Pasar al contenido principal

11 maneras en las que tu matrimonio puede estar afectando al éxito de tus hijos

Niños matrimonio
Flickr / deveion acker

Los factores ambientales desempeñan un papel fundamental en la manera en que tus hijos crecen para convertirse en adultos sanos y exitosos. Uno de los factores más relevantes es la relación entre sus progenitores.

Aunque no hay una receta para garantizar el éxito y la felicidad, las investigaciones psicológicas apuntan algunos factores sobre el matrimonio, el divorcio y la interacción en una relación que pueden pronosticar el éxito de un niño.

Esto es algo de lo que sabemos:

Los conflictos limpios delante de los niños les enseñan buenas habilidades sociales

La templanza para resolver conflictos, que conlleva apoyo, compromiso y emociones positivas delante de los niños puede enseñarles a desarrollar mejores habilidades sociales, mejorar su autoestima y su seguridad emocional, lo cual puede contribuir a las relaciones entre niños y progenitores y su buen desempeño escolar, según E. Mark Cummings, un psicólogo del desarrollo de la Notre Dame University, explica a Developmental Science.

"Cuando los niños presencian una discusión y ven a los padres resolverla, están más contentos que antes de presenciarla," declara. "Les da confianza en que sus padres pueden resolver las cosas."

El conflicto destructivo entre padres puede ser muy perjudicial para el bienestar psicológico y psíquico del niño

Cummings y sus colegas citan una serie de ejemplos de conflicto destructivo, que incluyen: agresiones verbales como poner motes, insultar y amenazas de abandonarlos y agresiones físicas, como golpearlos y empujarlos.

Varias investigaciones, según Developmental Science, asocian los hogares con altos niveles de conflicto el desarrollo de más problemas de salud, emocionales y sociales en la vida posterior de los niños, incluyendo problemas vasculares e inmunes, depresión y conflictividad social, drogodependencia, soledad y problemas con la intimidad.

Las peleas pasivas también pueden provocar un sinfín de problemas

Según los investigadores, el conflicto destructivo también puede adoptar formas más pasivas, como evitar a la otra persona, marcharse, enfadarse, apartarse o someterse.

Cummings explica que los niños perciben cuándo uno de sus progenitores está cediendo para evitar un conflicto o elude comunicarse, y su respuesta emocional no es positiva.

"Nuestros estudios han demostrado que los efectos a largo plazo del alejamiento entre los padres es, de hecho, más problemático para la adaptación de los niños que el conflicto abierto," dice. Explica que los niños, en estas circunstancias, pueden percibir que algo no va bien, lo cual conduce al estrés, pero no entienden qué ocurre o por qué: esto les complica adaptarse.

El estrés crónico derivado de la exposición continuada a conflictos destructivos puede ocasionar que los niños estén preocupados, inquietos, desanimados, enfadados, agresivos, que se porten mal, que enfermen, estén cansados o tengan problemas académicos.

Si te divorcias cuando tus hijos son pequeños, tienen más posibilidades de desarrollar una mala relación contigo cuando sean adultos

Si te separas cuando los niños tienen entre tres y cinco años, tus hijos tienen más posibilidades de tener una relación inestable contigo cuando sean adultos, especialmente en el caso del padre, según un estudio de la Universidad de Illinois. En todo caso, el divorcio de los padres no predice que vayan a tener relaciones amorosas inestables en su vida adulta.

Si vives una situación de maltrato doméstico, tu hijo tiene mayor riesgo de ser un obeso de adulto

Varios estudios muestran una correlación entre experiencias traumáticas de infancia, como presenciar violencia doméstica, y los desórdenes alimentarios.

La correlación puede reducirse a la psicología y a la fisiología.

Los niños traumatizados pueden comer en exceso como una forma de automedicarse, en la medida en que la comida pueda ser un escape cómodo.

El estrés crónico provocado por acontecimientos traumáticos continuados puede llevar a niveles crecientes de hormonas del estrés, como el cortisol, que dicta al cuerpo que almacene grasa y acumule energías.

El divorcio puede reducir los ingresos del hogar, lo cual puede afectar a la memoria de trabajo

Según un estudio de la Universidad de Illinois, después de un divorcio el progenitor que tenga la custodia (normalmente, la madre) suele tener menos ingresos que la mayoría de familias con dos progenitores. Debido a la limitación de recursos económicos, los niños de familias monoparentales pueden pasar por mayores dificultades.

Las personas que se crían en clases de nivel socioeconómico bajo, por ejemplo, suelen desarrollar una peor memoria de trabajo (o bien la capacidad de retener varios elementos) en la vida adulta, según un estudio de la Universidad de Oregón.

El matrimonio suele incrementar los ingresos, lo cual puede conllevar mejores notas en selectividad

Normalmente, la suma de dos nóminas y la división de los gastos del hogar suele ocasionar que los matrimonios tengan mayor poder adquisitivo que las familias monoparentales.

Según el investigador de la Universidad de Stanford Sean Reardon, la diferencia en la tasa de éxito entre familias de alto y bajo nivel adquisitivo "es casi entre un 30% y un 40% superior entre niños nacidos en 2001 que entre los nacidos veinticinco años antes."

Como ha señalado Dan Pinkautor de Drive, cuanto mayores los ingresos de los padres, mejores las notas de selectividad de los hijos.

"Intervenciones profundas y caras aparte, el estatus socioecnómico es lo que define gran parte de la tasa de éxito y rendimiento", escribió.

Si tu pareja abusa de las drogas, es probable que tus hijos se conviertan en adultos muy responsables

Los niños que crecen viendo cómo sus padres abusan de las drogas o el alcohol acaban, probablemente, siendo los padres de sus padres.

Por haberse perdido la infancia, pueden convertirse en adultos muy serios e incapaces de divertirse. También suelen ser muy responsables, plantea Portland Lifestyle Counseling.

Las mudanzas frecuentes están asociadas a una mayor probabilidad de embarazos adolescentes o de abandonar los estudios

El divorcio puede ocasionar muchos cambios vitales y fuentes de estrés para los niños, como cambios en sus hábitos de vida.

Un estudio de la Western Washington University planteaba que cuanto más se mudaban los niños de familias monoparentales, más probable era que abandonasen los estudios o se quedasen embarazados en la adolescencia.

El divorcio no suele ser tan duro a largo plazo

Diversos estudios analizados por American Scientific muestran que, mientras que los niños tienden a experimentar ansiedad, ira, bloqueo y desconfianza inmediatamente después del divorcio de sus padres, en general, la mayoría no experimentan mayores problemas a largo plazo.

A medida que los hijos de un divorcio se adentran en su adolescencia, sus niveles de rendimiento académico, de problemas emocionales o de comportamiento, delincuencia, consideración de sí mismos y relaciones sociales no difieren tanto de los de niños de familias estables.

Las muestras de cariño a tu pareja pueden contribuir a la salud emocional de tu hijo

"Cuando un niño crece en un hogar amable en muchos sentidos (hay contacto físico, palabras y actos de amabilidad, acciones generosas y altruistas) naturalmente buscará una pareja con esas cualidades", explica a P&G Everyday la terapeuta Cara Day. "Se convertirá en la medida de lo que debe ser una pareja porque será lo que conoce."

La psicóloga Susan Orenstein también explica a P&G Everyday que expresar afecto a la pareja puede ayudar a los niños a sentirse más seguros y estables en casa, lo cual contribuirá a que disfruten su infancia.

Te puede interesar