El radón produce más de 1.500 muertes al año en España: cómo detectar si tu casa acumula concentraciones elevadas

mujer técnico instalación en hogar

Getty Images

  • El radón es un gas radiactivo que la OMS señala como segunda causa de cáncer de pulmón, después del tabaco, y que está muy presente en zonas graníticas de nuestro país, como Galicia, Extremadura o la sierra norte de Madrid. 
  • Puede encontrarse en altas concentraciones en los espacios interiores, como las viviendas y los lugares de trabajo. Pese a ser un factor evitable, en España el radón causa cada año unas 1.500 muertes, según las estimaciones.
  • Debido a que el gas radón no se puede ver ni oler, la única manera de saber si se esá dando una exposición en el interior de un edificio es hacer una prueba para detectarlo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El radón es un gas radiactivo incoloro, inodoro e insípido. La exposición a este puede afectar seriamente a la salud. La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo señala como segunda causa de cáncer de pulmón, inmediatamente después del tabaco.

Se produce por desintegración radiactiva natural del uranio presente en suelos y rocas, aunque el agua también puede contener este gas.

El radón emana fácilmente del suelo y pasa al aire, donde se desintegra y emite otras partículas radiactivas. Al respirar radón se inhalan esas partículas, que se depositan en las células que recubren las vías respiratorias, donde pueden dañar el ADN y provocar cáncer de pulmón.

Al aire libre, este gas se diluye rápidamente por lo que se dan concentraciones muy bajas que no suelen conllevar riesgos. Pero en los espacios cerrados estos niveles pueden ser más elevados, sobre todo en los lugares poco ventilados. 

Según estimaciones del organismo de salud, en los edificios como las viviendas, las escuelas y las oficinas, sus concentraciones oscilan entre 10 Bq/m3 y más de 10.000 Bq/m3. En función de esas proporciones, los ocupantes de tales edificios podrían estar viviendo o trabajando con niveles peligrosos sin ser consciente de ello.

El radón causa más de 1.500 muertes en España cada año

En nuestro país el radón causa cada año más de 1.500 muertes, siguiendo las estimaciones de los especialistas. El riesgo es 25 veces mayor para los fumadores. 

Aquí, este gas está está muy presente en zonas graníticas, como Galicia, Extremadura o la sierra norte de Madrid.

A pesar de ello, no existe una normativa muy estricta que proteja de este riesgo a la población, según han denunciado expertos durante el I Congreso Nacional sobre el Radón en España, organizado por la iniciativa Vivesinradon.org, puesta en marcha por la Fundación Vivo Sano.

A este respecto, el Código Técnico de la Edificación(CTE), adoptado en 2019, incluye requisitos y exigencias de seguridad para limitar la penetración del radón en los edificios en función del riesgo del municipio en que se ubiquen. 

Como informa el Consejo de Seguridad Nacional (CSN) la transposición de esa Directiva en España, hace que el nivel de referencia máximo de radón en un puesto de trabajo sea de 300 Bq/m3. Antes de esto, el nivel máximo se colocaba en los 600 Bq/m3. —Según la OMS, el riesgo de cáncer aumenta en un 16% con cada incremento de 100 Bq/m3 en la concentración media de radón a largo plazo—.

"Pero la Unión Europea llevaba recomendándolo desde 1990, es decir, que solo hemos tardado 29 años en desarrollar esta normativa. Y debido al estado de alarma por la pandemia, este nuevo CTE no ha entrado en vigor hasta el 23 de septiembre de 2020", remarca el responsable de Vivesinradon.org, José Miguel Rodríguez a Infosalus. Esto significa que las construcciones anteriores a esa fecha no cuentan con las medidas de protección adecuadas.

Presencia de radón en el interior de los edificios: cómo detectarlo

"El radón, declarado carcinógeno humano, se considera el segundo factor de riesgo más importante para el desarrollo de cáncer de pulmón y el primero en personas no fumadoras", asegura la doctora María Torres, neumóloga y miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ).

"Este riesgo se ve incrementado en individuos expuestos a concentraciones superiores a 200 Bq/m3, en comparación a aquellos expuestos a menos de 100Bq/m3", añade.

Las concentraciones de radón en los edificios pueden depender de varios factores que incluyen:

  • Las características geológicas del lugar (por ejemplo, su contenido en uranio y la permeabilidad de las rocas y los suelos donde se asienta el edificio)
  • Las vías que el radón pueda encontrar para infiltrarse del suelo a las viviendas
  • Su emanación procedente de los materiales de construcción 
  • La tasa de intercambio de aire entre el interior y el exterior, que depende del tipo de construcción, los hábitos de ventilación de sus habitantes y la estanqueidad del edificio.

