14 firmas tecnológicas exigen a Bruselas y a Washington que prohíban el "espionaje" a usuarios para servirles publicidad personalizada

Sundar Pichai, CEO de Google.
Sundar Pichai, CEO de Google.
REUTERS/Jim Young
  • 14 empresas tecnológicas que compiten en sectores que dominan Google, Facebook o Apple han publicado una carta conjunta en el que piden más determinación a los políticos.
  • Exigen acabar con lo que consideran que es un modelo roto y caduco: el de la publicidad basada en la recopilación de datos personales y el "espionaje" a sus usuarios.
  • Entre las firmantes hay compañías como los motores de búsqueda Ecosia o DuckDuckGo o el navegador Vivaldi, que garantizan más privacidad a quienes opten por sus soluciones.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En Noruega, el debate sobre la privacidad está en otro punto. 

Después de que su agencia de protección de datos multase con cerca de 10 millones de euros a la app de citas Grindr por compartir datos sobre la orientación sexual de sus usuarios con otras marcas, ahora su Oficina del Consumidor ha concluido en un informe que hay que restringir la publicidad en línea que se sirve en función de los perfiles comerciales de los usuarios. 

Perfiles que se confeccionan gracias a la extracción de datos de dichos usuarios mediante sistemas de vigilancia invasivos con la privacidad, como por ejemplo las cookies.

Google retrasa su plan de eliminar las cookies de terceros en Chrome hasta 2023

Ahora, hasta catorce compañías tecnológicas que trabajan en sectores dominados por grandes multinacionales como Google o Facebook han firmado un manifiesto conjunto que han remitido a los legisladores de la Unión Europea y de los Estados Unidos.

"En solidaridad [con el informe noruego], los abajo firmantes hemos enviado esta carta el miércoles 7 de julio a reguladores europeos y estadounidenses instándoles a emprender acciones durante los próximos debates sobre la privacidad", arranca el documento.

"Ha llegado el momento de prohibir la publicidad basada en la vigilancia".

Quiénes son los firmantes y qué piden

Quienes han dado este paso son los directivos de más de una docena de compañías tecnológicas de diversos sectores. Hay navegadores, como Vivaldi; gestores de correo electrónico, como Protonmail, Fastmail o Mailfence, y motores de búsqueda, como DuckDuckGo, Mojeek o Ecosia.

Todos tienen en común algo: sus firmas prometen garantizar la privacidad de sus usuarios. Su modelo de negocio, defienden, es más respetuoso con la intimidad de los internautas.

"La publicidad que se basa en la vigilancia permea en internet hoy día, lo que crea un alto número de problemas tanto para usuarios como para negocios", abundan en su carta, que puedes leer en cualquiera de las páginas corporativas de estas compañías.

Apple se suma a Google, Facebook y Amazon en la pugna por controlar el mercado publicitario a través de sus nuevas herramientas de privacidad

Todo arranca el pasado 23 de junio, cuando una coalición de organizaciones en defensa de derechos de los consumidores, así como en defensa de los derechos civiles, ONG, académicos, investigadores, especialistas en privacidad y activistas pidieron a los reguladores que veten de una vez "las prácticas invasivas y hostiles con la privacidad" relacionadas con este tipo de publicidad.

Existe un horizonte de oportunidades, según recuerdan las tecnológicas firmantes de esta carta abierta. En Europa se está tramitando la Ley de Servicios Digitales. En EEUU dibujan la necesidad de actualizar y preparar nuevas normas sobre privacidad. "Nosotros somos un grupo de negocios que escribimos hoy para mostrar nuestro apoyo a estas iniciativas", remarcan.

"Representamos a pequeñas, medianas y grandes empresas que creen —y demostramos diariamente— que es posible contar con modelos de negocio rentables sin explotar la privacidad de los internautas".

