17 trucos para tener la casa ordenada sin esfuerzo

Escena de la película 'Mary Poppins' (1964).
Escena de la película 'Mary Poppins' (1964).
  • Si no eres un amante de la limpieza y el orden, la pereza hará que con el tiempo todo acabe acumulándose y creando sensación de caos.
  • Con estos trucos fáciles conseguirás que tu casa esté siempre ordenada sin apenas tiempo ni esfuerzo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

No hace falta ser un gurú del orden como Marie Kondo para que tu casa esté ordenada.

El problema es que cuando eres de los que te da pereza ordenar, al final del día todo se va acumulando y poco a poco se genera el caos. 

Entre unas cosas y otras, vas retrasando poner cada cosa en su sitio y llega un día en el que tienes no te quedará más remedio que hacerlo todo de golpe porque la situación ya es insostenible. Ese día te darás tal paliza ordenando que odiarás el proceso. Y ahí entras en un círculo vicioso, ya que nunca te apetecerá repetirlo. 

Volverás a acumular desorden y a tener que planificar otro gran día agotador. Quién fuera Mary Poppins...

Deja de martirizarte con que ordenar es un proceso aburrido y tedioso y busca la manera de convertirlo en algo sencillo

13 trucos para organizar tu espacio de trabajo que pueden disparar tu productividad

Por eso, aquí tienes 17 trucos fáciles que harán que tu casa esté ordenada sin apenas esfuerzo.

#1. Tira lo que no necesites

La regla número 1 para mantener la casa ordenada es deshacerte de lo innecesario.

Para tener la casa ordenada es necesario tirar todo aquello que no necesitas porque seguro que tu espacio es limitado. No hace falta dedicar un día entero a eliminar todo lo que te sobra, pero sí que deberías hacer este tipo de limpieza regularmente.

Elimina todos esos trastos que ni te gustan ni utilizas y ganarás espacio y agilizarás la limpieza y el orden. 

#2. Dedica 5 minutos por la noche o por la mañana

Antes de irte a dormir o antes de irte a trabajar por las mañanas, dedica 5 minutos a despejar mesas, tirar la basura, quitar la ropa de las sillas, etc. 

Conseguirás que tu casa esté ordenada sin que te des cuenta. 

#3. La cama siempre hecha

Además de que ayuda a empezar el día sintiéndose productivo, tener la cama hecha marca una gran diferencia a la hora de percibir cómo está la casa, ya que automáticamente hace que la habitación parezca menos desordenada.

Estirar y colocar bien las sábanas o el edredón te llevará menos de 5 minutos y la sensación de llegar a casa tras una larga jornada y ver la cama hecha te dará una mejor sensación que si se hubiese quedado igual que cuando te levantaste.

#4. Arregla el sofá

Al igual que hacer la cama, recolocar los cojines y mantas del sofá, además de dejar libre la mesa de centro, no cuesta casi nada y da sensación de orden. 

#5. Mantén las encimeras despejadas

Una de las cosas que tienen mayor impacto visual para notar que el espacio está ordenado es recoger y despejar las superficies horizontales: el suelo, la mesa, el aparador de la entrada...

Lo mismo ocurre en la cocina. Lo ideal es que sobre la encima solo esté lo imprescindible y el resto debe estar guardado. 

#6. No seas la única persona que recoge

Todos los que vivan bajo el mismo techo deben estar implicados en recoger la casa. De lo contrario, te darás una paliza ordenando y dejando todo en su sitio en vano, pues pronto otra persona lo desordenará o guardará las cosas en el lugar equivocado. 

No te olvides de implicar a los más pequeños de la casa con tareas sencillas como recoger los juguetes.

#7. Ten un lugar donde vaciar tus bolsillos 

Aunque Marie Kondo diría que siempre que se vacía un bolso o los bolsillos hay que dejar cada objeto en su lugar, no todos los días vas a tener el tiempo para guardar cada cosa en su sitio.

Para no tirar por la borda el orden en tu casa, una solución es poner en la entrada de la casa o de cada habitación un lugar donde dejar de forma temporal las cosas a la espera de colocarlas. 