El radón pude filtrarse al interior de los edificios a través de grietas en los pisos o por su unión con las paredes. También a través de otros espacios como los huecos alrededor de las tuberías o cables, los pequeños poros de las paredes construidas con bloques de hormigón huecos o los sumideros y desagües. 

Como advierten desde la OMS, este gas suele alcanzar concentraciones más elevadas en sótanos, bodegas y espacios habitables que están en contacto directo con el terreno, pero por encima de la planta baja también se pueden hallar niveles importantes.

Debido a que el gas radón no se puede ver ni oler, la única manera de saber si te estás exponiendo a este es hacer una prueba para detectarlo.

Hay que tener en cuenta que sus concentraciones pueden variar considerablemente entre edificios adyacentes e incluso dentro de una misma casa. También pueden cambiar de un día para otro o, incluso, en solo una hora. 

Debido a esas fluctuaciones, los especialistas recomiendan medir la concentración media anual de los espacios interiores, midiéndola al menos durante tres meses, preferiblemente en invierno.

Hay distintos métodos de medir el nivel de concentración de radón en el interior de una vivienda.

  • Medición con monitor integrado. Estas mediciones se llevan a cabo mediante detectores que se colocan en la vivienda y posteriormente se llevan a analizar a un laboratorio. Estos pueden llevarse a cabo a través del Instituto para la Salud Geoambiental, siguiendo las indicaciones del Consejo de Seguridad Nuclear. El coste de estas mediciones varía en función de la vivienda con precios desde los 80 euros.
  • Monitor de medición en continuo doméstico: Aquí se utilizan pequeños dispositivos que miden la concentración de radón y muestran información de los niveles tanto diarios como acumulados. Sus precios oscilan entre los 200 euros y los 400 euros.
  • Monitores profesionales: También es posible solicitar la presencia de un técnico para realizar una diagnóstico y el método adecuado para la medición. Requiere la realización de un presupuesto previo.

 La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una concentración de radón residencial inferior a 100 Bq/m3. 

"La presencia de radón es una variable que debería formar parte de los parámetros de medición obligatoria de calidad del aire", afirma en Infosalus Jose Luis Gutiérrez, doctor en Ciencias Físicas y especialista en mediciones de radón. 

Hasta ahora en nuestro país se han llevado a cabo un total de 12.000 mediciones de este gas en inmuebles. 

Cómo bloquear la entrada de radón

Lo más conveniente es asegurar que una vivienda está libre de radón antes de adquirirla o mudarse a ella. 

Para saberlo, los expertos recomiendan, seguir los siguientes pasos:

Debes saber si estás en zona de riesgo de radón. Puedes consultar la áreas de nuestro país, en este mapa.

En caso afirmativo, lo aconsejable es exigir al constructor un certificado de responsabilidad que garantice que la casa cumplirá, como mínimo, los requisitos que establezca la ley. Preferiblemente que no se superen los 100 Bq/m3, tal y como recomienda la OMS.

Debes pedir que se incluya una cláusula en el contrato de compra-venta por la que el vendedor se comprometa a asumir los costes de las obras de remediación en caso de que el nivel de radón esté por encima de 100 Bq/m3.

Asegúrate de que el arquitecto tienen conocimiento de la problematica del radón y la capacitación adecuada.

Si se trata de una casa ya construida y adquirida, reducir la concentración elevada de radón en su interior conllevará muchos más que mejorar la ventilación. 

En estos casos se requiere realizar una obra para sellar grietas o incluir membranas antirradón entre otras posibles técnicas. De acuerdo a una información de 2019 de El País, una reforma de estas características puede tener un coste de entre 3.500 y 6.000 euros aunque existen subvenciones de hasta el 40% del total del coste de las intervenciones.

LEER TAMBIÉN: 5 sustancias tóxicas presentes en productos de uso común que pueden perjudicar tu salud

LEER TAMBIÉN: Este gráfico muestra qué le pasa a tu cuerpo al contagiarse con el COVID-19

LEER TAMBIÉN: El peligro de consumir bebidas energéticas en exceso: un joven bebía 4 latas al día durante 2 años y acabó en la UCI con múltiples síntomas

VER AHORA: El Black Friday del año del coronavirus: una antesala de las compras navideñas con un consumo contenido