Pasar al contenido principal

Estos son los 11 errores más comunes que la gente comete al escribir un email en inglés

Una mujer redacta un email
Una mujer redacta un email. Getty Images
  • Cuando nos disponemos a redactar un correo electrónico en inglés, la mayoría de nosotros nos enfrentamos a varios retos para conseguir un email perfecto.
  • Muchas personas dudan desde si una presentación debe ser formal o informal, hasta saber cómo despedirse del destinatario.
  • Estos son los 11 errores más comunes al redactar un email en inglés.

Cuando nos disponemos a redactar un correo electrónico en inglés, la mayoría de nosotros nos enfrentamos a varios retos para conseguir un email perfecto. ¿Cómo empezar? ¿Qué extensión debe tener la carta? ¿Existen normas o trucos para llegar al lector?

Muchas personas dudan desde si una presentación debe ser formal o informal, hasta saber cómo despedirse del destinatario. Además, hay ciertas expresiones que generan dudas por si resultan demasiado cercanas o, al revés, excesivamente reservadas y frías.

Por desgracia, los españoles figuramos en los últimos puestos de Europa en nivel de ingléssegún el EF English Proficiency Index de 2018: España ha caído desde 2011 del puesto 24 del ranking global al 32, a pesar de la significativa mejora de los años intermedios, donde nuestro país llegó a ocupar el puesto 18 en 2012.

Leer más: 9 trucos para que un email sea irresistible sólo leyendo el asunto

Sin embargo, la buena noticia es que en la última década el número de españoles que se ha ido a trabajar al extranjero —especialmente a Reino Unido— se ha disparado, incluso a pesar del Brexit.

De hecho, la previsible falta de mano de obra extranjera si finalmente se produce un Brexit duro en Reino Unido podría servir para que aumente aún más la colonia española en el país británico.

Por eso, si tienes interés en mudarte a un país extranjero —o si, simplemente, deseas trabajar en una empresa internacional en España en la que necesites el inglés—, tener un currículum vitae actualizado en inglés, es el primer punto de partida para el éxito.

Pero, además, en los procesos de selección suele haber mucho intercambio de información —para pedir documentación adicional, para concertar citas o entrevistas telefónicas, etc.—, por lo que resulta imprescindible tener ciertas nociones de cómo redactar un email en inglés, especialmente si es para aplicar al puesto en cuestión, tal y como recuerda este artículo de Fluentu.

Por eso, en Business Insider hemos recopilado los 11 errores más comunes que comete la gente a la hora de redactar un email en inglés.

1. Sé claro, conciso y educado

A la hora de redactar un email, las normas formales son muy similares en inglés y en español. La más básica es ser ser breve, conciso y educado con el destinatario de tu misiva: no des rodeos para el arranque, especialmente si no estás expresándote en tu lengua materna.

Por supuesto, sé educado desde el principio. Algunas expresiones comunes en castellano pueden sonar rudas en otros idiomas. Y, como la escrupulosidad de los británicos con su concepto de lo polite es universalmente conocida, es mejor pasarse de precavido que resultar ofensivo involuntariamente.

Puedes encontrar algunos ejemplos más concretos de cómo escribir educadamente en inglés aquí.

2. Utiliza la misma fórmula para arrancar tus emails

Este es un pequeño truco que utilizo cuando se trata de escribir emails a una persona cuyo idioma materno es el inglés: por mucho que sea positivo variar el lenguaje y la estructura de un correo electrónico en función del destinatario, utilizar la misma fórmula estandarizada para el arranque es buena idea si no quieres inducir a los malentendidos.

En mi caso, hay una fórmula —muy polite, además— que utilizo siempre. Es la siguiente:

Dear Sir/Madam,

My name's...

Es simple. Es directa. Es educada. Es muy británica.

3. Crea una estructura fija o plantilla que puedas reutilizar

Cuando vayas a redactar un email, la mejor forma de que puedas expresarte sin dejar mucho margen para el error es crear una estructura fija o una plantilla que puedas reutilizar en el futuro.

Cada maestrillo tiene su librillo, pero en mi caso también tengo una fórmula que repito en la mayoría de mis emails —al menos, para optar a un puesto de trabajo—:

  • Empiezo con un párrafo introductorio en el que me presento y hago mención al puesto de trabajo por el que estoy interesado.
  • Después, me describo a mí mismo y mis funciones en mi puesto actual, además de exponer las razones por las que considero que soy el candidato idóneo.
  • Por último, me despido animando a mi interlocutor a hacerme saber algo cuando tenga alguna noticia.

