Pasar al contenido principal

17 trucos sencillos para evitar ganar peso que la gente practica en otros países

Los cocineros de sushi aplauden ante un trozo de un atún rojo de 222 kg en Tokio, el 5 de enero de 2013.
Los cocineros de sushi aplauden ante un trozo de un atún rojo de 222 kg en Tokio, el 5 de enero de 2013. Toru Hanai/Reuters

La dieta estadounidense ha cambiado drásticamente desde la década de 1970, lo cual ha tenido repercusión en todo el mundo debido a la hegemonía política y cultural del país.

El tamaño de las porciones, desde un panecillo hasta una rebanada de pizza, ha aumentado hasta en un 138%. Los estadounidenses ahora comen mucho más pollo que en 1975, pero menos carne en general. En 2014, la gente comenzó a gastar más dinero en comer fuera de casa que en comer en casa por primera vez en la historia de Estados Unidos, según el Department of Agriculture.

La dieta y las tendencias de pérdida de peso también han cambiado: mientras que los estadounidenses solían optar por alimentos bajos en grasa, el azúcar ha escalado posiciones hasta pasar a ser el principal culpable del aumento de peso. También hay un énfasis creciente en los menús de alimentación a base de plantas, aunque algunas personas que hacen dieta todavía cuentan calorías o desechan grupos enteros de alimentos.

En España los hábitos también han ido cambiando y la dieta mediterránea ha sido sustituida por otras menos saludables, lo cual ha generado una epidemia de obesidad sin precedentes. El 25% de la población española es obesa o tiene problemas de sobrepeso, según un estudio publicado el 2016 por un grupo de investigadores del Imperal College de Londres en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En otros países del mundo, las personas adoptan diferentes enfoques para una alimentación saludable. En Argentina, mucha gente bebe té de yerba mate que suprime el apetito, mientras que los etíopes mordisquean pan hecho a base de un grano rico en minerales y lleno de proteínas llamado "tef".

He aquí algunas de las formas más inteligentes y sorprendentes en que la gente de todo el mundo se mantiene en forma y saciada sin sacrificar el sabor.


Japón tiene una de las expectativas de vida más altas del mundo, que se sitúa en los 83,7 años, lo cual probablemente esté relacionado con su alimentación.

Japan boasts one of highest life expectancies in the world — 83.7 years — and it probably has to do with the way the Japanese eat.
Elderly people exercise on Japan's 'Respect for the Aged Day.' More than a quarter of Japan's population is over 65. Yuya Shino/Getty Images Yuya Shino/Getty Images

Fuente: Business Insider


Algunos japoneses siguen una enseñanza confuciana llamada "hara hachi bu", que significa que comen hasta que su vientre está al 80% lleno, no al 100%.

Some Japanese people abide by a Confucian teaching called "hara hachi bu," which means they eat until their belly is 80% full, not 100%.

Los habitantes de Okinawa han sido históricamente algunas de las personas más saludables y libres de enfermedades del mundo. Los investigadores hicieron un seguimiento de más de 900 personas de esta localidad que superaron los 100 años de edad y descubrieron que sus arterias seguían siendo jóvenes y estaban limpias hasta la vejez. Esos ancianos japoneses tenían un riesgo mucho menor de desarrollar enfermedad cardiaca coronaria o de sufrir apoplejías.Pero ese paradigma saludable está empezando a cambiar a medida que más alimentos occidentales se filtran en la dieta de Okinawa.

Te puede interesar