El actual modelo de internet está roto

De hecho, los firmantes de la misiva aseguran que estas prácticas recopilatorias de datos e intimidades de los usuarios también pueden afectar negativamente al desarrollo de negocios. "Con el modelo actual, unas pocas empresas pueden tener ventajas competitivas al recopilar datos de sus usuarios gracias a tener una posición de dominio con sus plataformas, a las que les da preferencia".

El mejor ejemplo de ello es el poder de Facebook, que también posee WhatsApp o Instagram; o Apple, que ha sido duramente criticada por firmas como Tinder, Spotify o Epic por el ecosistema cerrado que mantiene en su tienda de aplicaciones para iPhone.

"Estas prácticas menoscaban la competitividad y permiten recibir ingresos de creadores de contenido. Estos comportamientos anticompetitivos y sus efectos también ayudan a mantener la posición de las grandes plataformas, y las cadenas de suministros complejas y tecnologías ineficaces suponen grandes pérdidas tanto para anunciantes como editores".

"Sus procedimientos fallan y no funcionan": uno de los principales reguladores europeos de protección de datos urge a renovar el RGPD

"Para los consumidores es difícil distinguir entre actores "buenos" y "malos" en la esfera digital, lo que implica que muchos negocios legítimos, como pequeñas y medianas empresas, se ven directamente afectadas por las acciones sin escrúpulos de grandes corporaciones", lamentan. "Esto daña a los usuarios y a los negocios y puede minar las bases de una democracia".

"Reconocemos que la publicidad es una importante fuente de ingresos para creadores de contenido y plataformas digitales, pero esto no justifica que se implementen sistemas de vigilancia masiva solo para enseñarle el anuncio adecuado a la persona adecuada", continúan.

"Existen otros modelos de tecnologías publicitarias que no dependen de espiar a los usuarios, y esos modelos alternativos se pueden implementar sin que afecten demasiado a los ingresos. Al contrario, y lo podemos corroborar: nuestros negocios pueden funcionar sin esas prácticas invasivas con la privacidad".

"Internet lo lideran compañías cuyo modelo de negocio rastrea, manipula y explota a los usuarios"

Business Insider ha recabado en este artículo la opinión detallada de dos de los directivos que firman la misiva. Andy Yen, el CEO y fundador de ProtonMail, y un portavoz de DuckDuckGo.

Yen incide en que el despliegue de anuncios publicitarios basados en los datos de intereses de los usuarios es "una práctica intrusiva que socava la privacidad y la competencia". "Es un sistema que monetiza los datos personales de los usuarios sin demasiados miramientos con sus derechos fundamentales a la privacidad", lamenta.

"Si los legisladores quieren ponerse en serio con defender y proteger la privacidad, acabar con este modelo de negocio de internet, que está roto, es el mejor punto de partida".

Amazon consideró comprar una de las mayores aplicaciones de mensajería segura antes de adquirir Wickr

Un portavoz de DuckDuckGo enfatiza que "internet ha estado dominado por compañías que han levantado sus modelos de negocio en rastrear, manipular y explotar a las personas. Esto tiene que acabar. Este espeluznante modelo de anuncios no es la única manera de ser rentables".

Google y Facebook, por su parte, no han hecho llegar ninguna consideración. Business Insider España se ha puesto en contacto con Signal, que a raíz de la actualización de los términos de servicio de WhatsApp ha registrado un notable incremento de su base de usuarios, y que sin embargo no figura entre las empresas firmantes de esta misiva.

Las compañías que han firmado la misma son Vivaldi, Fastmail, Conva Ventures, Proton Technologies, Tutao, DuckDuckGo, Disconnect, Mojeek, Ecosia, Startpage y StartMail, Nextcloud, Kobler, Strossle International y Mailfence.

Otros artículos interesantes:

El 49% de Telefónica Tech se venderá después del verano: KPMG y Morgan Stanley pilotan el proceso y ya hay fondos interesados

Samsung prevé un aumento del 53% en su beneficio operativo durante el segundo trimestre por la fuerte demanda de chips

Nothing revela el precio y la característica premium con la que contarán los misteriosos ear 1, sus primeros auriculares inalámbricos

Te recomendamos

Y además