Pasar al contenido principal

Infidelidad: 11 películas que diseccionan las causas y las consecuencias de los “cuernos”

infidelidad
Emilija Manevska -Getty Images

Falta de pasión. Necesidad de experimentar. Deseo incontrolable. Aburrimiento. Ausencia de relaciones sexuales. Las razones para consumar una infidelidad son tan variadas como complejas. Algunas consecuencias suelen ser más tangibles: sentimiento de culpa, rechazo social, adicción a la mentira y, a veces, el fin de una relación estable.

Tampoco resulta fácil definir en qué consiste ser infiel. Que el concepto de infidelidad está íntimamente relacionado con la traición y el engaño dentro de una pareja es obvio. Pero para algunos ese engaño puede producirse por el simple hecho de desear a otras personas. Para otros solo será tal si hay una relación sexual inconfesada con un tercero o, aún más,  solo si esa relación se ha prolongado en el tiempo e intervienen sentimientos más profundos. Ese concepto tan dispar dependerá en gran medida de los valores, creencias y educación cultural de cada uno. Y el asunto entra en terrenos más extensos al repasar puesto que EN.tra en terrenos m y espontaneas cariciaslos diferentes posicionamientos de sociedades y religiones, puesto que en algunos países el adulterio está incluso penado con la muerte.

La infidelidad sigue siendo un asunto difícil de abordar en la sociedad occidental. Aún hoy, para muchos, sigue arrastrando connotaciones muy negativas que derivan del peligro que supone para el mantenimiento de la unidad familiar como núcleo de la supervivencia de la especie. Y, con todo, las estadísticas son cada vez más demoledoras. Según un estudio de la compañía australiana Forktio en base a una encuesta a 5.000 personas con una relación estable, un 22% afirmó haberse acostado con un compañero de trabajo, mientras que un 23,8% lo había hecho con un amigo de la pareja.

De acuerdo con otro estudio del Instituto Francés de la Opinión Pública realizado a 3.406 mujeres, una de cada tres había sido infiel en algún momento de su vida, porcentaje que había aumentado desde el 24% de 2001. En esta misma encuesta, 6 de cada 10 mujeres admitieron que serían infieles si tuvieran la absoluta seguridad de que aún siendo descubiertas no afectaría a la integridad de sus familias. Si nos vamos a la plataforma Superdrug Online Doctor, con 2.000 encuestados en Europa y USA, el resultado es que más del 60% ha engañado a su pareja una vez, mientras que el 40% lo ha hecho al menos dos veces. Estadísticas que, además, siempre son cuestionadas por psicólogos y sexólogos que aseguran que estos porcentajes serían mucho mayores si todo el mundo contestara con sinceridad. Un dato más: según la Universidad de Harvard, si una persona ha sido infiel es altamente probable que vuelva a repetir.

La irrupción de internet no ha hecho sino facilitar las opciones de tener una aventura. Además de redes sociales más convencionales como Facebook, Meetic o Tinder, webs como Ashley Madison, lanzada en 2001 y que ha llegado a tener casi 40 millones de suscriptores, facilita los contactos fuera de la pareja, asegurando discreción absoluta. Tras un “hackeo” sufrido por esta web en 2015 (que al revelar datos de usuarios acabó con cientos de relaciones), la revista “The Richiest” determinó que España era el 8º país que más usaba los servicios de Ashley Madison (1,3 millones de usuarios), con la ciudad de Madrid a la cabeza con el mayor número de suscriptores.

Ante el hecho de que la cruda realidad se sigue imponiendo al temor a abordar un tema tabú, en los últimos años han empezado a surgir voces que cuestionan el concepto tradicional de la pareja, atribuyendo las razones de la infidelidad precisamente a sus limitaciones. Por ello proponen nuevas formas de relacionarse como el poliamor, las relaciones abiertas sin exclusividad o el ejercicio de la soltería como proyecto de vida y alternativa a la monogamia. Al fin y al cabo, solo 43 de las 238 sociedades que hay en el mundo consideran la monogamia como una condición natural de las parejas, según un estudio de la Universidad de Maryland.

Como en tantos otros ámbitos de la vida, el cine ha sido un fiel reflejo de las infinitas aristas de la infidelidad y resulta tan estimulante como enriquecedor echar un vistazo a la manera en la que diferentes directores en épocas y lugares muy distintos (de rodaje y argumentales) han abordado esta trascendente cuestión. Para todos aquellos que estén experimentando una situación de este tipo, o quieran entender mejor a qué pueden enfrentarse si les sucede, hemos recopilado 11 películas que aportan distintos enfoques a los “cuernos”.

