Financiando nuestra propia extinción: el planeta gasta 1.600 millones de euros al año en subsidios que dañan el medio ambiente

Planeta en llamas

Getty Images

Nunca hasta la fecha el ser humano había vivido en un planeta con tan poca biodiversidad: una cuarta parte de las especies del mundo están en riesgo de desaparecer y la naturaleza acusa cada vez más el impacto del cambio climático, traducido en temperaturas extremas, deshielo, sequía, incendios y un aire cada vez más contaminado

En lugar de incentivar a través de estímulos fiscales y ayudas proyectos sostenibles y alineados con los recursos y ritmos naturales del planeta, un 2% del Producto Interior Bruto mundial se destina a ayudas dañinas para el planeta, que impulsan la aniquilación de la vida silvestre y el empeoramiento del calentamiento global. 

Así lo plasma un nuevo informe analizado por The Guardian y publicado en Earth Track, que eleva la factura anual en subvenciones perjudiciales para la naturaleza en 1.800 millones de dólares (unos 1.600 millones de euros). El estudio advierte que el ser humano está financiando su propia extinción. 

El apoyo gubernamental se opone diametralmente a los objetivos del Acuerdo de París y dificulta que los propósitos preliminares para revertir la pérdida de biodiversidad se cumplan. Se financia con dinero estatal la contaminación del agua, el hundimiento de la tierra o la deforestación para obtener pienso para la insostenible industria cárnica

Sus autores, expertos en materia de subsidios, ofrecen con el informe la primera evaluación intersectorial en más de una década.

Desglose de los subsidios anuales perjudiciales para el planeta, por sectores.

En lugar de apoyar la destrucción planetaria, los autores destacan que un alto porcentaje de esta elevada suma de dinero podría emplearse para la descarbonización de la economía global y una transición verde. 

Por eso, solicitan a los gobiernos erradicar las ayudas perjudiciales para la naturaleza para finales de la década en la reunión de biodiversidad Cop15 en China que tendrá lugar a finales de 2022. 

“Los subsidios dañinos deben redirigirse hacia la protección del clima y la naturaleza, en lugar de financiar nuestra propia extinción”, destaca Christiana Figueres, quien dirigía la convención de cambio climático de la ONU cuando se firmó el acuerdo de París. 

Sombrío siglo XXI: un estudio confirma que la sexta extinción masiva ya ha comenzado

Los sectores más beneficiados por estas subvenciones nocivas son la industria de los combustibles fósiles, el sector agrícola, el del agua y la silvicultura. No se pudieron obtener estimaciones para la industria minera, que causa miles de millones de daños a los ecosistemas cada años.

El estudio también encontró problemas de transparencia entre gobiernos y empresas beneficiarias, por lo que si los costes reales saliesen a la luz las cifras reales serían en realidad mucho más altas. 

Se necesitan 711.000 millones de dólares cada año para revertir la pérdida de la naturaleza para 2030

Sequía afecta Lagoa do Peixe en Tavares (Brasil).

The B Team y Business for Nature, que apoyaron la investigación se inclinan por fortalecer la reforma de los subsidios en esta década, un objetivo preliminar en el acuerdo de biodiversidad de la ONU. Eva Zabey, directora ejecutiva de Business for Nature, apostilla que las empresas pueden usar su influencia para solicitar un cambio.  

Otro estudio de la ONU publicado en 2021 concluyó que cerca del 90% de las ayudas concedidas a los agricultores cada año son dañinas, dañan la salud de las personas, alimentan la crisis climática, destruyen la naturaleza e impulsan la desigualdad al excluir a los pequeños agricultores.

"La redirección, la reutilización o la eliminación de subsidios podría contribuir de manera importante a desbloquear los 711.000 millones de dólares necesarios cada año para detener y revertir la pérdida de la naturaleza para 2030", pide Elizabeth Mrema, directora de biodiversidad de la ONU. 

Otros artículos interesantes:

Millones de ostras se han convertido en las mejores amigas de Nueva York contra las inundaciones, que han aumentado hasta un 247% por el cambio climático

Calor asesino, ciudades ahogadas, cultivos en declive y nuevas epidemias: el informe más detallado hasta la fecha revela cómo cambiará Europa por culpa del cambio climático

Te recomendamos