Pasar al contenido principal

20 trucos para ahorrar en 2019 que sí funcionan de verdad

Trucos para ahorrar dinero en 2019
Free Photos / Pixabay
  • Fijar objetivos, distinguir entre gastos necesarios o superfluos, o realizar aportaciones periódicas, entre las claves.
  • La hucha digital, una herramienta que permite 'hacer colchón'.
  • Apenas 1 de 10 españoles tiene capacidad real para meter dinero en la hucha.

Con la llegada del fin de año resulta habitual echar la vista atrás para hacer repaso de los episodios vividos. De la misma manera, ese momento suele ser también el elegido para plantearse nuevos propósitos, viejos anhelos, objetivos nunca cumplidos. Aprender otro idioma, apuntarse al gimnasio y por qué no, ahorrar. Sea racionalizando o moderando gastos, sea diversificando y/o aumentando los ingresos.

'Cada maestrillo tiene su librillo' en esta tarea y hay consejos que se han convertido en todo un clásico o, por el contrario, son más novedosos. Si funcionan, y el peaje que pagas por lograr la meta es aceptable, son bienvenidos.

Tomando esa filosofía como referencia, vamos a darte nuestra receta: aquí van 20 trucos para ahorrar en 2019.

  1. ¿Qué parte de tus finanzas personales no acaba de convencerte? Cuando algo funciona, en principio, mejor dejarlo tal y como está. Aunque siempre puedes tener la legítima aspiración de mejorar, por supuesto. Si deseas ahorrar, es porque algún punto de tu economía puede ir a más. Así que lo ideal es que analices tu situación y saques conclusiones, aunque, si has llegado hasta aquí, seguramente ya tienes la decisión tomada de gastar menos o de ganar más.
  2. Fija un objetivo. ¿Quieres reservar una cantidad de dinero por alguna razón en concreto? ¿Quizá un viaje en pareja, unas vacaciones en familia o por el simple hecho de ahorrar? Ir acumulando capital resulta más sencillo si tienes en mente un destino, que no tiene por qué ser físico, que si, en cambio, no hay nada concreto que justifique el esfuerzo.
  3. Planifica tu vida financiera, poniendo especial atención en los ingresos y los gastos. Si no te organizas, será complicado que cumplas el fin que te has propuesto.
  4. ¿Qué afecta más a tu cartera? Como derivada obvia del aspecto precedente, debes identificar en qué se te escapa el dinero.
  5. ¿Gasto básico o innecesario? Aunque cada cual debe determinar hasta dónde quiere llegar al ahorrar, no resulta recomendable que esa actividad se convierta en una cruzada contra el gasto que no te deje disfrutar de la vida, salvo que realmente estés en una situación de necesidad acuciante y no tengas otra opción. La cuestión que sí debe estar clara es qué dispendios son necesarios y cuáles son superfluos para recortar y gestionar con cabeza los segundos.
  6. Empieza a ahorrar cuanto antes, desde ya si te resulta posible. A pesar de que el montante te parezca ridículo, el primer paso es importante. Al igual que ocurre en el punto anterior, los estímulos para ahorrar son básicos, imprescindibles.
  7. Intenta apartar capital de manera periódica. Es más, de nuevo, si entra dentro de tus posibilidades, que sea un ahorro automático. En ese sentido, puede que crear una hucha digital a través de la página web de tu banco o de una aplicación que te permita la misma operación te resulte práctico. La clave reside en que no tengas que tomar la decisión cada mes, sino que la aportación fija esté automatizada para que, sin ni siquiera pensarlo, ya estés ahorrando. De esa forma, ni se te olvidará ni resultará tan probable que caigas en la tentación de dedicar ese dinero a otros menesteres. A pesar de que te parezca que te estás 'haciendo trampas al solitario', ahorrar tiene una evidente implicación psicológica.