4. Utiliza frases cortas

Utilizar frases cortas es un email es la mejor forma de no equivocarte. Incluso en castellano, utilizar subordinadas o dar demasiadas vueltas para exponer una idea puede hacer que no seas capaz de transmitirla al destinatario del correo electrónico.

En cambio, utilizar frases breves y concisas —si es posible, siempre en el mismo tiempo verbal— puede hacer que tu texto resulte poco literario, pero en cambio puede ser más fácilmente comprensible.

5. Evita repetir el mismo verbo en cada párrafo

El problema de utilizar frases cortas con un esquema simple de sujeto y predicado es que se puede caer en la repetición de verbos una y otra vez. Básicamente, como en el castellano.

Si no quieres que te tomen por una persona falta de vocabulario, es muy útil utilizar sinónimos. Hay varias páginas en las que puedes buscar sinónimos y antónimos fácilmente, como Thesaurus.

También es conveniente buscar fórmulas alternativas para expresarte, como los denominados phrasal verbs, para evitar repetir verbos.

 

6. Olvídate de Google Translator

Google Translator suele servir como base a la hora de traducir textos o palabras concretas, pero siempre necesita de una mano editora para que tus frases no suenen a zulú.

Por eso, a la hora de redactar un email en inglés, lo que nunca debes hacer es escribir el texto en castellano y pasarlo por Google Translator, antes de copiarlo y pegarlo en el cuerpo del mensaje.

En su lugar, si tienes dudas con alguna palabra, es mejor que utilices otros traductores, como DeepL, para dotar de sentido a tu texto.

7. Pídele a alguien con inglés nativo que te revise el email, si es posible

Otra de las soluciones, siempre que se disponga de ella, es pedirle a un amigo o conocido con inglés nativo que te revise los textos que escribas.

Es probable que al tercer email que le pases te mande a freír espárragos, pero si consigues convencerle de que al menos te revise la estructura genérica o plantilla que hayas creado, algo habrás ganado.

8. Revisa tu email personalmente después de escribirlo

A veces, leer por segunda vez una texto te ayuda a detectar erratas o errores gramaticales indeseados, exactamente igual que ocurre en castellano.

De hecho, deberías hacerlo siempre que no dispongas de otra persona con inglés nativo para ayudarte con la revisión. Puede que incluso te sirva para aprender alguna expresión nueva y mejorar así tu inglés.

 

9. Utiliza la línea del asunto en los emails

Sorprendentemente, mucha gente apenas utiliza la línea del asunto como debería: en lugar de poner una idea o petición concreta como por ejemplo "Questions about Editor-in-Chief position", simplemente escribe "Questions".

En inglés, como en castellano, la línea del asunto es importante para captar la atención del destinatario. Y, además, demuestra que eres capaz de sintentizar ideas en una sola frase.

10. Presta atención a los signos de puntuación

Como se ha dicho, la estructura formal epistolar es muy similar en inglés y en castellano. Sin embargo, hay un elemento en el que difieren sustancialmente: los signos de puntuación.

Aunque en España algunos de ellos se han adaptado de la fórmula sajona, lo cierto es que hay que tener siempre en mente que estás escribiendo en inglés para que no se te pase ni una coma.

Precisamente la coma es el signo que mejor ejemplifica esta diferencia: si en castellano usamos los dos puntos en la primera línea del mensaje (detrás del nombre de la persona a la que nos dirigimos), en inglés se utiliza una coma, tal que así:

Dear Sir/Madam,

Sucede lo mismo al despedirse de la persona: en castellano, la fórmula más utilizada es "Un saludo", seguida de un punto, y en la siguiente línea tu firma; en cambio, en inglés también se utiliza la coma, como en el siguiente ejemplo:

Best regards,

Son pequeños aspectos formales que debes cuidar para que no delaten al instante tu origen español.

11. Utiliza espacios entre párrafos

Este es otro truco que vale tanto para los correos electrónicos escritos en castellano como en inglés. Hay veces que el cuerpo del texto de un email no codifica correctamente los intros como saltos de párrafo —especialmente si copias y pegas el texto desde un editor externo—.

Por eso, lo más seguro es dejar al menos dos espacios —dos intros— entre un párrafo y el siguiente, para evitar que se muestren pegados, como un solo bloque de texto.

Te puede interesar