Pasar al contenido principal

Estos son los 15 gastos que deberían aparecer siempre en tu presupuesto personal

Cómo hacer un presupuesto
Getty Images
  • El presupuesto individual o familiar, una herramienta clave para controlar la economía doméstica, así como para ahorrar.
  • Conviene distinguir entre pagos fijos (imprescindibles), variables (necesarios) o discrecionales (evitables).
  • Hipoteca o alquiler, otros préstamos, alimentación, seguros, transporte, tarjetas bancarias o vestido y calzado, entre los epígrafes clave.

¿Cómo puedo gastar menos? Más de uno está haciéndose esa pregunta en este mismo instante. Seguramente, además, no lo hace de forma puntual o pasajera, sino que es una cuestión que visita sus pensamientos en más ocasiones de lo que desearía. Aunque no siempre se trata de cantidad, también hay que considerar la selección de los pagos. Es decir, cómo gastar mejor, con más criterio.

En cualquiera de los dos supuestos —o interrelacionando ambos— la clave está en el control de los dispendios. Tanto desde el ejercicio de moderar o dominar la pulsión de gastar, sobre todo si es una compra fútil, como en lo que se refiere a registrar las cuentas.

Leer más: Así es el método 6 sobres: la mejor manera de ahorrar dinero

Esta última opción permite, como es lógico, saber lo que se ingresa y lo que se desembolsa. Ahí entra en escena una herramienta fundamental: el presupuesto personal -si uno vive solo- o colectivo, en el caso de que se trate de una unidad familiar o asemejada.

Ese documento puede elaborarse en papel, en Excel o programa similar, o de la manera que considere el afectado. Del mismo modo, el grado de complejidad o minuciosidad va igualmente 'a gusto del consumidor'. Más allá de la utilidad para controlar lo que se percibe y lo que se gasta —en el sentido de saber efectivamente el dinero incluido en un concepto u otro— el presupuesto es un instrumento valioso si lo que se pretende es ahorrar. Si eres de los que les cuesta apartar y guardar un cierto capital cada mes, te interesan estos 20 trucos para ahorrar en 2019 que sí funcionan de verdad.

15 gastos que deberían aparecer siempre en tu presupuesto personal

Gestión-finanzas
GettyImages

Obviamente, las circunstancias particulares de cada cual hacen que el respectivo presupuesto pueda presentar numerosas particularidades y diferencias respecto a otros. De hecho, la perspectiva y la gestión del dinero cambia según la etapa de la vida. Sin embargo, hay una serie de pagos clave que afectan a la práctica totalidad de los adultos. A continuación te contamos cuáles son los 15 gastos que deberían aparecer siempre en tu presupuesto personal, pero antes tendrás que diferenciar los gastos en función de las prioridades: los imprescindibles, los necesarios y los que, en caso de apretura, pueden eliminarse o reducirse.

Gastos fijos

En este apartado entran los abonos periódicos inevitables que alcanzan siempre o casi siempre el mismo importe.

  • El alquiler o la hipoteca. En algún sitio hay que vivir, así que toca abonar una renta o una cuota mensual al banco. De este desembolso se libran aquellos que tienen un inmueble en propiedad o los que, con permiso del dueño, habitan en una vivienda sin necesidad de pagar.
  • Los préstamos o créditos. Más allá del préstamo hipotecario puede haber otros, también crediticios, que obliguen a hacer frente a cuotas o a pagos.
  • Seguros, que pueden ser de vida, de la casa, de salud, del automóvil, etc.
  • Otros gastos similares que cumplan las mismas características. Por ejemplo, si se cuenta con una vivienda en propiedad, los gastos de comunidad, que son cíclicos. Asimismo, en caso de tener críos, los desembolsos derivados de la educación que reciben.

Leer más: Las 5 claves para hacer un presupuesto que dure más de 6 meses

Gastos variables

El segundo campo abarca aquellos dispendios que, siendo también imprescindibles, oscilan de un mes a otro.

  • Los consumos en el hogar, aunque son inevitables por mucho que se apure, sí pueden ser distintos en su cuantía. Son el gas, la electricidad y el agua. También se incluyen aquí las telecomunicaciones: wifi, televisión, teléfono fijo y móvil (este último no se produce únicamente en casa, pero puede agruparse con los otros).
  • Alimentación. Como resulta obvio, se trata de un gasto irrenunciable, aunque puede ser realmente voluble dependiendo de la cantidad, variedad y precio de los productos. Leche, huevos, carne, pescado, verduras, hortalizas, legumbres, fruta, pan, pasta, arroz, etc.
  • Limpieza e higiene. Este punto podría estar incluir en el anterior, dado que unos y otros artículos suelen adquirirse al mismo tiempo y en exacto lugar (supermercados, hipermercados, etc.), pero no es exactamente el mismo caso. Detergente, suavizante, lejía, trapos, productos de limpieza varios... También los artículos de higiene personal pueden alcanzar cierto protagonismo en el presupuesto.
  • Transporte. Sea público o privado, es un dispendio habitual para la mayoría de las personas. La primera modalidad es más barata, aunque el automóvil es una herramienta imprescindible para muchos por motivos profesionales o familiares.
  • Combustible. Ligado irremediablemente al apartado precedente, para un grupo importante de ciudadanos es un abono periódico tan significativo que en sus presupuestos merece un capítulo aparte.
  • Vestido y calzado. Este gasto puede ser realmente variable, tanto en función de las circunstancias familiares -si hay hijos de por medio, se dispara- como en el uso que se dé a la ropa. En otras palabras, hay personas que cambian de vestuario cada año y hay otras que, en cambio, utilizan las prendas hasta que quedan inservibles.
  • Tarjetas bancarias. De nuevo, un dispendio que puede oscilar de forma considerable. De hecho, la tarjeta de débito, y más aún la de crédito, son uno de los grandes peligros para el consumidor o para el ahorrador por el hecho de no usar dinero en metálico, con el riesgo que ello implica.

Gastos discrecionales

Finalmente, los dispendios más superficiales que, de ser necesario, pueden atenuarse o incluso llegar a ser nulos.

  • Ocio. Cine, teatro, comidas fuera de casa, viajes, visitas a museos... Aunque todo un alimento vital y espiritual para ciertas personas, no son irrenunciables.
  • Actividades deportivas, que han cobrado tal protagonismo, en especial el gimnasio, que se posicionan como un epígrafe aparte.
  • Compras. Otro gran enemigo del ahorro y la moderación, por lo que resulta clave controlar la pulsión de adquirir productos que no necesitamos.
  • Consumos personales. Alcohol y tabaco siguen siendo todo un gasto para una parte relevante de la población.

Leer más: Los motivos por los que no consigues ahorrar dinero

Ventajas del presupuesto

Desglosados los gastos, corresponde observar la diferencia entre éstos y los ingresos para sacar conclusiones. Lógicamente, si sale más de lo que entra, habrá que introducir cambios para recortar gastos. La utilidad de haber establecido tres categorías entre los pagos es que podemos empezar a reducir de abajo a arriba.

Asimismo, para que el presupuesto sea eficaz, conviene revisarlo todos los meses. Así podrá evaluarse si se han logrado o no los objetivos.

Finalmente, resulta aconsejable destinar un 10% de los ingresos al ahorro. De esta manera, si te encuentras ante un imprevisto, contarás con un fondo de emergencias para atenderlo, así como irás acumulando capital para comprar un piso, viajar, la educación de los hijos o al objeto de preparar la jubilación, entre otras posibilidades.

Y además