Esto se debe a que la avena ha demostrado ser mucho más saciante que los cereales.

Según un pequeño estudio, tomar avena en el desayuno redujo el hambre, el deseo de comer y las calorías consumidas durante el día en mayor proporción que cuando se tomaban cereales.

4. Las frutas rojas contienen antocianinas, que ayudan a eliminar tejido adiposo

Frutas del bosque, arándanos, frambuesasFrutas del bosque, arándanos, frambuesas
Alex Block/Unplash

Aunque aún se necesita mucha investigación al respecto, algunas evidencias científicas han apuntado a que cierto tipo de antioxidantes, los flavonoides y en particular las antocianinas, podrían desempeñar un papel en la lucha contra la obesidad, al producir una disminución del peso y del tejido adiposo. 

Una investigación que analizó la alimentación durante tres años de 124,000 participantes encontró que un mayor consumo de varias subclases de flavonoides, (incluidas las antocianinas), se asoció con la pérdida de peso tanto en hombres como en mujeres.

Los flavonoides son un tipo de antioxidante presente en frutas como manzanas, ciruelas, bayas o vegetales como las espinacas.

En cuanto a las antocianinas, estas otorgan el color entre azul y rojizo a los alimentos, siendo abundantes en frutas como frambuesas, arándanos, cerezas, ciruelas y uvas negras entre otras.

5. Beber mucha agua contribuye a comer menos

Beber agua embotellada en una botella de plástico.Beber agua embotellada en una botella de plástico.
Getty

Mucho se ha dicho sobre si beber agua ayuda o no a adelgazar.

Algunas teorías apuntan a que esto contribuye a acelerar el metabolismo, pero no existe evidencia clara al respeto.

Aún así, beber agua con frecuencia, (sobre todo antes de las comidas), sí tiene un efecto saciante, ya que el líquido ocupa volumen en tu estómago. Por lo que puede hacerte comer menos.

Sobre ello, una fuente en Men's Health aseguraba que era el único remedio con el que había logrado realmente perder peso.

 "La única vez que perdí peso de manera efectiva y constante durante un período de tiempo fue cuando estuve ingiriendo al menos 3,5 litros de agua al día. Probablemente más".

6. Involucrar a tu pareja en el reto de adelgazar ayuda a mantener una regularidad

Hacer mucho ejercicio.Hacer mucho ejercicio.
Getty Images

Hacer ejercicio y comer de manera más saludable puede ser algo difícil de mantener en el tiempo.

Involucrar a tu pareja (o quizá un amigo si no tienes) puede ser una forma de conseguir por fin lograr estos objetivos.

Una investigación centrada en comportamientos encontró que cuando en una pareja uno de ellos adoptaba un hábito más saludable, el otro tenía más probabilidades de realizar un cambio positivo en esa línea, incluyendo mayores pérdidas de peso (hasta un 5% más).

7. Bajar la calefacción aumenta el gasto energético corporal

Mujer joven con frío en casaMujer joven con frío en casa
Gettyimages

Ciertos estudios han señalado al uso del aire acondicionado o las calefacciones como causantes de un incremento de la obesidad en la sociedad. 

El motivo para esto, es que al acostumbrarte a vivir en temperaturas cómodas, minimizas el gasto energético que el cuerpo debe hacer para calentarse o enfriarse.

Si bien el fenómeno aún no está muy claro, en relación con esto, algunas investigaciones han apuntando que mantener el cuerpo en un estado más fresco durante la noche podría activar las llamadas grasas pardas, vinculadas a la quema de calorías.

Las grasas pardas son un tipo de grasa que permite generar calor, ayudando al cuerpo a mantener la temperatura en condiciones de frío. Por ejemplo están muy presente en los bebés, aunque por el momento no se sabe con certeza cómo funciona en los adultos.

Una de las pocas investigaciones realizadas hasta la fecha concluyó que al exponer al cuerpo a temperaturas frías se lograba activar este tejido adiposo marrón, quemando más calorías. 

Por lo que puedes probar a bajar algo la temperatura de tu casa unos grados. Un gesto que el planeta también te agradecerá.

8. Comer despacio y masticar bien hace que comas menos

Comer hamburguesa.Comer hamburguesa.
Getty

Comer deprisa hará que comas más cantidad, lo que repercutirá en mayores probabilidades de engordar.

Esto se debe a que cuando se come de manera acelerada se tiende a tardar más en percibir una sensación de saciedad.

Por lo que al comer más despacio lograrás controlar posibles excesos de comida

Varios estudios asó lo han demostrado. 

9. Cenar antes contribuye a bajar el nivel de azucar en sangre

personas cenando, amigos comiendopersonas cenando, amigos comiendo

Getty Images

Según los hallazgos de una investigación publicada en el Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, cuando se cena tarde, los niveles de azúcar en sangre son más elevados y la cantidad de grasa que se quema es más baja, incluso cuando las personas comen la misma comida.

De acuerdo con los resultados, aquellos que cenaban tarde mostraban niveles máximos de azúcar en sangre casi un 20% más elevados y una reducción de la quema de grasa un 10% inferior, en comparación con los que cenaban antes.

10. Comer sin distracciones también ayuda a comer menos

Picar mientras se trabaja puede llevarte a comer más de lo debido.Picar mientras se trabaja puede llevarte a comer más de lo debido.
Picar mientras se trabaja puede llevarte a comer más de lo debido.
The Creative Exchange/Unplash

Según demostraba un estudio publicado en American Journal of Clinical Nutrition al comer con menos distracciones los pacientes analizados se sentían saciados antes y comían menos durante el resto del día.

Por lo que deja ya los malos hábitos de comer frente al ordenador, mirando el móvil o incluso delante de la tele.

Y si quieres picotear mientras ves tu serie preferida, un truco es servirte una ración de lo que quieras comer en lugar de llevarte toda la bolsa o paquete. Una forma sencilla de comer menos mientras estás distraído.

11. Tomar un picoteo saludable antes de comer ayuda a calmar la sensación de hambre

cocinarcocinar

Getty Images

Uno de los malos hábitos que se suele tener a la hora de comer o cenar, es picotear mientras se está cocinando, quizá motivado porque se llega a esa hora  con más hambre del debido.

Para que esto no tenga un impacto negativo en tu peso, la nutricionista Magda Carlas recomendó con anterioridad "tener siempre a mano una bebida caliente ligera, tipo caldo de verduras o consomé" para ingerir, mientras se prepara la comida. 

Ayudará a calmar la sensación de hambre, repercutiendo en una menor ingesta de calorías, como ha demostrado la ciencia.

[Fuente: Eat This]

LEER TAMBIÉN: 57 mitos sobre la alimentación desmentidos por la ciencia

LEER TAMBIÉN: Estos son los beneficios científicamente probados de la dieta mediterránea

LEER TAMBIÉN: Qué es la leche dorada o 'golden milk', el superalimento de moda que promete hacer de todo por tu salud

VER AHORA: Por qué regalamos en San Valentín: el origen de la tradición más romántica