  8. Ojo con la cesta de la compra. Bajando a un plano más mundano, también hay que poner el foco en los desembolsos habituales. La obligada visita al supermercado es uno de ellos. Una vez en él, mejor marcas blancas que las que tienen 'apellido', los productos de temporada son más baratos y lo mismo sucede con los súper on line.
  9. Los suministros del hogar: electricidad, agua, gas, etc. Te aconsejamos que revises la potencia que tienes contratada, usa los electrodomésticos de manera eficiente, revisa si puedes acogerte al bono social eléctrico o para la calefacción, ajusta el termostato y plantéate instalar reguladores de caudal. Además, aquí te descubrimos con cuál ahorrarás más, con la tarifa de luz libre o la regulada.
  10. Internet y telefonía también se incluyen hoy en día en el tipo de gasto anterior. La ventaja de la competencia salvaje que hay en este sector es que las ofertas se multiplican y se suceden en el tiempo.
  11. Los comparadores de Internet, un aliado para el consumidor. Estas herramientas pueden aplicarse tanto para el apartado precedente como para otros dispendios: los seguros, los viajes o hasta los productos bancarios. Descubre aquí 10 claves para usar la tarjeta de crédito en el extranjero y pagar menos comisiones. Estas tasas, por cierto, difieren considerablemente de una entidad financiera respecto a otra, es decir, que si eliges adecuadamente, conseguirás ahorrar.
  12. A pesar de que sea evidente, contrata lo que realmente necesites en datos de telefonía, en Internet, en televisión, en potencia energética, en seguros, en tarjetas bancarias, etc.
  13. Si te sientes más cómodo fuera del mundo online, tú mismo puedes analizar lo que ofrecen unos y otros. Una de las claves para ahorrar es comparar en todos los sectores, productos y mercados.
  14. Aprovecha las rebajas para adquirir ropa o material escolar en la vuelta al cole.
  15. Existen numerosos y variados trucos para ahorrar al utilizar el coche, como conducir con marchas largas, respetar los límites de velocidad o llevar a cabo el mantenimiento en los momentos recomendados por el fabricante.
  16. De la misma manera, puedes compartir vehículo, sea para desplazamientos cortos -los habituales- o de larga distancia, es decir, los viajes.
  17. Más económico es el transporte público o, incluso, andar -y también sano-, si es que tu modus vivendi te lo permite.
  18. Dependiendo de tu situación familiar, de la importancia que le concedas a tu privacidad, del régimen en el que vivas (propiedad, pagando una renta, compartiendo piso...) y de las características de tu vivienda, puedes alquilar una habitación o tu plaza de garaje para obtener un dinero extra.
  19. Si quieres ahorrar, ¿por qué no incrementar los ingresos en vez de recortar gastos? Puedes, por ejemplo, realizar trabajos esporádicos.
  20. ¿Por qué no invertir? Ahorrar es recomendable, sin duda, por lo que pueda traer el futuro. Sin embargo, el dinero que se mantiene estático no produce nada. La respuesta más recurrente a ese argumento es que el capital inmovilizado tampoco corre riesgos. Aun siendo ambas afirmaciones verdaderas, como casi todo en esta vida, hay un punto intermedio: las inversiones de bajo riesgo, por ejemplo, en carteras de renta fija diversificadas. Aunque, desde luego, la inversión 100% segura no existe y hasta la renta fija tiene varios riesgos que aquí te explicamos. Con todo, si apuestas por 'el caballo' adecuado, para lo cual puedes apoyarte en asesoramiento especializado, tu esfuerzo ahorrador será menor al invertir y el dinero será el que trabaje por ti.

Si, a pesar de estos 20 trucos para ahorrar en 2019, te sigue costando lograrlo, te aconsejamos que le des a ello una importancia relativa, dado que no es una actividad sencilla. Para que te sitúes, sólo 4 de los 47 millones de españoles tienen capacidad real para ahorrar, poco más de 1 de cada 10, según los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).

Te puede interesar

Lo más popular