Pasar al contenido principal

13 aberraciones al llevar guantes desechables para protegerte del coronavirus

Llevarte los guantes a la cara.
Ben Iwara/Unsplash
  • Más que en el uso de mascarillas, llevar guantes desechables puede derivar en muchos errores que te expongan al contagio con enfermedades infecciosas como el coronavirus. 
  • De hecho, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades consideran que no son necesarios para la mayoría de las actividades cotidianas —pero no están contraindicados—.
  • Para hacer un buen uso de los guantes desechables, aquí tienes una lista de aberraciones que debes evitar cuando los lleves puestos. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los guantes desechables podrían traerte más complicaciones que soluciones ante la exposición a la infección con el nuevo coronavirus SARS-CoV-2. 

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) apuntan que no son necesarios para la mayoría de las actividades cotidianas. Pero, si decides llevarlos contigo, hay una serie de aberraciones que podrías cometer sin darte cuenta y que has de intentar evitar. 

"Los guantes sólo sirven realmente si puedes cambiártelos cada vez que haces algo. Es mejor utilizar gel desinfectante si no puedes cambiarte de guantes cada 2 por 3. Aunque si te puedes lavar con agua y jabón, mejor", subraya Maite Navarro, matrona que ha estado al frente durante la pandemia en hospitales como el Hospital de Guadalajara en una entrevista con Business Insider España

Estas son las 13 aberraciones que debes evitar cuando utilices guantes desechables para protegerte del coronavirus.

1. Olvidar lavarte las manos antes de ponértelos

Lavarte las manos antes de ponerte guantes.
Donovan Valdivia/Unsplash

Si estás en casa, es muy poco probable que te contagies tú, pero podrías llevar el virus contigo. O bien, ponértelos en tu lugar de trabajo después de tocar todas las cosas que tienes en tu escritorio.

Leer más: No todas las actividades tienen el mismo nivel de riesgo de infección: así es como afecta a las actividades cotidianas

Siempre que vayas a ponerte guantes, y puedas, deberías lavarte las manos o utilizar gel desinfectante sin cometer aberraciones

2. No saber qué tipo de guantes utilizar

Par de guantes.
Clay Banks/Unsplash2

Los guantes desechables pueden ser estériles o no. Y, la mayoría de las veces, estos últimos son los que utilizarías a diario.

"La mayoría de las personas no necesitan guantes estériles. Los guantes estériles se envolverán individualmente", apunta MyHealth.Alberta.ca, una web especializada en información de salud del Gobierno de Alberta (Canadá).

Leer más: Guía sobre el uso de mascarillas: cuándo son obligatorias, qué capacidad de protección ofrece cada una y dónde comprarlas más baratas

Sin embargo, hay ocasiones como el trato con personas con heridas o posibles contagiadas, o trabajos especiales para los que, según los CDC, se aplicaría otra serie de normas.

Asimismo, ante una posible reacción alérgica, recuerda que estos pueden estar hechos con látex o vinilo

3. No elegir bien el tamaño de los guantes

Guantes para niños.
REUTERS/Adnan Abidi

Ya podrás imaginarte qué pasaría si comprases unos guantes que te quedasen pequeños o, quizás, ya te ha pasado. No sólo te apretarán y serán incómodos, sino que pueden romperse y tú volver a estar en contacto con las superficies que intentas evitar

Además, si son grandes, pueden resbalarse o dificultar el agarre de algunas cosas —como suele suceder con los guantes que dan en un supermercado—. 

Leer más: 13 aberraciones que cometes al ir al supermercado en tiempos de coronavirus

Según señala Suzanne Willard, enfermera clínica y decana asociada de Salud Global en la Escuela de Enfermería de Rutgers a Mic, esto aumenta el riesgo de infección en las actividades diarias.

"Los que están demasiado sueltos se deslizarán, lo que también puede hacerte vulnerable", sostiene. 

4. No cambiarte los guantes todas las veces que sea necesario

Cambiar de guantes.
REUTERS/Steve Marcus

"Los guantes sólo sirven realmente si puedes cambiártelos cada vez que haces algo", recalca Maite Navarro, matrona que ha estado al frente durante la pandemia en hospitales como el Hospital de Guadalajara, en una entrevista con Buisness Insider España

Leer más: "Estaba en una habitación aislada en la planta de COVID sin poder ver a la niña": así es dar a luz en tiempos de coronavirus

Piensa que ellos son como tus manos. Todo de lo que te proteges en el contacto directo lo recoges con los guantes.

En consecuencia, si de casa al supermercado tienes que ir en transporte público, cuando llegues no cojas la fruta con esos mismos guantes o estarás exponiéndola a la infección —a cualquier pieza y a ti— de la misma manera. 

5. Tocar cosas o tu cara con guantes infectados

Usar guantes.
REUTERS/Nick Oxford

Como en el caso de la fruta, debes saber que los guantes por el simple hecho de llevarlos no te protegen de contagiarte de cualquier enfermedad, no sólo el coronavirus.

"El uso de guantes, por ejemplo, cuando se utiliza un carrito de compras o un cajero automático, no necesariamente te protegerá de contraer COVID-19 y puede provocar la propagación de gérmenes", señalan también desde los CDC.

