Pasar al contenido principal

13 actividades para combatir y eliminar el estrés

Combatir el estrés
Pixabay

El estrés es un proceso natural que responde a nuestra necesidad de adaptarnos al entorno; pero resulta perjudicial si es muy intenso o se prolonga en el tiempo ya que puede volverse en un problema crónico.

Sea cuál sea la razón, el estrés es provocado por uno mismo. El trabajo, el dinero, la pareja, la familia son factores que provocan la aparición de algunos de los síntomas de estrés más comunes como el dolor de cabeza, dolor muscular, ansiedad y en muchas ocasiones depresión.

Todas las personas sufren de estrés de vez en cuando y cada persona sufre el estrés de forma diferente. Por ello resulta muy importante prestar atención a las señales que te ofrece el cuerpo. 

El nivel de estrés entre los trabajadores hoy en día es tal que hasta recibe su propio nombre: burnout laboral, también conocido como agotamiento laboral. Este síndrome se produce por la sobrecarga en el trabajo produciendo elevados niveles de estrés, que progresivamente van manifestándose físicamente pudiendo conllevar graves consecuencias para nuestra salud.

Así, el estrés laboral también afecta a nuestra productividad empeorando por ello nuestro rendimiento y, como consecuencia, aumentando aún más nuestro nivel de estrés. Las situaciones estresantes a las que nos sometemos no solo afectan a nuestra vida profesional, también pueden perjudicar nuestras relaciones personales.

Leer más: 3 técnicas para acabar con el estrés avaladas por la neurociencia

En la mayoría de casos podemos evitar el estrés, la clave está en saber entender, gestionar y controlar nuestras emociones para así lidiar mejor con el problema e impedir que nos repercuta físicamente.

Los expertos advierten de los efectos devastadores del estrés, la ansiedad y la depresión en el cerebro y de la posibilidad de combatirlos con distintas actividades.

La respiración básica

Se trata del ejercicio de respiración más simple, pero es igual de recomendable que el resto y te ayudará a despejar tu mente de forma rápida y sencilla. Inhala lenta y profundamente sacando tripa, y mantén la respiración durante un par de segundos. Exhala lentamente pensando “relajate”. Repite el ejercicio entre 5 y 10 veces y te sentirás como nuevo.

La salivación

Este sencillo truco para relajarte solo te llevara 3 o 4 minutos, y puedes practicarlo de forma discreta en cualquier lugar. Coloca la lengua en la base de tu boca y relaja la cara y la mandíbula, respirando profundamente. Empieza a recorrer las encias y la parte posterior de tus dientes inferiores con la lengua hasta que se acumule la saliva, momento en el que deberás tragar y repetir el proceso de nuevo.

Reir

No vale solo una sonrisa de compromiso, intenta reír a carcajadas, te sentirás mucho mejor y podrás disfrutar de muchos beneficios como un mejor ritmo cardíaco, mayor irrigación sanguínea, función pulmonar, etc.

Tu piel también empezará a lucir más luminosa, renovarás energías y te sentirás como nuevo. Prueba mirar una película divertida, escuchar chistes o jugar a las cosquillas con tus hijos. El estrés empezará a reducirse como por arte de magia.

Meditación para principiantes

Esta técnica de meditación fue revelada por el hombre más feliz del mundo, y lo mejor es que solo te llevará 5 minutos liberarte de los nervios y el estrés. Ponte cómodo, preferiblemente sentado con los ojos cerrados, y respira detenidamente centrando toda tu atención en la respiración. Los pensamientos seguirán dentro de tu cabeza, pero tienes que dejarlos fluir, no aferrándote a ellos ni intentando deshacerte de los mismos. Una vez tengas toda tu atención plenamente centrada en la respiración piensa en una persona que te haga feliz y centra toda tu atención en el amor que sientes por ella. Alarga el sentimiento positivo que nos genera querer a alguien intensamente, y la sensación de angustia y nerviosismo desaparecerá.

