Pasar al contenido principal

11 cosas potencialmente cancerígenas que consumes a diario

salchicha en barbacoa
Sean Locke Photography/Shutterstock

Las sustancias relacionadas con el cáncer están en todas partes.

A veces pueden parecer totalmente inevitables: los californianos ahora tienen que leer advertencias sobre el cáncer mientras beben sus café matutino, y el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer de la Organización Mundial de la Salud lleva un recuento de cosas que se ha comprobado que causan cáncer, parecen causar cáncer o pueden causar cancer.

Todo cáncer es el resultado de daño o mutaciones genéticas en nuestro ADN. Afecta fundamentalmente a la forma en que las células crecen y se dividen, transformándolas de forma perversa. Esas células tóxicas que se multiplican rápidamente se convierten en tumores incontrolables y pueden diseminarse a lo largo y ancho del cuerpo.

Algunos casos de cáncer están fuera de nuestro control, determinados por defectos genéticos y predisposiciones transmitidos de una generación a otra, o estimulados por los cambios genéticos que sufrimos a lo largo de nuestra vida.

Los productos como los cigarrillos son claros causantes del cáncer, mientras que otros productos consumibles como el café y la carne a la parrilla pueden aumentar las posibilidades de contraer cáncer en tan solo una pequeña fracción, si es que lo hacen.

La verdad es que casi todos los compuestos podrían posiblemente, de alguna manera, contribuir al cáncer. Aún así, los científicos empiezan a pensar que deberíamos controlar más de cerca algunas sustancias. 

Esto es lo que sabemos.

La píldora anticonceptiva

píldora anticonceptiva
Eric Gaillard/Reuters

Estar tomando la píldora anticonceptiva es un arma de doble filo cuando se trata del cáncer. 

Si bien puede aumentar el riesgo en una mujer de desarrollar cáncer de mama y de cuello uterino, los estudios sugieren que también podría reducir las posibilidades de sufrir cánceres de endometrio, de ovarios o colorrectales. 

Azúcar

bebiendo refresco
Shutterstock

Los científicos ahora saben que comer demasiadas cosas dulces no solo puede conducir a la diabetes, sino que también puede dañar activamente las células y aumentar las probabilidades de desarrollar cáncer. 

Pero eso no es todo.

Una nueva investigación sugiere que el azúcar puede alimentar el crecimiento del tumor en el cuerpo, porque el cáncer usa el azúcar como combustible.

"El consumo hiperactivo de azúcar de las células cancerosas conduce a un círculo vicioso de estimulación continua del desarrollo y crecimiento del cáncer" explicó el biólogo molecular belga Johan Thevelein, cuando se publicó su último estudio en 2017. Los científicos dicen que las nuevas investigaciones nos ayudan a comprender mejor cómo interactúan el azúcar y el cáncer, y algún día podrían ayudar a crear estrategias de dieta específicas para los pacientes.

Algunos plásticos 

botellas de plástico
Nicky Loh/Reuters

Los plásticos pueden ser peligrosos, especialmente cuando filtran sustancias químicas a través de arañazos o grietas en un envase.

El Bisfenol A (BPA) es un estrógeno sintético que se ha utilizado en muchos plásticos y resinas desde la década de 1960. Y es un disruptor endocrino conocido, lo que significa que interrumpe el equilibrio natural de nuestras hormonas. Las resinas de BPA pueden usarse en productos como los selladores de las latas de metal de comida envasada, mientras que los plásticos de BPA pueden usarse en botellas de agua y contenedores de almacenamiento de alimentos. El BPA está presente incluso en el lado brillante del papel de las facturas, para estabilizar la tinta.

Mientras que muchos fabricantes de plásticos han comenzado a etiquetar sus productos como "libres de BPA", siguen quedando ahí otras sustancias que pueden causar cáncer de pecho y de próstata.

Leer más: El mando de videoconsola que transformará el diagnóstico del cáncer de pulmón

 Comida precocinada

comida procesada
Shutterstock

Cualquier comida que venga en una envoltura de plástico arrugada, esté sellada industrialmente y fabricada para durar meses sin estropearse, puede ser una solución rápida para solucionar el hambre, pero también es probable que aumente tu riesgo de padecer cáncer.

Recientemente, un grupo de científicos en Francia han econtrado un vínculo entre las personas que consumen más alimentos procesados ​​y aquellas que desarrollan cáncer.

Aún no están seguros de si el problema son los ingredientes estabilizadores de la comida, los envases de plástico o alguna combinación de los dos. Y debido a que su estudio es correlacional, es posible que haya algún otro factor oculto involucrado.

