Pasar al contenido principal

21 trucos para ser más productivo si te toca trabajar de noche

Trabajo de noche
Pixabay

Aunque lo mejor para ser productivo es dormir bien y, si es posible, dormirse rápido. Si un mal día te obliga a quedarte toda la noche trabajando, te vendrán bien unos trucos para que tu productividad nocturna no se resienta por culpa del sueño.

De vez en cuando podemos tener un día lento o distraído, que nos obliga a seguir trabajando hasta tarde en casa. Si bien esto no es lo ideal, hay multitud de estrategias que podemos utilizar para garantizar una buena productividad, incluso después de que la jornada de trabajo ha terminado.

Diversos estudios coinciden en que el sueño es el factor más importante que influye en nuestra productividad. De hecho, otra investigación revela que no dormir lo suficiente tiene efectos similares a los de una embriaguez, por lo que si tenemos que trabajar por la noche nos enfrentamos a una dura tarea.

Así que, si se da el caso de que debemos quedarnos hasta tarde trabajando ¿cómo podemos hacer para mantener la productividad? A continuación, os ofrecemos 21 consejos que nos ayudarán a mantenernos productivos si nos toca trabajar por la noche.

1) Practica yoga o meditación

La práctica del yoga ayuda a aliviar el estrés y la fatiga mental, lo que mejora la productividad y ayuda a relajar la mente. Diversos estudios han demostrado que el estrés incide en que seamos menos productivos. Así, con sólo unos 15 minutos meditando o haciendo yoga podríamos lograr una diferencia inmediata en cuanto a nuestra productividad nocturna.

2) Descansar antes de empezar

Diversas investigaciones revelan que tomar descansos regulares antes de iniciar un nueva tarea puede dar lugar a una mayor productividad. Así, tras haber acabado una jornada de trabajo, y si no tenemos más remedio que seguir, tomarnos un pequeño período de relajación, de unos 20 minutos, podría jugar un papel importante para la productividad de las siguientes horas.

3) Establecer objetivos difíciles

Según Contently, trabajar en busca de grandes metas y con un plazo apretado mejora nuestra labor. Por ejemplo, si nos ponemos a trabajar en un proyecto a las nueve de la noche y nos marcamos como límite acabar las dos de la mañana, rendiremos más porque nos estaremos diciendo a nosotros mismos: "Voy a ser capaz de hacerlo".

4) Escribir nuestras metas

Anotar nuestros objetivos, según esta investigación, inmediatamente hace que los veamos más probables de alcanzar. Así, antes de una larga noche de trabajo conviene anotar los dos o tres tareas más importantes que tengamos por delante para mejorar la productividad.

5) Comer algo mejora la actitud

Es cierto que la cafeína nos puede dar un impulso mental, pero es la comida lo que puede tener un impacto directo en nuestras capacidades cognitivas durante el último tramo del día, según algunos estudios. Por contra, no comer nos puede perjudicar cognitivamente, lo que repercutirá en un trabajo menos efectivo debido a la falta de energía.

6) Escuchar música

Música y partitura
Pixabay

Varios estudios han encontrado que la música puede desempeñar un papel directo en la productividad, ya que hace menos molestas las tareas repetitivas y ahoga los ruidos que nos distraen en las oficinas y hogares. Hay muchas opciones para crearnos una lista de reproducción que mejore nuestra productividad, pero se recomienda recurrir a la música clásica porque mejora las funciones cognitivas.

7) No trabajes en el dormitorio

Según Lifehack, trabajar en la cama puede hacer que nuestro cerebro asocie este espacio con el trabajo en vez de con el sueño. Esta asociación puede resultar en la pérdida de sueño en el futuro y, por tanto, en una incapacidad para desconectar cuando llegue la hora de irse a la cama a dormir.

8) No ver la televisión mientras se trabaja

Ver la TV mientras trabajamos supone que nuestro cerebro tenga que realizar múltiples tareas, lo que puede llevar a una disminución del rendimiento, según un estudio. Nuestro cerebro funciona mejor cuando estamos concentrados en una sola cosa a la vez, prestando toda nuestra atención a esta tarea en cuestión.

9) Haz ejercicio antes de empezar

No hace falta que hagas yoga o meditación como decíamos en el primer punto. Diversos estudios han demostrado que cualquier forma de ejercicio puede aumentar nuestra capacidad cognitiva y energía en general. Con más energía y una mente clara, tenemos mas probabilidades de que produzcan mejores resultados y seamos más productivos.

