Pasar al contenido principal

21 trucos psicológicos para tener éxito en una entrevista de trabajo

Joven asiática
Hazte a ti mismo más competitivo y contratable Strelka Institute for Media, Architecture and Design/Flickr

Aunque en el momento pueden parecer unos gigantes inalcanzables, la verdad es que los entrevistadores son personas normales, como tú.

Eso significa que son susceptibles a las mismas preferencias psicológicas e inclinaciones cognitivas que afectan al resto de la gente. Algunas modificaciones en la forma de hablar y comportarte pueden hacerte parecer más competente y "contratable" a sus ojos.

Con este objetivo en mente, hemos seleccionado una lista de estrategias para forjar una conexión con el entrevistador e incrementar tus probabilidades de hacerte con el trabajo.

Relojes
Albert Gea/Reuters

1. Programa tu entrevista para las 10:30 de un martes

Según Glassdoor, el mejor momento para programar una entrevista es aquel que es mejor para el entrevistador, no para ti.

Así que si desde recursos humanos te ofrecen flexibilidad a la hora de elegir el momento de la entrevista, quédate con el martes a las 10:30. Es el momento en el que probablemente el entrevistador estará más relajado.

En general, deberías evitar las reuniones a primera hora de la mañana porque seguramente el entrevistador estará preocupado con todas las cosas que tiene que hacer a lo largo del día. También puede que quieras evitar encontrarte con él a última hora de la jornada laboral, ya que puede estar pensando en todo lo que debe hacer en casa.

Luchadores
Wikipedia Commons

Wikimedia Commons

2. No hagas entrevistas el mismo día que otros candidatos muy competitivos

Una investigación sugiere que los entrevistadores basan sus valoraciones en relación a los candidatos que han entrevistado ese día.

Un estudio de la Universidad de Pensilvania y de Harvard descubrió que los candidatos entrevistados al final de un día con un nivel muy alto fueron considerados peores que aquellos que entraron a la entrevista tras varios candidatos poco aptos para el puerto.

No está claro si es un fenómeno involuntario o si los entrevistadores  dan a los últimos en llegar puntuaciones mayores o menores para que sus jefes no piensen que le dan la misma a todos los candidatos.

En cualquier caso, si sabes de antemano quién hará la entrevista y cuándo, elige entrar después de los candidatos peor cualificados.

Actriz sonriente
Reuters/Mario Anzuoni

3. Combina el color de tu ropa con la imagen que quieres ofrecer

Una encuesta de CareersBuilder entre managers de contratación y empleados de recursos humanos descubrió que el color de la ropa provoca una impresión determinada.

El 23% de los entrevistados recomienza vestir de azul, que sugiere que el candidato es bueno trabajando en equipo. El 15% recomienda negro, que transmite dotes para el liderazgo.

Mientras tanto, el 25% dijo que el peor color es el naranja, que transmite poca profesionalidad por parte del candidato.

Esto es lo que indican otros colores:

  • Gris: lógico / analítico
  • Blanco: organizado
  • Marrón: de confianza
  • Rojo: carácter
Chico joven hombre mayor
Jacob Botter/flickr

4. Adapta tus respuestas a la edad del entrevistador

Puedes aprender mucho -aunque no todo- sobre tu entrevistador y lo que quieres oír dependiendo de la generación a la que pertenezca.

En su libro "Crazy Good Interviewing", John B. Molidor y Barbara Parus escriben que debes comportarte de forma distinta dependiendo de la generación de tu entrevistador. Este es el desglose de sus consejos para tener éxito en una entrevista de trabajo:

  • Generación Y (entre 20 y 30): lleva muestras visuales de tu trabajo y subraya tus habilidades para hacer varias cosas a la vez.
  • Generación X (entre 30 y 50): haz énfasis en tu creatividad y menciona cómo de bien te afecta el equilibrio entre vida y trabajo.
  • Baby Boomers (entre 50 y 70): prueba que saber trabajar duro y demuestra respeto por todo lo que han conseguido.
  • La generación silenciosa (entre 70 y 90): menciona tu lealtad e implicación en anteriores trabajos.
Manos
Business Insider

5. Mantén las palmas de las manos abiertas o entrecrúzalas

Según Molidor y Parus, los movimientos de tus manos contribuyen a la impresión que causas en una entrevista de trabajo.

