Los 11 mejores poemas y versos para felicitar la Navidad 2020 a tus seres queridos

mujer mirando el móvil en Naviad

Getty Images

  • Si quieres escribir a tus seres queridos durante estas fiestas, puedes hacerlo de una manera más especial a través de un poema navideño.
  • Para ponértelo fácil, aquí una selección de 11 poemas de grandes autores con los que felicitar la Navidad.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las navidades ya están aquí. Unas fiestas que pueden ser muy esperadas para muchos, ya que quizá traerán algo de ilusión y alegría a un año tan complejo como ha sido el 2020.

Puede precisamente por eso que estas Navidades tengas mayor interés en escribir a los tuyos para felicitarles las fiestas y hacerles saber lo mucho que te importan.

Es habitual de estas fechas, que muchas personas hayan empezado a escribir postales o mensajes de WhatsApp a familiares y amigos para desearles las mejores navidades.

Para hacerlo de una forma más especial en un año en el que la Navidad será algo distinta de lo habitual, puedes probar a enviar a tus conocidos y allegados un poema navideño.

Estas son las 10 mejores canciones de Navidad: desde los clásicos hasta las más actuales

Aquí tienes una selección de poemas con los que felicitar la Navidad a los tuyos de una forma más especial. Versos de grandes autores con los que enviar tus mejores deseos a los que quieres.

Poema para dar la bienvenida a la Navidad

Navidad

Getty Images

Villancico de Fernando Terremoto

Cuando se asoma Diciembre, 
por estas calles morenas,
resuman sus callejones,
coplillas de Nochebuena...
El pueblo se vuelve dulce,
de polvorón de canela...
Y el alma de cascabel,
cuando las zambombas suenan.

Poema de Nochebuena

cena Navidad

Getty Images

Versos recogidos por Antonio Mira de Amescua

Ésta sí que es noche buena,
en que nace el Niño Dios,
ésta sí que es noche buena,
ésta sí, que las otras no.

Poemas sobre el nacimiento de Jesús

Portal de Belén, Navidad

Getty Images

Campanitas de Belén, de Félix Lope de Vega

Campanitas de Belén,
tocad al Alba, que sale
vertiendo divino aljófar
sobre el Sol que de ella nace,
que los ángeles tocan,
tocan y tañen,
que es Dios hombre el Sol
y el Alba su madre.

Din, din, din, que vino en fin,
don, don, don, San Salvador,
dan, dan, dan, que hoy nos le dan,
tocan y tañen a gloria en el Cielo,
y en la tierra tocan a paz.
En Belén tocan al Alba
casi al primer arrebol
porque de ella sale el Sol,
que de la noche nos salva.
Si las aves hacen salva
al Alba del Sol que ven,
campanitas de Belén,
tocad al Alba, que sale
vertiendo divino aljófar
sobre el Sol que de ella nace,
que los ángeles tocan,
tocan y tañen,
que es Dios hombre el Sol
y el Alba su madre.

Este Sol se hiela y arde
de amor y frío en su Oriente,
para que la humana gente
el Cielo sereno aguarde,
y aunque dicen que una tarde
se pondrá en Jerusalén,
campanitas de Belén,
tocad al Alba, que sale
vertiendo divino aljófar
sobre el Sol que de ella nace,
que los ángeles tocan,
tocan y tañen,
que es Dios hombre el Sol
y el Alba su madre.

Las pajas del pesebre, Félix Lope de Vega

Las pajas del pesebre,
Niño de Belén, 
hoy son flores y rosas,
mañana serán hiel.

Lloráis entre las pajas
de frío que tenéis,
hermoso Niño mío, 
y de calor también.

Dormid, Cordero santo;
mi vida, no lloréis;
que si os escucha el lobo,
vendrá por Vos, mi bien.

Dormid entre las pajas,
que aunque frías las veis,
hoy son flores y rosas,
mañana serán hiel.

Las que para abrigaros
tan blandas hoy se ven,
serán mañana espinas
en corona cruel.

Mas no quiero deciros,
aunque vos lo sabéis,
palabras de pesar
en días de placer;

que aunque tan grandes deudas
en pajas las cobréis,
hoy son flores y rosas,
mañana serán hiel.

Dejad el tierno llanto,
divino Enmanuel,
que perlas entre pajas,
se pierden sin por qué.

No piense vuestra Madre
que ya Jerusalén
previene sus dolores
y llore con José;

que aunque pajas no sean
corona para rey,
hoy son flores y rosas,
mañana serán hiel.

