Los jubilados no recibirán la ‘paguilla de enero’ en 2021 porque el IPC es inferior a la subida sus pensiones

Una mujer sola celera su 80 cumpleaños.

gettyimages

  • En 2020, la ‘paguilla de enero’ fue de 13 euros. Es una compensación que reciben los pensionistas cuando el IPC crece por encima del incremento de sus pensiones.
  • Las pensiones subieron un 0,9 % en 2020 (igual que lo harán en 2021) y la tasa interanual del IPC está en un -0,8 %, después de ocho meses seguidos en negativo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En enero de 2020, el Gobierno de España subió las pensiones un 0,9 %, haciendo que estas fueran anejas al Índice de Precios al Consumo (IPC). En 2021 crecerán en la misma medida. Además, a principios de año también se anunció que la previsión para el IPC en 2020 sería de un aumento del 0,9 %. Y se comprometió, el Ejecutivo, a compensar la desviación si, finalmente, la inflación era más alta. Eso no ha sucedido, por lo tanto, los jubilados se quedarán sin la conocida como ‘paguilla de enero’.

Esta mini paga extra, que en 2019 fue de algo más de 13 euros, se les da a los pensionistas cuando el crecimiento del IPC es superior al incremento de las pensiones (el cual se establece con base en la previsión). Ergo, si la inflación se hubiera situado por encima del 0,9 %, los jubilados cobrarían la pequeña paga extra en enero. 

Según las últimas informaciones dadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa interanual del IPC se sitúa en el -0,8 %. Y eso que en noviembre aumentó un 0,2 % respecto a octubre. Insuficiente, empero, para compensar la caída que el IPC lleva acumulando desde principios de año.

Ocho meses seguidos con IPC negativo, desde abril

La pérdida de la ‘paguilla de enero’ no supondrá ninguna tragedia para el bolsillo de los pensionistas que, este año, han visto acrecentado su poder adquisitivo. No sólo por el aumento de las pensiones, sino también (como todos los españoles) por la bajada de los precios. 

El IPC cerró enero de 2020 con un descenso del 1 % respecto al último mes del año anterior. Sin embargo, la tasa anual se mantenía en positivo, concretamente en el 1,1 %. Llegaron entonces dos caídas consecutivas: febrero (-0,1 %) y marzo (-0,4 %). Con la subida del 0,3 % en abril la tasa interanual era del -0,7 %. 

Desde abril ha habido meses de subidas –siempre respecto al mes anterior–: junio (0,5 %), septiembre (0,2 %), octubre (0,5 %) y noviembre (0,2 %); de quedarse inamovible: mayo y agosto; y de decrementos: julio (-0,9 %). 

La que no ha sido capaz de salir de la senda de la negatividad es la tasa interanual: -0,9 % en mayo, junio (-0,3 %), julio (-0,6 %), agosto (-0,5 %), septiembre (-0,4 %), octubre (-0,8 %) y noviembre (-0,8 %).

Por establecer una comparación con los meses de noviembre de los años anteriores, en los que, en algunos casos, como 2019, los pensionistas sí cobraron su ‘paguilla de enero’, la tasa interanual en el undécimo mes del pasado año era del 0,4 %; del 1,7 % en noviembre de 2018; 1,7 % también en 2017; 0,7 % en 2016, y -0,3 % en 2015.

LEER TAMBIÉN: Cuánto más vas a cobrar tras la subida de las pensiones contributivas en 2021

LEER TAMBIÉN: 4 métodos tradicionales para invertir pensando en tu jubilación y evitar el efecto inflación

LEER TAMBIÉN: Más de tres millones de pensionistas reciben prestaciones por debajo del umbral de la pobreza

VER AHORA: Tiempo para el 'rally' de Navidad en bolsa: los expertos dudan de si las alzas de noviembre pueden dificultar las subidas de final de año en los índices