Pasar al contenido principal

2 motivos que explican por qué el precio del café se encuentra en niveles no vistos desde 2004 y que aventuran su evolución

Andrew Shoben, fundador de Tail Company, tomando café con la CEO, Char Shoben.
Andrew Shoben, fundador de Tail Company, tomando café con la CEO, Char Shoben. REUTERS/George Sargent
  • El precio del café cotiza en la actualidad a su nivel más bajo desde el año 2004.
  • El problema del exceso de oferta de Brasil y Vietnam es una de las principales causas de que este producto haya descendido tanto en los últimos años.
  • Otro de los factores que han impulsado su precio a la baja es el gran control empresarial que aglutina el sector.

El precio del café se encuentra en el ojo del huracán desde hace varios años. Pese al rebote fulgurante que presentó en el mes de octubre, y que llevó a algún analista a pensar que su ciclo bajista había acabado, los descensos volvieron a acontecer. Tanto que esta materia prima cotiza en la actualidad a su nivel más bajo desde el año 2004. Un descenso que ha respondido a distintas razones. 

El café ha perdido la mitad de su valor desde 2014. De ahí a que muchos analistas cuestionen qué ha podido suceder y si esta tendencia se puede mantener así de cara al futuro. La industria del café genera anualmente 250.000 millones de dólares, unos números realmente a tener en cuenta. La realidad es que hay muchas incertidumbres que pueden hacer que su precio siga inestable de cara al futuro.

Precio del Café en los últimos 10 años
Nasdaq.com

El problema del exceso de oferta

Le pasó al petróleo y también le está sucediendo a este producto que es altamente consumido a lo largo del planeta. Uno de sus principales problemas es el exceso de oferta mundial, en gran parte debido al productor de café más importante del mundo, Brasil, que registró una cosecha récord en 2018 con otro gran rendimiento esperado en 2019. La caída está teniendo un gran impacto en el café arábica, ya que es uno de los los productos con peor desempeño en el último año. 

En este sentido, el problema de un exceso de oferta no es fácil de remediar. Incluso los países que luchan por producir siguen cosechando éxitos debido a la prodigiosa producción brasileña. Y para los agricultores, no es tan simple como cambiar los cultivos. Las plantas del café tardan años en crecer para producir a años vista

Para cambiar los cultivos, los agricultores tendrían que arrancar los cafetos, inutilizando todo el trabajo que han hecho para que los árboles produzcan, así como eliminar cualquier posibilidad de beneficios cuando el precio rebote. Hay un atasco sustancial.

Leer más: Dos de los bancos de inversión más importantes de Estados Unidos se fijan en India como el mejor país para invertir en la actualidad y explican por qué

Asimismo, esta sobreoferta también llega de la mano de otro de los principales productores, que es Vietnam. Y es que el país asiático está impulsando el crecimiento del café especial en un esfuerzo por elevar la calidad del producto y el valor de exportación de café del país.

El país tiene alrededor de 664.000 hectáreas de plantaciones de café. Exporta a 80 países y regiones en todo el mundo por más de 3.000 millones de dólares anuales, lo que representa el 14% de la cuota de mercado global y el 10,4% del valor de exportación de todo el planeta. Con todo, solo el 7% de los productos de café vietnamitas exportados son procesados.

Un mercado reducido

Otro de los motivos de la situación de los precios del café es que pertenece a un mercado mucho más reducido de lo que puede parecer en primera instancia. Esto se debe a que hay pocas compañías que tienen el control del conjunto del mercado. Entre otras cosas, la concentración corporativa redujo la actividad y el volumen que tenía años atrás. 

La mayor parte de estas empresas se han establecido en Suiza para ejercer su hegemonía. Eso provoca que los precios de esta materia prima los terminen fijando estas firmas desde su posición privilegiada, como sucede con los países con más peso dentro de la OPEP en el mercado del petróleo.

Así las cosas, la situación de los precios del café inamoviblemente bajos no va a desaparecer, al menos no en el corto plazo, según estima el consenso de mercado. Por su parte, el SCA está invirtiendo en su Iniciativa de Respuesta a la Crisis del Precio del Café para ayudar a encontrar maneras de aumentar los niveles artificialmente bajos. Pero por ahora, los futuros del café siguen desplomados.
 

Te puede interesar