Las 12 cosas más comunes que hacemos en verano en España y que son raras para el resto del mundo

Un hombre toma el sol en la playa de la Malagueta, en Málaga (España).
Un hombre toma el sol en la playa de la Malagueta, en Málaga (España).
Jon Nazca

Reuters

  • Si algo caracteriza a España es su verano, fecha en la que proliferan las terrazas, las playas comienzan a llenarse de viajeros e, incluso, existe una bebida tradicional para este periodo.
  • Con numerosas tradiciones y festividades peculiares, el verano se inicia y se acaba de la misma forma: celebrando con fiestas cualquier excusa que el tiempo permita.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

España cuenta con numerosos destinos turísticos excelentes para viajar, incluso algunos en los que parecería que ni siquiera estás en el país. Este hecho supone un gran añadido de valor para el turismo en el país, con lugares con un exotismo muy peculiar.

Hay quienes deciden viajar a lugares de la geografía española donde el calor asfixia en menor medida y hay quienes prefieren desplazarse hacia regiones costeras, donde la playa se repleta de gente, convirtiéndose en la protagonista principal de cada verano.

España rompe su propia marca de banderas azules y vuelve a liderar el ranking mundial

Desgraciadamente, por la pandemia de coronavirus, algunas actividades han quedado reducidas a un recuerdo apenas lejano en la memoria de todos los españoles, aunque no tardará en regresar para convertirse en una experiencia ansiada.

Aquí tienes algunas cosas que para los españoles son tradicionales y comunes, pero son realmente extrañas para los turistas que vienen de otros países.

Tener un verano interminable

El mirador de la alemana, en Málaga (España).
El mirador de la alemana, en Málaga (España).
Jon Nazca

Reuters

Ya quisieran muchos países tener la duración del verano de España. O no. Aunque este dura desde junio hasta septiembre, no es raro que el calor comience ya en mayo y dure hasta bien entrado octubre, algo por otro lado que permite seguir viajando a las ciudades costeras.

Aun así, no faltará aquella persona que te recuerde: "Hasta el 40 de mayo, no te quites el sayo". 

Bajar las persianas durante casi todo el día

Persianas
Pixabay

Se desconoce aún cómo pueden vivir en otros países sin persianas, un elemento muy característico de España. Durante la mayor parte del verano, estas son la única barrera que existe para protegerse del bochorno, más allá de los días de tormenta veraniega.

Los utensilios más utilizados por los españoles para su outfit casero suelen ser una persiana bien bajada, un ventilador, aire acondicionado o, en su defecto, un difusor de agua, y el tradicional abanico, que solo remueve el calor infernal.

Vender cosas en la playa que nadie utiliza

raqueta playa sol

Getty Images

El dichoso calor no dejará de aparecer a lo largo de toda esta lista, algo que tiene grandes fieles y grandes detractores. Para algunas personas, lo mejor es escapar a la playa, donde las terrazas se llenan de intrépidos amantes de la caña y la tapa que hacen frente así al calor.

Sin embargo, además de terrazas, existen establecimientos que se dedican a vender un complemento habitual: las palas para jugar en la orilla de la playa. Aunque nunca se ha visto entrar a nadie a una tienda de este tipo, es un negocio asegurado para los viajeros a los que el calor afecta a la memoria cuando preparan las maletas.

Recorrer los pueblos de fiesta en fiesta

san fermín fiestas pueblo España

Reuters

Da igual que seas de ciudad, todo el mundo tiene un pueblo al que acudir en verano, ya sea propio o de alguna amistad. A pesar de la pandemia, los pueblos se llenaban antes de gente que buscaba ser partícipe de las fiestas y las tradicionales verbenas, que han atraído a los más jóvenes con un apartado de música latina.

Cada fin de semana, se visita un pueblo diferente, el cual siempre se decora con las míticas banderillas, destina su plaza a juergas en común y promete un verano caluroso, por las aglomeraciones de gente. ¿Deseando de nuevo que se pueda salir a trasnochar?

Soltar vaquillas por las calles

san fermín vacas pueblos España

Reuters

Aunque existen posturas bastante contrarias en este punto, la realidad es que, lejos de los tradicionales san fermines, existen encierros en la mayor parte de pueblos de la geografía española. Al término de estos, se suele sacrificar a los animales para ofrecer comida a los habitantes.