10) Beber agua

Tomar cafeína puede ser tentador, pero un estudio reciente demostró que el agua puede aumentar nuestra productividad hasta en un 14%. Esta investigación encontró que el agua ayuda a expandir la materia gris del cerebro, que es un elemento clave para ser más productivo.

11) Deja las tareas más fáciles para el final

Según algunos estudios, en lugar de tratar de lograr una tarea muy difícil por la noche (como decíamos en el punto 3), es mejor centrarnos en lograr objetivos pequeños. Esta teoría implica que las tareas más complicadas y que requieren de más esfuerzo deben abordarse a primera hora del día y dejar lo más sencillo para el final, en este caso para el trabajo nocturno.

12) Sé realista sobre lo que puedes hacer

Platearte unos objetivos excesivamente ambiciosos nos puede llevar al fracaso, lo que se traduce en pérdida de productividad. El establecimiento de objetivos realistas nos permitirá realizar las tareas marcadas, lo que redundará en una mejora anímica y una mayor productividad.

13) Desactiva el WiFi

Conexión Wifi desde el  móvil
Pixabay

Mientras que acceder a Internet puede ser atractivo después de un largo día, desconectar el router puede ser un método efectivo para evitar distracciones como las redes sociales y centrarnos en lo que importa. Por cierto que existen apps como StayFocused y BlockSite que nos pueden ayudar a ello.

14) Trabajar de pie

Varios estudios sugieren que trabajar de pie puede revertir en una mejor concentración, más energía y menos dolores de cabeza. Si puedes conseguir un standing desk, un escritorio para trabajar de pie, tal vez tu lista de tareas para la noche acaben antes.

15) No trabajes en pijama

Puede ser tentador, pero los estudios revelan que vestirse como en el trabajo sirve para aumentar nuestra atención y centrarnos en la tarea. En lugar de pantalones de chándal, prueba con la ropa con la que te vistes normalmente en el trabajo para mejorar tu productividad.

16) Evita las distracciones

Aunque puede ser difícil, es importante mantener nuestra mente centrada exclusivamente en el trabajo para lograr los mejores resultados. Evitando las cosas habituales que podrías hacer en tu casa a última hora de la tarde (lavandería, limpieza, ver la televisión con la familia...) serás capaz de trabajar de una forma más productiva.

17) Dispón un espacio de trabajo concreto

Si trabajas hasta altas horas de la noche, es importante contar con un espacio de trabajo establecido para no confundir el espacio de casa con el laboral. Según Wix, tener un espacio de trabajo dedicado permite que nuestro cerebro se asocie mejor con la tarea a realizar y que seamos más productivos.

18) Usa el tipo correcto de luz

 

Ordenador bajo la luz de una lámpara
Pixabay

Diversos estudios han encontrado que nuestro ritmo circadiano puede ser activado por la luz azul, lo que aumenta nuestra conciencia y nos da más energía. El ritmo circadiano es quien determina el nivel de energía natural de nuestro cuerpo, y contar con una luz azul puede darnos un impulso de energía interesante.

19) Date una ducha de agua fría

A pesar de que en principio no te apetezca en absoluto, una ducha de agua fría, según esta investigación, puede mejorar los niveles de energía, ayudar a nuestro cuerpo a reconstruir los músculos principales y hacernos sentir renovados y frescos.

20) Sube el termostato

Un estudio de la Universidad de Cornell descubrió que una temperatura más cálida disminuye la cantidad de errores que se cometen al tiempo que mejora la productividad. Una temperatura fría se asocia sobre todo con el sueño, por lo que subiendo el termostato hacia arriba es más probable mantenerse alerta por la noche.

21) Si todo falla…

Si todo falla, la vida te da limones, así que hazte una limonada (o un té de limón). Diversos estudios han demostrado que el zumo de limón mejora nuestro estado de ánimo y estimula nuestro cuerpo.

Así que ya sabes, si necesitas seguir trabajando en casa por la noche prueba todos estos trucos para mejorar tu productividad. Puede que algunos no te funcionen, pero estamos seguros de que unos cuantos de ellos podrán serte muy útiles.

[Fuente: Hubspot blog]

Te puede interesar

Lo más popular