El truco de 90 segundos para eliminar el estrés

La clave para eliminar el estrés, como hemos dicho antes, es tomar el control de nuestros pensamientos y emociones. Cuando te sientas sobrecargado por una situación estresante lo primero que debes hacer es reconocer la sensación, admite que te estás estresando y eso es lo que te está haciendo sentirte mal. Una vez reconozcas que estás estresado es hora de preguntarte si realmente merece la pena ponerse así o si tu mente simplemente está exagerando. El último paso es coger ese pensamiento, tras identificarlo y evaluarlo, y visualizar como desaparece de tu mente. Usa una imagen visual para deshacerte de la preocupación, imaginándotelo como una niebla que se desvanece o una ola que pasa por tu cabeza dejándola despejada.

Lavar los platos

¿Quién se habría imaginado que hacer tareas domésticas podría reducir el estrés? Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Florida demostró que lavar los platos reduce el estrés en un 27%. A no ser que tengas una cantidad descomunal de platos sucios no te llevará más de 15 minutos, y además tendrás un entorno más limpio y agradable al acabar.

Mejores deportes para quemar calorias
Pixabay

Haz cardio durante 10-15 minutos

El ejercicio físico es clave para relajarnos y reducir nuestros niveles de estrés, incluso 10 o 15 minutos marcan una gran diferencia. Ten una comba a mano para saltar cuando te sientas sobrecargado, o da pequeños saltos o haz sentadillas. Liberarás oxígeno al cerebro y producirás endorfina, deshaciéndote del nerviosismo. Además de encontrarte mucho mejor te mantendrás en forma.

La respiración alterna

Primero deberás colocarte en la posición correcta: piernas cruzadas y con el dedo índice y el dedo medio de una mano doblados hacia dentro de manera que toquen la palma de la mano cerca de la base del pulgar; el dedo meñique deberá quedar reposado contra el dedo anular. Inclina ligeramente la cabeza y lleva el dedo anular al lado izquierdo de la nariz y el dedo pulgar al otro lado. Después presiona de forma ligera para cerrar la fosa nasal izquierda, exhalando e inspirando una vez por la fosa nasal derecha; repite el mismo proceso al revés. Repite el ciclo 20 veces para relajarte por completo.

Aromaterapia

El olor a lavanda y a rosas son milagrosos: consiguen un efecto relajante en pocos segundos. Si sufres frecuentemente de estrés hazte con un aceite de uno de los dos aromas relajante y aplícate tres gotas sobre las yemas de los dedos. Junta las manos y acercatelos a la cara de forma que la punta de tus dedos índice reposen contra los labios, quedando debajo de la nariz. Inspira y exhala profundamente entre tres y cinco veces.

El ejercicio de respiración de Belisa Vranich

Este ejercicio es la técnica de respiración que emplean los soldados en combate, demostrando ser altamente eficaz. Primero colócate con las manos en el estómago, dejando los hombros relajados. Practica los movimientos básicos de la respiración: al inhalar debes sacar tripa, y al exhalar apretar el estómago acercando el ombligo a la columna vertebral. Ahora toca poner el ejercicio en práctica: inhala durante 4 segundos; sujeta el aire dentro del estómago durante 4 segundos; exhala durante 6 segundos; mantén la tripa sujeta durante tres segundos. Debes hacer tres repeticiones con los ojos cerrados y continuar con la respiración.

Date un pequeño placer

Si has tenido un día lleno de tensión, regálate pequeños momentos que te proporcionen placer. Un baño de burbujas, leer un libro, ir al cine, etc. De esta forma relajas tu mente y cuerpo, notarás que te sentirás con más energía para poder afrontar las situaciones problemáticas.

Relajamiento muscular

Es importante aliviar la tensión muscular para deshacerte del estrés. Para ello, túmbate sobre una colchoneta en el suelo y respira profundamente; progresivamente debes ir contrayendo cada músculo de tu cuerpo durante 20 segundos, para después soltarlo lentamente. Debes empezar por la frente y acabar por los tobillos y los pies. Todas las partes de tu cuerpo deben sentir la relajante sensación de alivio sobre la que debes centrar toda tu atención. Si lo haces bien el ejercicio debería llevarte entre 12 y 15 minutos.

Masaje con dos pelotas de tenis

El primer paso es hacerte con dos pelotas de tenis. Una vez que las tengas túmbate bocarriba sobre una colchoneta en el suelo y apoya la cabeza sobre tus manos sujetando las pelotas de tenis. Mueve la cabeza hacia los lados 4 veces y luego de arriba a abajo otras 4. Repite hasta que el auto masaje capilar te haga sentir más relajado.

Te puede interesar