6. O no utilizarlos cuando son realmente necesarios

Poner una vacuna con guantes.
National Cancer Institute/Unsplash

De hecho, respecto al punto anterior, si eres de los que siempre va a hacer la compra con guantes, has de saber que desde los CDC dicen que no son necesarios —pero no están contraindicados—. Sobre todo, por los errores que se puedan cometer con ellos, tal como se han ido enumerando hasta ahora. 

Leer más: Qué pasa si no se encuentra una vacuna o un tratamiento eficaz contra el COVID-19: todos los escenarios posibles del desenlace de la pandemia

Eso sí, cuando estés cuidando de una persona enferma, con heridas o limpiando, están recomendados por el mismo organismo. 

"Use guantes desechables cuando limpie y desinfecte el área alrededor de la persona enferma u otras superficies que puedan tocarse con frecuencia en el hogar", señalan.

7. Tocar el exterior de los guantes al quitártelos

Tocar el exterior de guantes desechables contaminados.
Clay Banks/Unsplash

Debes tener cuidado, tanto al ponértelo como si vas a colocarte bien el guante una vez puesto, a tocar su parte exterior.

Leer más: Cómo limpiar y desinfectar superficies que usas a diario para evitar contagios por coronavirus

Si te los acabas de poner, no tiene por qué pasar nada, pero si llevas un rato con ellos puestos y has estado expuesto a la infección, esta superficie podría estar contaminada.

"Agarra el puño del guante y tira hacia abajo haciendo que el guante salga de tu mano al revés", explica Myhealth.Alberta.

8. No lavarte las manos inmediatamente después de quitártelos

Jabón: lavarse las manos
Getty Images

Por el mismo motivo por el que podrías infectarte al quitarte los guantes y tocar, incluso sin querer, su exterior, deberías lavarte las manos inmediatamente

La principal vía de transmisión del coronavirus es a través de partículas que exhala una persona contagiada, tanto si tose y estornuda como si está simplemente hablando. 

Leer más: 5 formas de transmisión del coronavirus: desde las gotas respiratorias hasta el semen, según el riesgo de contagio

De momento, la transmisión aérea es más que cuestionada, pero las partículas podrían permanecer durante un tiempo en algunas superficies. Si, al quitarte los guantes, los agitas y estas saltan al aire o forman una nube de aerosol, podrías contaminarte. 

Así, cuando te quites los guantes, hazlo con las manos alejadas de la cara —puesto que los ojos son una de las principales vías de contagio del nuevo SARS, 100 veces más que el de 2002— y lávatelas ipso facto

9. Y, si llevas mascarilla, quitártela con los guantes puestos

Quitarte los guantes para retirar la mascarilla.
REUTERS/John Sibley

En el punto anterior, se ha mencionado el riesgo asociado a llevarse las manos a la cara con los guantes puestos. A eso súmale retirar la mascarilla y que tu boca o nariz queden descubiertas en contacto con el exterior de los guantes que podrían contener el virus

10. Así como intentar desinfectarlos para su reutilización

Utilizar gel desinfectante en la calle.
REUTERS/Jason Cairnduff

"En algunos casos, el desinfectante para manos puede reducir su efectividad", recoge en un hilo sobre su uso la profesora asociada de Ciencias Climáticas de la Universidad de Maine (EEUU).

Leer más: El gel desinfectante funciona para prevenir el contagio del coronavirus, pero tienes que tener en cuenta sus limitaciones

Además, si los guantes son "desechables", esto implica que están hechos para ser usados y tirados en un corto periodo de tiempo. Si los reutilizas, podrían romperse y te quedarías expuesto de nuevo. 

11. Confiar en que los demás los están usando correctamente

Comprar con guantes.
REUTERS/Alessandro Garofalo

El objetivo es tomar las mejores decisiones aunque siempre existan riesgos. No debes pensar que todo el mundo puede contagiarte, pero tampoco dejar de ser precavido.

12. O creer que son suficientes para reemplazar otros métodos de protección como las mascarillas o las pantallas

Métodos de protección contra el coronavirus.
REUTERS/Andrew Couldridge

Como has podido comprobar, los guantes no son necesarios para la mayoría de las actividades que realizas a diario. Pero otros métodos de protección contra el coronavirus sí, como las mascarillas.

Según una investigación reciente, publicada en Proceedings of the Royal Society A, el uso extendido de las mascarillas faciales podría prevenir una segunda ola de COVID-19 —incluso si estas sólo son un 50% eficientes—. Por esta razón, no debes sustituirlas por los guantes para protegerte del coronavirus, sobre todo, porque no cumplen la misma función. 

13. No desecharlos correctamente

Tirar los guantes a la basura.
REUTERS/Brendan McDermid

Además de no tocar al resto con los guantes que podrían haber estado en contacto con superficies contaminadas, lo más importante para proteger a los que te rodean es que los deseches correctamente.

No los tires en la acera o la calle, no sólo por las posibilidades de contagiar a los demás, sino también por el cuidado del medio ambiente. Según los expertos de la OMS y ONU, la mayoría de las pandemias son el resultado de la destrucción de la naturaleza

Y además