BREVE ENCUENTRO  David Lean (1945)

Breve Encuentro

De qué va: En la Inglaterra de la postguerra, un hombre y una mujer se conocen casualmente en la estación de un tren. Ambos están casados.  Lo que en principio parece una simple amistad se transforma en un amor secreto e imposible dentro de la severa sociedad inglesa.

Los implicados: Celia Johnson, Trevor Howard, Cyril Raymond

Premios: 3 nominaciones al Oscar (director, actriz y guión)

Qué nos cuenta: Antes de abordar sus grandes películas épicas, David Lean nos regala esta maravillosa historia en la que aborda la infidelidad de manera sutil y elegante, con dos personas sujetas a las tradiciones y a un elevado concepto de la decencia que se ven envueltas en unos sentimientos que apenas entienden y que les llevan a pensar y actuar como jamás habrían imaginado. Impulsados por unos matrimonios tan funcionariales como insustanciales, descubren que hay un mundo desconocido y embriagador más allá de sus previsibles, seguras y anodinas existencias. La voz en off de la protagonista, una magnífica Celia Johnson, nos revela la convulsión de emociones que bulle en su interior mientras la vida, retratada con sencillez y simbolismo en esa estación de tren, sigue su curso como si nada ocurriera.

MARIDOS Y MUJERES Woody Allen (1992)

Maridos y Mujeres

De qué va: Allen juega con gran ingenio y bastante mala baba con los vaivenes, engaños, conflictos y frustraciones de dos parejas maduras, mientras una voz en off y las confesiones de los propios protagonistas en ficticias terapias psicológicas nos aportan sus perturbadoras reflexiones, especialmente centradas en la insatisfacción perpetua.

Los implicados: Woody Allen, Mia Farrow, Judy Davis, Sidney Pollack.

Premios: 2 nominaciones al Oscar (guión y actriz de reparto)

Qué nos cuenta: Podríamos haber elegido cualquier película de Woody Allen (o directamente haber hecho la lista con 11 films suyos) puesto que según un estudio realizado en 2009, de las 40 películas realizadas por el director hasta ese momento la infidelidad aparecía en 35, con un total de 70 parejas infieles. Allen, con su particular sentido del humor, afirmó en una ocasión que la única fidelidad que quedaba era la de los equipos de música.

Con unos diálogos brillantes y unas interpretaciones tan creíbles como divertidas, la película muestra el rechazo social que provoca la infidelidad y señala a la falta de comunicación (sincera) como causa de los engaños en las parejas. Por el camino, destapa el sexo como elemento clave en el éxito o el fracaso de las relaciones y coloca el miedo a la soledad como razón para que se opte por una infidelidad para cubrir determinadas carencias antes que por acabar una relación estable y empezar una nueva vida. Y, como tema recurrente en las películas de Allen, retrata a hombres maduros enamorándose de veinteañeras en búsqueda de una juventud perdida. Imprescindible.

CLOSER Mike Nichols (2004)

Closer

De qué va: Dos hombres y dos mujeres que se conocen en diferentes circunstancias entablan relaciones que les llevan a unirse, separarse, engañarse y pelearse. 

Los implicados: Jude Law, Natalie Portman, Clive Owen, Julia Roberts

Premios: 2 nominaciones al Oscar (actor y actriz de reparto)

Qué nos cuenta: Sin esconder su origen teatral, esta visceral película aborda la infidelidad desde el lado más físico y sexual, asaltada con un lenguaje a corazón abierto que no pone paños calientes. Los protagonistas masculinos se obsesionan con averiguar hasta el último detalle de los encuentros sexuales de sus parejas (qué posturas han practicado, cuántas veces han llegado al orgasmo, si han usado la cama en la que ellos duermen, a qué sabe su semen…). Esta vez el egoísmo más descarnado se coloca en el centro de la batalla: la posesión, el engaño llevado a su lado más dañino (prolongado en el tiempo), la venganza más salvaje (contra la pareja y el amante), la imposibilidad de renunciar… También resulta interesante la oposición entre los que prefieren la verdad contra los que optan por mirar para otro lado para evitar el dolor. Como curiosidad, y aunque la película tiene ya 13 años, es una de las primeras veces que vemos en la gran pantalla cómo internet se revela como la barra del bar del siglo XXI.