Mostrar las palmas de tus manos es una muestra de sinceridad, mientras que presionar unos dedos contra otros entrecruzándolos indica confianza.

Por otra parte, no debes mantener tus palmas hacia abajo, ya que transmite cierto deseo de dominar completamente la situación. También debes evitar esconderlas bajo la mesa para que no parezca que tienes algo que ocultar; tamborilear los dedos, síntoma de impaciencia; cruzar los brazos, decepción; y movimientos bruscos con las manos, que pueden distraer.

Gemelas Olsen
Stephen Lovekin/Getty Images

6. Encuentra algo en común con tu entrevistador

Según la "hipótesis de la atracción y similaridad", nos suelen gustar las personas con actitudes parecidas a las nuestra.

Así que si sabes que a tu entrevistador también le gusta la gente que se implica en trabajos para la comunidad, prueba a introducir este tema de conversación.

Barack Obama
Wikipedia Commons

Wikimedia Commons

7. Imita el lenguaje corporal del entrevistador

El "efecto camaleón" es un fenómeno psicológico que describe cómo la gente suele mostrar más atracción hacia las personas que tienen un lenguaje corporal parecido al suyo.

Patti Wood, experta en lenguaje corporal, dice que debería ser algo como "bailar" con la otra persona. De otra forma parece que no te interesa lo que está diciendo, que no sabes trabajar en equipo o incluso que estás mintiendo.

Así que si tu entrevistador se inclina hacia adelante y pone las manos en la mesa, siéntete libre para hacer lo mismo. Las probabilidades de que se dé cuenta de que le imitas son pocas.

Chica sonriente
Eloise L/Flickr

8. Halaga al entrevistador y a la organización sin parecer arrogante

En un estudio de la Universidad de Washington y la de Florida citado en PsyBlog, los investigadores explican que los estudiantes que congenian con sus entrevistadores -sin hablar demasiado ni demasiado bien de sí mismos- tienen más probabilidades de conseguir el trabajo. Esto es porque estos estudiantes aparentan encajar mejor en la compañía.

Específicamente, los estudiantes que halagan a la organización e indican su entusiasmo ante la oportunidad de trabajar en la empresa, y también los que halagan al entrevistador.

Japoneses saludando
Getty Images/Junko Kimura

9. Muestra confianza y deferencia

El éxito en los negocios es cuestión de competición y cooperación, comentan Adam Galinsky y Maurice Schweitzer, los dos profesores de empresariales que escribieron el libro "Amigo y enemigo".

En una entrevista de trabajo, eso significa mostrar deferencia hacia el entrevistador, mostrando a la vez confianza en ti mismo. Una forma de hacerlo es decir algo como "Me gusta tu trabajo en [el área que sea]. Me recuerda a mi trabajo en [el área que toque]".

Tienes confianza en lo que haces y tomas la iniciativa en la conversación, pero también muestras respeto al admitir que admiras su trabajo.

Gesto de manos
Flickr/ Funk Dooby

10. Sé sincero a la hora de enumerar tus carencias

En una entrevista de trabajo es muy importante saber qué preguntas hacer y saber cómo responder a las preguntas del entrevistador.

A la hora de responder a la pregunta "¿Cuáles son tus mayores carencias?" tu reacción inicial puede ser tejer una respuesta estratégica para acabar enfatizando tus fortalezas. Por ejemplo, puedes decir "soy perfeccionista" o "trabajo demasiado".

Sin embargo, un estudio de la Harvard Business School sugiera que presumir escondiéndote tras una queja puede ser eliminatorio en una entrevista. Es más sabio decir algo auténtico como "No siempre me organizo bien", ya que suena mucho más honesto y puede hacer que tu entrevistador quede más satisfecho.

De forma interesante, un estudio de 2016 de la Brown University descubrió que fanfarronear puede ser más útil en unos contextos que en otros. Cuando presumes de lo responsable que eres, por ejemplo, no hay evidencia que sugiera que no lo eres.

Por ejemplo, si la recomendación de tu último jefe dice que no eres irresponsable, puedes quedar en mal lugar por haber dicho lo contrario.