Cigarrillos

retrato humo
Arvin Febry/Unsplash

A pesar de que la industria del tabaco trató de taparlo, sabemos desde hace años que el humo del tabaco contiene al menos 70 sustancias químicas que causan cáncer. Y no solo los fumadores se ven afectados: las personas que inhalan humo de segunda mano también pueden desarrollar formas letales de cáncer.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades afirman que "los no fumadores que están expuestos al humo en el hogar o en el trabajo aumentan su riesgo de desarrollar cáncer de pulmón en un 20-30%".

Las personas que mastican tabaco también corren un mayor riesgo.

Carne a la parrilla

salchicha en barbacoa
Sean Locke Photography/Shutterstock

Puede que la carne cocinada en la barbacoa sea tierna y sabrosa, pero probablemente también aumentan el riesgo de sufrir cáncer. Esto se debe a que la carne contiene unos compuestos llamados aminas heterocíclicas (HCA) e hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP).

Según el Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU., cuando carnes como la de vacuno, de ave o de pescado se cocinan sobre una llama caliente o una sartén a altas temperaturas, la grasa y los jugos reaccionan con sustancias químicas peligrosas que se quedan en la carne y que luego nos comemos. 

No es seguro que causen cáncer, pero en las pruebas de laboratorio, cambian el ADN de formas que pueden aumentan el riesgo de padecerlo. 

Alcohol

putin alcohol
Kirill Kudryavtsev/Pool/Reuters

El consumo regular y excesivo de alcohol puede aumentar el riesgo de desarrollar varios tipos de cáncer, incluidos cáncer de garganta, hígado, mama y colon.

Según el Instituto Nacional del Cáncer, "el riesgo de desarrollar cáncer aumenta con la cantidad de alcohol que bebe una persona".

Leer más: Beber alcohol causa cáncer y daños irreversibles a tu ADN

Carne o pescado curados y alimentos en escabeche

pepinillos en escabeche
Ituchka/Shutterstock

El pescado en salazón, que es muy popular en China, tiene un alto contenido de nitratos y nitritos, conocidos carcinógenos en animales que también pueden causar cáncer en humanos. Los compuestos químicos pueden dañar el ADN, estimulando el cáncer de cabeza y cuello.

Según Cancer Research UK, "las personas de China, o con ancestros chinos que viven en el Reino Unido, tienen tasas más altas de cáncer de nasofaringe que otros grupos étnicos, lo que podría deberse a su dieta".

Comer muchos alimentos en escabeche también puede aumentar el riesgo de cáncer de estómago.

Carnes procesadas como el jamón, beicon o las salchichas

beicon
Thomson Reuters

Lo sentimos.

La Organización Mundial de la Salud dice que las carnes procesadas como perritos calientes, jamón, beicon y salchichas pueden causar cáncer.

Esto se debe a que la carne se ha tratado de alguna manera para conservarla o darle sabor, usando técnicas como la salazón, el curado, la fermentación o el ahumado.

La OMS también cree que cualquier tipo de carne roja puede estar relacionada con un mayor riesgo de cáncer como el cáncer colorrectal, pero aún no lo puede asegurar.

Leer más: Las legumbres minimizan el riesgo de mortalidad por cáncer

Acrilamida, que se produce en pequeñas cantidades al cocinar o tostar algunos alimentos 

tomar un café
Rawpixel.com/Unsplash

De la misma manera que cocinar carne sobre una llama puede aumentar el riesgo de cáncer, dorar ciertos alimentos cocinándolos a altas temperaturas produce un compuesto químico llamado acrilamida.

Esto ocurre de forma natural cuando se cocinan alimentos como pan, granos de café o galletas, en un proceso llamado reacción de Maillard.

Pero la dosis de acrilamida en una taza de café o una galleta probablemente no te matará; es peligroso cuando se inhala en grandes dosis (y es uno de los químicos tóxicos que los fumadores chupan), pero aún no existen pruebas sólidas de que un poco de tostado sea dañino.

California acaba de exigir que los vendedores de café adviertan a sus clientes sobre los posibles riesgos de cáncer al beber café con acrilamida, aunque la mayor parte de la evidencia científica disponible sugiere que beber café en realidad es bastante bueno para la salud.

Camas de bronceado

tomar el sol
gg-foto/Shutterstock

Según la Fundación del Cáncer de Piel, las personas que usan una cama de bronceado antes de los 35 años aumentan su riesgo de desarrollar melanoma en un 75%.

Tomar el sol de manera regular también puede hacerte daño, por lo que usar ropa protectora, protector solar y encontrar sombra son buenas ideas si vas a estar expuesto al sol por más de 15 minutos. 

Te puede interesar

Lo más popular