Como es lógico con el auge de movimiento animalistas, estas fiestas han sido criticadas por algunos sectores de la sociedad, lo cual no quita que su celebración se haya erradicado. Incluso algunas personas celebran este tipo de eventos a nivel privado, las denominadas capeas. 

Llenar el congelador de helados

helado niño verano

Reuters

En terrazas, casas... Da igual el congelador que mires, estará lleno de helados como si fuese a llegar el apocalipsis. Aunque lo mejor para pasar el calor es mantener siempre una correcta hidratación, nunca está de más un refrigerio para levantar los ánimos.

Además, en la memoria de los mayores, siempre quedarán esos carteles típicos de las terrazas con helados a tutiplén, que aún siguen proliferando en numerosas zonas, por no decir en todas.

Dormir (o no dormir) con calor

dormir verano calor árbol sombra

Reuters

El mal humor y el cansancio también aparecen en verano, gracias a las maravillosas temperaturas extremas que se pueden disfrutar en el verano español. A no ser que vivas en alguna región del norte de España, probablemente, tu descanso se verá resentido.

Algunos ya estarán pensando en la factura de la luz, decidiendo si quedarse pegados a las sábanas o enchufar el ventilador de noche, aunque este momento será más barato que durante el día.

Crema solar para casi todo

taxista se echa crema solar verano calor

Reuters

Las personas con tez más blanca, sabrán que este punto es realmente importante, no solo en la playa, sino en cualquier momento en que el sol abrasador entre en contacto con nuestra piel.

A pesar de que mucha gente decide utilizar crema de protección solar, la radiación del sol en verano es muy elevada, por lo que cualquier dermatólogo recomienda siempre llevar este complemento encima. De no ser así, acabarás padeciendo las consecuencias de haberte quemado, con efectos realmente perjudiciales para tu salud.

Adorar al astro rey quemando cosas

hogueras san juan España

Reuters

Como hace poco calor, en España se le ofrece al sol un culto que radica en una tradición pagana de hace miles de años. En la noche de San Juan, las hogueras recorren muchas zonas del mapa, aunque ya se ha quitado esa magia con la que los antiguos adoraban al astro rey.

Sin embargo, han quedado tradiciones como saltar 7 veces por encima de la hoguera, redactar los deseos para el próximo año y que se cumplan, o meterse en el mar hasta la mitad del cuerpo y esquivar 9 olas. Una mezcla de historia y magia que sucede el 23 de junio.

No salir jamás a las 15:00 horas

calor extremo sol verano

Getty Images

Ni las terrazas ni los abanicos ni la crema solar harán que soportes las temperaturas más altas del día, que suelen ser entre las 15:00 y las 17:00, siendo Córdoba y Toledo las ciudades con temperaturas más insoportables.

Lo mejor para estas horas es hacer una mezcla de tradiciones españoles: quedarse en casa con el ventilador, bajar las persianas y tomarse un helado. Las buenas costumbres no deberían perderse nunca.

Beber vino tinto con gaseosa

san fermin sangría tinto de verano España

Reuters

Su origen se remonta a mediados del siglo XX y consiste en una mezcla de vino tinto y limonada o refresco de limón, dando lugar al tinto de verano. Además, la sangría es una variante de esta popular bebida que se consume habitualmente en las terrazas o en las verbenas.

Aun así, no se sabe quién inventó esta bebida, aunque se cree que el lugar de inicio fue una venta de Córdoba, cuyo dueño era Antonio Vargas del Moral.

Acabar el verano con batallas de tomates

tomatina buñol españa

Reuters

El último miércoles de cada mes de agosto, los habitantes de Buñol, en Valencia (España), se arrojan tomates unos a otros, en una fiesta que acaba con las calles teñidas de rojo. Existen diferentes versiones sobre su origen, aunque la más fiable se remonta a 1945, cuando en la plaza de Buñol un grupo de jóvenes se quiso unir a la fiesta de los gigantes y cabezudos.

La comitiva se negó y los jóvenes hicieron uso de un puesto de verduras para arrojárselas. Al año siguiente, los mismos llevaron tomates de sus casas, lo que provocó que las autoridades tuvieran que prohibir la tomatina. Sin embargo, en 1980, el propio Ayuntamiento se encargó de organizar la fiesta. 

Otros artículos interesantes:

8 estafas que puedes sufrir al alquilar un apartamento de verano

Enfría tu casa este verano sin hacer obra con este aire acondicionado portátil que se vende por 269 euros

7 trucos para aguantar mejor el calor cuando llevas mascarilla