#8. Cuidado con las perchas

Las perchas en la pared pueden ayudar a mantener el orden, pero si en ellas se acumulan montañas de abrigos, bufandas y bolsos, el remedio habrá sido peor que la enfermedad.

Creará una sensación de caos que solo eliminarás si reduces el número de perchas y cuelgas solo las prendas de uso frecuente.

#9. Recoge bien después de cada comida

Vale que una cama deshecha da sensación de desorden, pero no hay nada peor que entrar en la cocina y ver el fregadero lleno de sartenes, platos y cacerolas con restos de comida.

No dejes que se apilen y lávalos (o mételos en el lavavajillas en caso de tener uno) nada más acabes de comer. 

Al principio puede dar pereza, pero lo agradecerás cuando entres a preparar la siguiente comida a una cocina en orden.

#10. Sal de una habitación siempre con algo en la mano

Antes de irte de una habitación, echa un vistazo rápido para ver si puedes llevarte de allí algo que esté fuera de lugar. Si algo no está en su sitio, no lo dejes para después y no se te acumularán las cosas. Ponlo enseguida en su lugar y de este modo tan sencillo, irás poniendo freno al desorden.

#11. Los zapatos hay que guardarlos

Tener en la entrada un zapatero te ayudará con la rutina de quitarte los zapatos al entrar en casa, dejándolos recogidos. 

En lugar de ir acumulándolos, destínales un lugar específico y nada más llegar a casa, guarda el par que llevabas puesto en su sitio.

#12. Pon a lavar la ropa

Cuando llegues a casa y te quites la ropa, no la dejes tirada en cualquier sitio. En vez de tirarla al suelo o colgada en el baño porque te has ido a duchar, llévala directamente al cesto de la ropa sucia o ponla a lavar. 

#13. Dobla la ropa después de tenderla

También es muy común recoger la ropa limpia del tendedero o de la secadora y amontonarla para doblarla más tarde, con lo cual vuelves a tener una doble tarea y un foco visual de desorden. 

Si consigues doblarla bien, seguro que además evitarás tener que planchar alguna que otra prenda y las piezas que tengas que planchar se arrugarán mucho menos y las tendrás listas con menos pasadas.

#14. Olvídate de las montañas de ropa

No hace falta explicar con detalle lo que 'la silla de la ropa' es para que sepas a qué nos referimos. 

Si buscas que tu casa esté limpia y recogida di adiós a las montañas de ropa, porque antes o después vas a tener que recogerlas y mientras tanto solo habrás conseguido que den sensación de desorden. 

#15. Haz lo mismo con los papeles

Busca soluciones para guardar los diferentes papeles que se acumulan en puntos concretos de tu casa (como esas facturas y recibos que ven los días pasar en el aparador de la entrada).

Otro consejo es digitalizar al máximo todos estos papeles para ahorrar espacio. 

#16. Busca un sitio para cada cosa

Si no le das un lugar a cada cosa, difícilmente vas a poder guardarlas en su sitio. Eso hace que, al ordenar, esos objetos pasen de un lugar a otro. Y que cuando los necesites, no sepas dónde tienes que ir a buscarlos.

#17. Despeja la zona de trabajo

Si trabajas desde casa, dedica unos minutos al final de tu jornada laboral a despejar el escritorio de papeles y otros elementos. Un truco es tener junto al escritorio una cajonera donde puedas guardar todas las cosas en lugar de tenerlas a la vista. 

Los cables también porque crean sensación de caos y desaliño. Para dejar recogidos cables y cargadores, puedes poner organizadores que los oculten y los mantengan juntos.

LEER TAMBIÉN: 3 útiles consejos de Marie Kondo y 'La magia del orden' para todo el mundo

LEER TAMBIÉN: Así se asemeja la estrategia de Marie Kondo para organizar y ordenar las cosas con la de los ingenieros de Toyota

LEER TAMBIÉN: No guardes la leche y los huevos en la puerta de la nevera: así debes ordenar tu frigorífico según una experta

VER AHORA: Por qué regalamos en San Valentín: el origen de la tradición más romántica