Pasar al contenido principal

El año pasado se vendió un millón menos de impresoras en Europa Occidental y la tendencia irá a peor, según los expertos

Una impresora inalámbrica puede evitar imprevistos
Una impresora inalámbrica puede evitar imprevistos FabrikaSimf/Shutterstock
  • Las ventas de impresoras se desplomaron durante 2018 en Europa Occidental, con un descenso del 5,3% en el número de equipos comercializados.
  • Los dispositivos de inyección de tinta son los que más sufren el desapego del papel en favor de los soportes digitales, aunque los equipos láser también están sufriendo su particular reestructuración.
  • España no es ajena a esta crisis del mercado de impresión, con una caída de las ventas del 4,5% durante el pasado año.

Malas noticias para el mercado de impresión en el Viejo Continente. A tenor de los datos que ha facilitado la firma de análisis IDC, las ventas de impresoras en Europa Occidental cayeron un 6,9% en el último trimestre de 2018 respecto al mismo período del año anterior. Con estos decepcionantes resultados, el global del año se queda con una caída del 5,3% en el número de equipos comercializados.

Porcentajes que, si los aterrizamos en cifras concretas, reflejan que se dejó de vender más de un millón de impresoras durante el pasado curso, con lo que el mercado se tuvo que contentar con 20 millones de equipos vendidos en el Viejo Continente.

Los dispositivos de inyección de tinta son los que peor comportamiento están teniendo en los últimos tiempos. En el cuarto trimestre de 2018 -que comprende la siempre dinámica campaña navideña-, las impresoras con esta tecnología sufrieron una caída en sus ventas del 8,8%.

Por su parte, los equipos láser se siguieron comercializando a buen ritmo, pero con precios más económicos. ¿La causa? Una progresiva transición de impresoras a color a sistemas monocromáticos, más económicos. No en vano, los dispositivos A4 en blanco y negro vieron aumentar sus ventas un 1,7%, por la caída del 4,8% que experimentaron sus homólogos a todo color.

Leer más: Así funciona la impresora 3D que unos suecos usan para ‘fabricar’ órganos y cánceres

En el caso particular de España, el mercado patrio no es ajeno a la crisis general de la impresión, con una caída del 1,6% en el último trimestre del año, que no es nada al lado del descenso del 4,5% que acumuló este segmento de negocio en todo 2018.

Lo peor de todo esto es que la clara tendencia negativa para el mercado de impresión continuará en los próximos años. "La contracción en los mercados de copias impresas está claramente en evidencia, ya que muchas organizaciones están evolucionando sus procesos comerciales de papel a digital", indican los analistas de IDC. 

Te puede interesar