EYES WIDE SHUT Stanley Kubrick (1999)

Eyes Wide Shut

De qué va: El aparentemente perfecto matrimonio que forman Bill y Alice se tambalea cuando esta le hace una sorprendente confesión. A partir de ahí ambos se cuestionarán su relación a la vez que él se adentra en un turbio y peligroso mundo.

Los implicados: Tom Cruise y Nicole Kidman

Premios: B.S.O: Nominada al Globo de Oro

Qué nos cuenta: La perturbadora obra póstuma del maestro Kubrick entra de lleno en la disección de las relaciones matrimoniales poniendo la infidelidad en la diana de sus reflexiones. Con el intencionado protagonismo de Nicole Kidman y Tom Cruise, que eran pareja en la realidad durante el rodaje, Kubrick nos embarca en un viaje (literal) a los infiernos del deseo y de las relaciones adúlteras, reales o imaginadas. Dentro de un fascinante envoltorio, que en momentos recurre al thriller para atrapar al espectador, la verdadera esencia está en las desgarradoras conversaciones del matrimonio, en las que una sorprendente Nicole Kidman cuestiona los estereotipos de hombres y mujeres a la hora de pensar en el sexo y confiesa haber estado a punto de dejar a su familia por un irresistible deseo hacia un desconocido. Las imágenes de su mujer en brazos de otro perturban de tal manera a un atribulado Tom Cruise que se lanza a tumba abierta a convertir en realidad sus adormecidas fantasías. Aunque la idea de la expiación y la culpabilidad recorre todo el metraje, el film deja más preguntas que respuestas. Como muestra, la que le hace el galán húngaro a la protagonista al comienzo del film: ¿No crees que uno de los encantos del matrimonio es que hace del engaño una necesidad?

INFIEL Adrian Lyne (2002)

Infiel

De qué va: Una mujer casada conoce accidentalmente a un atractivo joven. Lo que en principio parece quedar en una simple anécdota acaba transformándose en una tórrida relación.

Los implicados: Diane Lane, Richard Gere y Olivier Martínez

Premios: Nominada al Oscar a la Mejor Actriz

Qué nos cuenta: El título ya es toda una declaración de intenciones de un director que, sin el genio de Woody Allen, también coloca a la infidelidad como tema recurrente en sus películas (Una Proposición Indecente, Atracción Fatal) siempre bajo un prisma bastante reaccionario y conservador.

Aunque muchos espectadores cuestionen que alguien sea capaz de ser infiel a Richard Gere, una espléndida Diane Lane le convierte en un “cornudo” y sucumbe al arrebatador encanto (con acento francés incluido) del joven interpretado por Olivier Martínez. Siguiendo al pie de la letra un extendido y supuesto manual no escrito de la infidelidad, asistimos a todas las fases del proceso emocional de la protagonista: las dudas iniciales, las demostraciones exageradas de cariño hacia su marido como efecto rebote, el temor ante las sospechas de este, la consumación, el recurso cada vez mayor a la mentira, el sentimiento de culpa (la mirada de reproche del perro es impagable), la irresistible adicción al deseo y la pasión (hasta el punto de que se cambian la tornas y Diane Lane empieza a sentir que engaña a su amante si se acuesta con su marido), el miedo a ser descubierta, los irremediables celos y, finalmente, la insoportable gestión de tan dispares e intensas emociones.

Aunque el desencadenante de la tragedia parece un chiste (a quien se le ocurre regalar al amante un obsequio recibido de la pareja), la redención y la penitencia (para todos los implicados) acaban siendo, (según los responsables del film) las obvias conclusiones bajo un punto de vista casi bíblico y, desde luego, muy machista (las reminiscencias a Adán y Eva son evidentes). No hay más que quedarse con la declaración de una de las mejores amigas de la protagonista: Una situación así solo conduce al desastre. Ideal para los que quieran asustar a sus parejas (Y si no funciona, siempre queda Atracción fatal)

IN THE MOOD FOR LOVE Wong Kar-Wai (2000)

In the Mood For Love

De qué va: En el Hong Kong de los años 60, un hombre y una mujer, casados ambos con unas parejas que viajan constantemente, coinciden en un mismo hotel. Al tiempo que empiezan a labrar una pulcra amistad fruto de sus solitarias estancias, comienzan a sospechar que algo raro ocurre en sus respectivos matrimonios.

