13 cosas que no debes hacer bajo ningún concepto con el estómago vacío

'2 colgaos muy fumaos'.
'2 colgaos muy fumaos'.

New Line Castle

  • Tener mucho tiempo el estómago vacío puede ser muy peligroso tanto para tu salud como para tu estilo de vida.
  • Evita tomar decisiones precipitadas o sufrir molestias en el estómago posponiendo ciertas actividades hasta que hayas comido algo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si te encuentras en plena dieta o quieres perder peso es posible que te pases más tiempo con el estómago vacío que lleno. Si es así ten mucho cuidado con ciertas acciones que realices porque pueden tener serias consecuencias tanto en tu salud como en tu estilo de vida.

En el primer ámbito (la salud), el problema de no haberse llevado nada a la boca en las últimas horas es que no existe ningún alimento dentro de tu estómago. Así que lo primero que entre acabará contactando directamente con tu mucosa estomacal. Esta puede irritarse si se trata de algo picante, por poner un ejemplo.

En cuanto a tu vida en general, tener hambre afecta tu estado mental aunque no lo parezca. Y eso puede hacerte tomar decisiones cortoplacistas o completamente emocionales de las que te puedes arrepentir enseguida.

Así que para ayudarte a ser consciente de los peligros de pasar demasiada hambre, aquí tienes un recopilatorio de cosas y acciones que no debes realizar con el estómago vacío.

Y recuerda que existen otras técnicas más sanas y seguras para perder peso que pasar hambre adrede. ¡Muchos ánimos!

1. Tomar café

Café

Getty Images

Mucha gente se ha habituado a tomar al menos una taza de café nada más despertarse. "Para poder ser persona cuanto antes", suelen alegar. El problema es que beber este líquido con el estómago vacío puede provocar problemas intestinales.

Según explica la dietista Carlyn Rosenblum para Pure Wow, el café, al ser una bebida ácida, ayuda a estimular la producción del ácido estomacal. Pero si se bebe con el estómago vacío, esta generación adicional de ácido puede generar problemas como el conocido reflujo gastroesofágico (genera una sensación de ardor en el pecho que tal vez conozcas).

En cambio, beber café después de desayunar ayuda a regular los niveles de cortisol además de reducir los problemas gastrointestinales comentados. 

2. Dormir

Dormir

Getty Images

Si te encuentras en fase de dieta, puede que hayas pensado que irte a dormir con hambre te ayudará a perder peso mientras duermes. "Mucha gente cree que conseguirá adelgazar si se va a la cama con el estómago vacío", explica el dietista Wesley Delbridge para The Healthy

No obstante, esta estrategia lo único que provoca es que baje drásticamente el nivel de azúcar en la sangre. "Cuanta más hambre pases, más glotón te vuelves luego". Así que lo más normal es que te despiertes con tanta hambre que te pases con el desayuno.

Además, dormir con el estómago vacío perjudica la calidad de tu descanso. El cerebro va recibiendo mensajes dolorosos de hambre durante la noche que impide que alcance fases de sueño profundas. 

Finalmente, si realizas esta táctica muy a menudo, tu cuerpo, desesperado por nutrirse, podría quemar masa muscular mientras duermes para alimentarse. Así que perderías todo lo que ganaste de músculo haciendo ejercicio.

3. Comprar comida

Getty Images
Getty Images

Getty Images

"Jamás deberías ir de compras con el estómago vacío", alerta Sterling Graham, coach y experto en fitness, para Bustle. "Porque comprarás objetos muy dulces o con muchos carbohidratos, motivado por el hambre que sientes en ese momento".

Quizás crees que este tipo de comportamiento solo lo realiza las personas con poco autocontrol, pero diversos estudios han descubierto que irte de compras sin haber comido entre 3-5 horas antes te hace más propenso a comprar comida muy calórica.

4. Hacer ejercicio

Ejercicio

Getty Images

Según un estudio publicado en Journal of Science and Medicine in Sport, hacer ejercicio con el estómago vacío perjudica el rendimiento de la sesión así como su efectividad. Si quieres que ir a correr, hacer bici, pesas... cuente realmente, tienes que comer.

Es más, según la Clínica Mayo, lo mejor que puedes hacer es tomar un tentempié o una comida ligera una hora antes de hacer ejercicio. Es importante que sea poco lo que comas. Si te acabas empachando, es mejor que dejes pasar medio día antes de ir al gimnasio. 

5. Tomar suplementos multivitamínicos

Suplementos

Getty Images

Al igual que ocurre con la taza de café matutina, muchas personas suelen tomarse su pastilla con vitaminas a primera hora de la mañana, nada más despertarse. Su efecto adverso es similar al de la cafeína.

"Tomar demasiadas vitaminas con el estómago vacío con frecuencia acaba por dañar el tracto gastrointestinal", explica la gastroenteróloga Christine Lee, de la Clínica de Cleveland. "Puedes sufrir dolores estomacales, náuseas e incluso diarrea". Los efectos pueden empeorar si son suplementos con hierro, calcio o vitamina C.

Tomar vitaminas antes de hacer ejercicio también es una mala idea. "Inducirá la producción de ácido gástrico", alerta la experta.

Para evitar estos problemas, lo mejor que puedes hacer es comer un poquito antes de vitaminarte. "Además, si te tomas estos suplementos tras comer, tu cuerpo absorberá mejor sus vitaminas, además de disminuir el riesgo de experimentar náuseas o problemas estomacales".