Mujer fuerte
PROSabine Mondestin en Flickr

11. Prepárate para sentirte poderoso

Cada vez más investigaciones sugieren que puedes fácilmente prepararte para sentirte y parecer más poderoso en una situación relacionada con el mundo laboral y los negocios.

En un estudio realizado por la Universidad de Nueva York y Columbia, los participantes que escribieron sobre la época en la que tomaban decisiones sobre los demás tenían más probabilidades de ser citados como influyentes a la hora de hacer trabajos en grupo. La sensación de mantenía hasta dos días después. Puedes emplear la misma estrategia en una entrevista: antes de entrar, escribe algunas notas sobre algún momento en el que hayas actuado como un líder.

Persona joven dando clases
Strelka Institute for Media, Architecture and Design/flickr

12. Habla de forma muy expresiva

Si quieres parecer inteligente, evita hablar de forma monótona.

Según Leonard Mlodinow, autor de "Subliminal: cómo tu mente inconsciente dicta tu comportamiento":

  • "Si dos personas personas dicen exactamente lo mismo pero una lo hace un poco más alto y más rápido, con menos pausas y más variaciones en su volumen, ésta será considerada más enérgica e inteligente".
  • "El discurso expresivo, con modulaciones en tono y volumen, además de pausas mínimas, aumenta la credibilidad y transmite una sensación de inteligencia".

En Inc.com, Geoffrey James también señala que "debes reducir la velocidad de tus palabras dependiendo de la importancia de lo que estés diciendo. Si estás enumerando o introduciendo una situación anterior, habla más rápido que cuando estés dando información novedosa. Cuando estés introduciendo algo muy importante, habla aún más lento para que tus oyentes lo asimilen".

Joven con barba
Gene Kim

13. Establece contacto visual cuando veas por primera vez a tu entrevistador

Si quieres tener éxito en una entrevista de trabajo debes evitar ser tímido cuando tu entrevistador se acerca a saludarte: mírale a los ojos

En un estudio de la Northeastern University se hizo a los participantes ver vídeos de extraños hablando entre sí por primera vez y luego puntuar cómo de inteligentes parecían estas personas. Los resultados demostraron que los que establecen contacto visual al hablar parecen más inteligentes que los que no lo hacen.

Tenistas
Julian Finney/Getty Images

14. Sé amistoso y asertivo al mismo tiempo

Un fascinante estudio de la Universidad de Guelph, en Canadá, analizó los motivos por los que los candidatos que parecen más ansiosos son los que menos probabilidades de ser contratados tienen.

Resulta que, al menos en entrevistas falsas, no son los tics nerviosos los que te retan opciones. En su lugar, puede ser que estar nervioso y ansioso te haga ser menos cercano y asertivo, y eso te hace entrecortarte al hablar.

"Si no eres naturalmente extrovertido, debes asegurarte de que vender bien tus habilidades" comenta Deborah M. Powell, coautora de este estudio, a Forbes. "No tengas miedo de presumir de tu contribución a un proyecto".

Powell dijo a Forbes que hablar despacio también resta opciones a los candidatos porque los entrevistadores asumen que lo hacen porque tienen problemas para encontrar una respuesta.

Abuelo mide a su nieta
Flickr/woodleywonderworks

15. Destaca tu potencial

Puedes ceder a la tentación de centrarte en hablarle a tu entrevistador sobre las cosas que has hecho en el pasado, pero las investigaciones realizadas dicen que debes centrarte en lo que podrías hacer en el futuro, si te contratan.

En un estudio de la Universidad de Stanford y Harvard, los participantes recibieron información sobre un supuesto demandante de empleo. A algunos se les dijo que tenía dos años de experiencia y que había recibido buena calificación como líder; otros recibieron un CV sin experiencia y una calificación excelente en su potencial de liderazgo.

Los resultados mostraron que los participantes en el experimento valoraron mejor al candidato por su potencial, no por sus logros.

Según Heidi Halvorson, psicóloga social, nuestro cerebro presta más atención a la información sin contrastar porque quiere saber de qué se trata. Eso significa que pasamos más tiempo analizando la información y que si la información es positiva, nos queda una mejor imagen de esa persona.