Los implicados: Tony Leung y Maggie Cheung

Premios: Mejor Actor en Cannes y Mejor Película de Habla no Inglesa en los Critics Choice Awards

Qué nos cuenta:  El prestigioso director hongkonés aborda las relaciones extramaritales sin levantar la voz, casi susurrando, recurriendo a una sofisticada y brillante puesta en escena. Los protagonistas se mueven entre la resignación y el acatamiento a la estricta e hipócrita sociedad, que prefiere asumir una evidente farsa antes que afrontar el escándalo y el juicio públicos.

Con la sutilidad y la ternura de quien trata a sus personajes como si fueran sus hijos, el director se mueve de puntillas y deja a la imaginación de los espectadores las respuestas más obvias, mientras unos sencillos diálogos acompañados de unas miradas muy contenidas que parecen no decir nada, lo dicen todo. Nada resulta evidente en este hipnótico film, en el que ni siquiera vemos el rostro de la esposa y el marido de los protagonistas, pero que lanza profundas reflexiones sobre el amor, la amistad, el deseo, el engaño y la futilidad de experiencias que en el momento parecen trascendentales.

EL PACIENTE INGLÉS Anthony Minghella (1996)

El Paciente Inglés

De qué va: Durante una expedición geográfica en los años 30, un joven matrimonio se une a los miembros de la Royal Geographic Society para ayudarles en sus investigaciones en el Norte de África. Desde el primer momento surge una irresistible atracción entre uno los miembros de la expedición y la esposa de la pareja recién llegada. No puede ser de otra forma cuando hasta la caligrafía de alguien supone motivo de excitación.

Los implicados: Ralph Fiennes, Kristin Scott Thomas, Colin Firth

Premios: 9 Oscars incluyendo Película y Director.

Qué nos cuenta: Aunque en el épico y oscarizado film se entremezclan varias historias, la que protagonizan unos inconmensurables Kristin Scott Thomas y Ralph Fiennes aborda la infidelidad con tanta elegancia como vehemencia. El ya desaparecido director demuestra una exquisita sensibilidad para relatar con precisión cómo la llama del deseo va creciendo en ambos personajes escondida en miradas, palabras y espontáneas caricias hasta estallar de forma violenta. La desatada pasión zarandea la vida de los protagonistas, incapaces de manejar el sentimiento de culpa, los celos y el engaño, mientras el sufrido señor Clifton se desgarra por dentro cuando lo descubre. Abocados a la tragedia, estremecidos cuando el deseo empieza a transformarse en algo más profundo, Katharine Clifton (Scott Thomas) es capaz de explicarlo todo en un par de respuestas: ¿Cuándo he sido más feliz? Ahora. ¿Cuándo más infeliz? Ahora.

LOS PUENTES DE MADISON Clint Eastwood (1995)

Los Puentes de Madison

De qué va: En la América profunda de los años 60, una madura ama de casa que es mucho más de lo que aparenta (excepcional Meryl Streep) sufre la mayor convulsión de su vida cuando un fotógrafo de National Geographic mayor que ella entra en su vida (y en su casa) aprovechando la ausencia de su marido y sus dos hijos.

Los implicados: Meryl Streep y Clint Eastwood

Premios: Nominada al Oscar a la Mejor Actriz

Qué nos cuenta: El duro Eastwood asombra al demostrar con suma naturalidad e implacable certeza cómo es posible encontrar al amor de tu vida en el otoño de la existencia. La forja de los poderosos y profundos sentimientos entre Francesca y Robert se apoya en la atracción física y sexual (otro tabú cuando sucede entre las personas con cierta edad) para expandirlos a una incuestionable conexión intelectual, casi espiritual. Ajenos a culpabilidades, en la lejana Iowa, las reflexiones adultas y responsables de personas inteligentes desarman cualquier atisbo de juicio moral. Incluido el de los propios hijos de Francesca cuando descubren (por deseo de su madre) ese amor secreto décadas después. Las conmovedoras dudas de Francesca bajo la lluvia se han convertido en una de las escenas más emocionantes de la historia del cine.

JUEGOS SECRETOS Todd Field (2006)

Juegos Secretos

De qué va: En un vencindario de Boston, un hombre y una mujer, casados ambos, se conocen por medio de sus respectivos hijos. Tras un inocente flirteo, comienzan una relación. 