6. Irte de compras

'Confesiones de una compradora compulsiva'.
'Confesiones de una compradora compulsiva'.
Walt Disney Studios

El hambre no solo afecta tus compras alimenticias. Según un estudio que se publicó en la Academia Nacional de las Ciencias de Estados Unidos, tener el estómago vacío también afecta tus decisiones de consumo en general.

Los participantes del test que se produjo durante el estudio realizaron más compras en general (tanto comida como otras cosas) que aquellos que entraban en las tiendas con el estómago lleno. Esto implica que, a nivel cognitivo, el hambre podría extender la desesperación que crea a otros tipos de pensamientos y disminuir así tu capacidad de comprar con mesura.

7. Tomar decisiones financieras

Gestión-finanzas
GettyImages

GettyImages

Un estudio muy reciente, de este mismo año, ahondó en una hormona del hambre, la grelina. El papel de esta es hacerte tener cada vez más ganas de comer para nutrir el cuerpo. La investigación apunta que esta necesidad imperiosa de alimentarse y de recibir gratificación a corto plazo podría extenderse a otras áreas de comportamiento, como la del mundo financiero.

La prueba que se realizó durante la investigación vio que aquellas personas con altos niveles de grelina (y, por lo tanto, con hambre) son más propensos a tomar decisiones que les otorguen recompensas inmediatas. Lo mismo al revés: cuanta menos grelina, más decisiones a largo plazo se realizan.

Por lo tanto, el estudio concluía recomendando no tomar decisiones económicas o financieras con el estómago vacío, ya que por ejemplo puede arruinar tus planes de ahorro.

8. Mascar chicle

Chicle

Getty Images

Quizás eres de los que, cuando tienen mucha hambre y se acerca la hora de comer, mastica chicle para engañar a su apetito y así poder aguantar un poco más. Pues deberás buscar otra táctica.

Mascar chicle con el estómago vacío tiene el mismo efecto adverso que el café o las vitaminas. Como esta acción aviva la producción de ácido estomacal, si dicho ácido no tiene alimentos que digerir puede provocar problemas como náuseas, hinchazón...

9. Tomar ciertos medicamentos

Medicamentos

Getty Images

"Tomar ibuprofeno con el estómago vacío puede causar irritación en el estómago o provocar úlceras", alerta el cardiólogo Adam Splaver, para Pop Sugar. ¡Por eso los prospectos médicos suelen recomendar que tomes estos medicamentos después de comer!

Lo mismo ocurre con otros fármacos como las aspirinas. Para curarse en salud, y nunca mejor dicho, es mejor preguntar al farmacéutico o al médico de cabecera para saber cuál es el mejor momento de tomarse estos medicamentos.

10. Beber alcohol

Alcohol

Getty Images

Es peligroso beber tanto un poco de alcohol para engañar un poco el hambre como tomar demasiadas cantidades como rutina o hábito. En el primer caso, el especialista en salud mental Tony Rao explica para Huffington Post que "beber aunque sea un poquito a corto plazo aumenta rápidamente los niveles de alcohol en la sangre". 

"Mientras tanto, beber mucho como hábito sin haber comido antes acaba aumentando los efectos tóxicos del alcohol en el cerebro". Además, te enfrentarías a problemas estomacales ya mencionados como irritación o náuseas. Finalmente, un abuso excesivo de esta adicción podría desencadenar una cetoacidosis alcohólica muy fatal.

11. Comer picante

Comida picante

Getty Images

Si ya de por sí la comida picante a veces se queda demasiado tiempo en tu estómago, sus efectos empeoran si no has tomado nada previamente.

"Como no hay nada en tu estómago que pueda combinarse con las especias, estas acaban adhiriéndose a la mucosa gástrica", explica la gastroenteróloga Lisa Ganjhu para Huffington Post. Este encuentro puede ocasionar irritación y otras molestias.

Ganjhu explica que ese es el motivo por el que mucha comida india incluye yogur como complemento. El yogur sirve de capa protectora para tu estómago que evita que el picante entre en contacto directo. Así que ya sabes: toma un poco de yogur antes de probar este tipo de comida, sobre todo si llevas horas sin llevarte nada a la boca.

12. Tomar ciertos antibióticos

Antibióticos
Getty

El portal especializado en salud Healthline recomienda que, si tu médico te receta antibióticos, preguntes sobre el mejor momento para tomártelos porque algunos de ellos, como la amoxicilina o la doxiciclina, pueden dañar tu estómago si no has comido nada antes.

Pero es importante que te asegures de ello porque otros antibióticos como la tetraciclina deberían ser tomados con el estómago vacío porque esta condición mejoran su efectividad. Eso se debe a que su interacción con ciertos alimentos pueden dificultad su absorción.

13. Discutir

Discusión coche

Getty Images

En general, ya has visto que cuanta más hambre tienes más posibilidades de tomar decisiones erráticas. Eso se debe en parte a que la mente no funciona bien sin haber comido antes.

"El cerebro suele usar el 25% de las calorías que acabas de comer", explica Brad J. Bushman, el terapeuta y experto en control de la ira, para The Healthy. Si no hay calorías, no hay buen funcionamiento. Sin buen funcionamiento, puede haber descontrol emocional e ira desproporcionada. ¡Así que come un poco antes de discutir, no sea que te arrepientas!

Otros artículos interesantes:

Comerte los mocos podría perjudicar gravemente tu salud

Estos son los beneficios de comer pescado azul en verano

Cómo afecta a tu salud comer justo antes de irte a la cama