Persona pensando
flickr/photo by thomas

16. Prepárate para preguntas incómodas

The Harvard Business Review habló con John Lees, autor de "El experto en entrevistas: cómo conseguir el trabajo que quieres". El autor recomienda a los candidatos que se preparen para responder a las preguntas que preferirían no recibir.

Aquí va un pequeño fragmento del libro de HBR:

"Digamos que eres despedido. Puedes decir algo del tipo 'Igual que cientos de personas, ya no había hueco para mí porque la empresa comenzó a ir mal, pero eso me abrió la oportunidad de estudiar qué había aprendido e identificar qué más podía aprender'. Cambia tu respuesta del pasado al pregunte y mantén la conversación todo lo cómoda que te sea posible".

Mujer sonríe
amber litzinger/flickr

17. No sonrías demasiado

No hay ninguna necesidad de fruncir el ceño a tu entrevistador, pero tampoco deberías mantener una sonrisa gigante. Una investigación indica que en ciertas profesiones sonreír demasiado puede reducir tus opciones en una entrevista.

En un estudio de la Northeastern University y la Universidad de Lausana, los investigadores pidieron a estudiantes universitarios desarrollar distintos roles en supuestas entrevistas de trabajo. Descubrieron que los estudiantes que aspiraban a reporteros, managers y asistentes de investigación tenían menos opciones cuando sonreían, especialmente en mitad de la entrevista.

Otra parte del estudio descubrió que se espera que los solicitantes sonrían más cunado aspiran a una posición como representante del consumidor o comercial.

Mujer sonriendo
Flickr/jlloya

18. Sé entusiasta

Tal y como señalan Jonathan Golding y Anne Lipert en Psychology Today, varios estudios han descubierto que los candidatos que proyectan energía e ilusión tienen más opciones de conseguir el trabajo.

Escriben: "En particular, los candidatos más afectuosos, con más energía y versatilidad tienen significativamente más opciones de obtener una segunda entrevista que los que no lo hacen".

Entrevista de trabajo
Joe Raedle / Staff / Getty Images

19. No te saltes la pequeña conversación previa

Una investigación reciente sugiere que la aparentemente poco importante conversación antes de la entrevista -lo que los psicólogos llaman "construcción del entendimiento"- generar un gran impacto en la impresión que el entrevistador tiene de ti.

En un estudio de la Universidad de Georgia, Texas y Texas Christian, los candidatos que lo hicieron bien en estas charlas en entrevistas de trabajo simuladas recibieron mejor puntuación que los candidatos menos proclives a tenerla, y eso significa que la primera impresión impacta decisivamente sobre el resultado final.

Asiático habla ante un micrófono
Wikimedia Commons

20. Sáltate el guion

Otro importante truco para superar con éxito una entrevista de trabajo viene de la mano de los profesores de la Universidad de Ohio y de la Kellogg School of Management. Escriben en The Harvard Business Review que tanto el entrevistador como el entrevistado siguen a menudo "guiones preprogramados" y que ambos se centran en el CV del candidato.

Por eso recomiendan introducir una pausa al recibir una pregunta en lugar de responder inmediatamente. También "escuchar y reutilizar algunas palabras clave de dicha pregunta en tu propia respuesta. Esto sirve para señalar que estás adaptándote el discurso del entrevistador".

Los profesores continúan:

"Uno de nuestros managers compartió con otro la técnica que utiliza para romper este guion, y es decir 'Déjame decirte lo que no está en el CV'. Esto capta la atención del entrevistador porque de repente deja de mirar el curriculum constantemente".

Hombre pensando
Strelka Institute for Media, Architecture and Design/Flickr

21. Pregunta por qué te han dado la entrevista

"¿Por qué me has concedido una entrevista hoy?" puede parecer una pregunta rara, pero según el psicólogo Robert Cialdini, funciona. Específicamente, centra la atención del entrevistador en tus puntos fuertes y qué es lo que les gusta de ti.

"Tendrás a estas personas centradas en tus características positivas, tus elementos más fuertes" dice Cialdini a Business Insider. "Con esto en mente, te verán de forma más positiva".

Te puede interesar