Los implicados: Kate Winslet, Patrick Wilson, Jennifer Connelly

Premios: 3 nominaciones al Oscar (Actriz, actor secundario y guión)

Qué nos cuenta: Kate Winslet y Patrick Wilson son dos adultos que se comportan como niños (el título en inglés es Little Children). Esa podría ser una primera conclusión, algo apresurada, en esta historia vecinal que se desarrolla en el Boston del siglo XXI. Porque cuando rascamos más allá de la superficie nos encontramos con que el marido de ella hace tiempo que prefiere el porno online a tener relaciones con su esposa, y la esposa de él resulta tan fría y distante como solo Jennifer Conelly es capaz de serlo. Aquí los adúlteros quedan infantilizados, ajenos a pasiones desatadas, y actúan por pura inercia para encontrar algo de sal en sus tediosas relaciones, incapaces de asumir decisiones maduras mucho mas drásticas. Por eso, al igual que los niños que juegan con fuego, retiran la mano asustados al quemarse.

LA BUENA ESTRELLA Ricardo Franco (1997)

La Buena Estrella

De qué va: En Madrid, a finales de los 80, un hombre con una mutilación genital debido a un accidente conoce a una joven a la que ayuda cuando estaba siendo maltratada por su novio. Tras acogerla en su casa por un tiempo, sus complementarias necesidades vitales les hacen formar una familia, hasta que años después la aparición del ex novio de la chica les obliga a replantear su proyecto de vida.

Los implicados: Antonio Resines, Maribel Verdú, Jordi Mollá.

Premios: 5 premios Goya, incluyendo Película, Director, Actor y Guión.

Qué nos cuenta: Podríamos haber elegido cualquiera de las múltiples películas españolas que abordan la infidelidad de una forma directa (Amantes, de Vicente Aranda, sería una excelente muestra), pero nos hemos quedado con este espléndido film -en el que ni mucho menos es el asunto principal- por la manera en la que los personajes acaban gestionando una situación compleja.

Sobria, intimista, sorprendentemente real y valiente a la hora de retratar situaciones y personajes (apoyada en unas interpretaciones sublimes) en La Buena Estrella vemos cómo la infidelidad acaba cuestionando el estereotipo tradicional de una familia. Y lo hace, precisamente, porque reconoce las circunstancias especiales de cada persona (¿Cómo puede uno saber lo que ocurre en el corazón de otro? afirma Antonio Resines al comienzo del film) y también de cada situación, algo que imposibilita una solución estándar que valga para todos. Como dice uno de los personajes a quien demandan que se pronuncie: Qué quieres que le diga, cada uno hace lo que le apetece.

El protagonista primero asume la infidelidad. Después la consiente. Y al final acaba convencido de que es conveniente para su propia felicidad cuando por fin entiende que es posible querer a dos personas, con la misma intensidad, aunque sea de forma diferente.  Por eso concluye, con una valentía extraordinaria, con esta declaración a su mujer: Te quiero, hagas lo que hagas, ahora lo sé. Y lo demás no me importa.

UP IN THE AIR Jason Reitman (2009)

Up in the Air

De qué va: Un soltero convencido y encantado de serlo (George Clooney) que se pasa gran parte de su vida viajando por trabajo, sin ataduras ni preocupaciones, conoce en uno de sus viajes a una atractiva mujer, personaje interpretado con mucho estilo y no menos solvencia por Vera Farmiga. Aunque en principio lo afronta como una relación más a las que él está acostumbrado, sus repetidos encuentros provocan que se replantee su forma de vida para apostar por una relación estable. Sin embargo, acabará dándose de bruces con la realidad cuando descubra que ella está felizmente casada y con hijos.

Los implicados: George Clooney y Vera Farmiga

Premios: 6 nominaciones al Oscar incluyendo Mejor Película

Qué nos cuenta: Tampoco en este inteligente film de Jason Raitman es la infidelidad el tema central. En realidad se trata de una cuestión tangencial aunque, eso sí, decisiva. Pero está en la lista porque describe perfectamente uno de los enfoques apuntados en los films anteriores: el hecho de que la infidelidad sea necesaria para mantener una relación estable y una unidad familiar a largo plazo. Sin el más mínimo sentimiento de culpa. Integrándola dentro de un proyecto de vida con absoluta naturalidad. Todo queda resumido en la demoledora frase de la protagonista hacia un desarmado Clooney: Esa (mi familia) es mi vida real. Tu eres una evasión, un descanso de mi vida normal, un paréntesis… Soy una persona madura, si te apetece verme otra vez, me puedes llamar.

Aviso: En Business Insider trabajamos para ofrecerte recomendaciones que te resulten interesantes y útiles. En ciertos casos, gracias a nuestros acuerdos con distintos socios, percibimos un porcentaje por las compras que realices, sin un coste adicional para ti.

Te puede interesar

Lo más popular