Jesús el dulce viene, Juan Ramón Jiménez

Jesús, el dulce, viene...
Las noches huelen a romero...
¡Oh, qué pureza tiene
la luna en el sendero!
Palacios, catedrales,
tienden la luz de sus cristales
insomnes en la sombra dura y fría...
Mas la celeste melodía
suena fuera...
Celeste primavera
que la nieve, al pasar, blanda, deshace,
y deja atrás eterna calma...
¡Señor del cielo, nace
esta vez en mi alma!

María, Madre, de Gloria Fuertes

La Virgen,
sonríe muy bella.
¡Ya brotó el Rosal,
que bajó a la tierra
para perfumar!

La Virgen María
canta nanas ya.
Y canta a una estrella
que supo bajar
a Belén volando
como un pastor más.

Tres Reyes llegaron;
cesa de nevar.
¡La luna le ha visto,
cesa de llorar!
Su llanto de nieve
cuajó en el pinar.

Mil ángeles cantan
canción de cristal
que un Clavel nació
de un suave Rosal.

Fragmento de Nacimiento de Cristo, en que se discurrió la abeja, de Sor Juana Inés de la Cruz

La Abeja paga el rocío 
de que la Rosa la engendra, 
y ella vuelve a retornarle 
con lo mismo que la alienta.

Ayudando el uno al otro 
con mutua correspondencia, 
la Abeja a la Flor fecunda, 
y ella a la Abeja sustenta.

Pues si por eso es el llanto, 
llore Jesús, norabuena, 
que lo que expende en rocío 
cobrará después en néctar.

Poemas sobre los Reyes Magos

Reyes Magos

Getty Images

Los Tres Reyes, de G. Meléndez A. Sagristá

La estrella está brillando,
Ya llega la Navidad,
Los Reyes van llegando
Y nos traen felicidad.

Llegan del lejano Oriente
Para ver al niño dios.
Le dan un beso en la frente
Y luego le dicen adiós.

Los tres Reyes Magos, de Rubén Darío

-Yo soy Gaspar. Aquí traigo el incienso.
Vengo a decir: La vida es pura y bella.
Existe Dios. El amor es inmenso.
¡Todo lo sé por la divina Estrella!

-Yo soy Melchor. Mi mirra aroma todo.
Existe Dios. Él es la luz del día.
La blanca flor tiene sus pies en lodo.
¡Y en el placer hay la melancolía!

-Yo soy Baltasar. Traigo el oro. Aseguro
que existe Dios. Él es el grande y fuerte.
Todo lo sé por el lucero puro
que brilla en la diadema de la Muerte.

-Gaspar, Melchor y Baltasar, callaos.
Triunfa el amor, y a su fiesta os convida.
Cristo resurge, hace la luz del caos
y tiene la corona de la Vida.

Poema de amor para Navidad

Regalo de navidad

Getty Images

Mi regalo, Jorge Javier Roque

No será blanca
ni habrá banquete
ni estarán los que faltan
pero esta Navidad
será la más feliz
porque al fin dejarás
que te bese.

Poema sobre el sentido de la Navidad

Amigas cenando en Navidad

Getty Images

Villancico de las manos vacías, de José María Pemán

Yo tenía
tanta rosa de alegría,
tanto lirio de pasión,
que entre mano y corazón
el Niño no me cabía…

Dejé la rosa primero.
Con una mano vacía
— noche clara y alba fría —
me eché a andar por el sendero.

Dejé los lirios después.
Libre de mentiras bellas,
me eché a andar tras las estrellas
con sangre y nieve en los pies.

Y sin aquella alegría,
pero con otra ilusión,
llena la mano y vacía,
cómo Jesús me cabía
— ¡y cómo me sonreía! —
entre mano y corazón.

LEER TAMBIÉN: Cómo ahorrar dinero en el último tramo del año con el gasto añadido de las Navidades

LEER TAMBIÉN: El antes y el después de los mercadillos de Navidad más famosos de Europa: las fotos que muestran cómo la pandemia los ha dejado vacíos

LEER TAMBIÉN: ¿Dónde ha caído más veces el 'Gordo' de la Lotería de Navidad?

VER AHORA: Javier Rodríguez Zapatero, presidente de ISDI: “Quien se transforme digitalmente hará un gran servicio tanto a la sociedad como a sí mismo”