Pasar al contenido principal

El grupo sanguíneo de cada persona podría condicionar la respuesta al COVID-19, según una nueva investigación con 750.000 pacientes

Análisis de sangre
Reuters
  • Una investigación realizada por la compañía de test genéticos 23andMe concluye que el grupo sanguíneo juega un papel en la respuesta al COVID. 
  • En concreto, han hallado que las diferencias en el gen ABO (responsable del tipo de sangre) condiciona la protección y el impacto frente a la enfermedad. 
  • Los resultados preliminares del estudio revelan que las personas con tipo de sangre O tienen muchas menos posibilidades de tener un test positivo de COVID-19. 
  • La ciencia se está apoyando en la genética para descifrar la variabilidad en la respuesta a la infección que hace que haya pacientes totalmente asintomáticos y otros que acaban en la UCI. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El grupo sanguíneo podría jugar un papel en la respuesta de una persona al coronavirus, según una investigación de la compañía de test genéticos 23andMe, tal y como informa Bloomberg.  

23andMe es una startup conocida por sus kits de análisis genético a domicilio que ha levantado cerca 800 millones de dólares en recaudación, según Crunchbase

El estudio realizado por la compañía empezó a analizar en abril a 10.000 personas y los resultados preliminares revelan que las personas con tipo de sangre 0 tienen menos posibilidades—entre un 9% y un 18%—de contraer la enfermedad. Por otro lado, el porcentaje que tenía un test de COVID-19 positivo era más alto entre aquellos con el tipo de sangre AB. 

Otros estudios han encontrado resultados similares en las últimas semanas. Una investigación que analizó las muestras de 1.600 pacientes graves de Italia y España asegura que pertenecer al grupo sanguíneo A aumenta las posibilidades de requerir ventilación asistida en un 50%. 

Leer más: El diagnóstico del COVID-19 en las aguas residuales podría detectar con antelación un rebrote, según un microbiólogo español de la Universidad de Yale

Ya ha quedado demostrado que la edad y algunas patologías previas son condicionantes de cómo evoluciona la enfermedad, pero los expertos creen que no explican por completo la gran diferencia de síntomas entre las personas con la enfermedad o por qué algunas ni siquiera la contraen. Por eso, la ciencia se está apoyando en la genética para descubrir si el ADN tiene la respuesta a esa variabilidad. 

"La genética juega siempre un papel porque determina como respondes a todo", reflexionaba Ana Fernández-Sesma, viróloga en el Hospital Monte Sinaí, en una entrevista con Business Insider España. Lo que queda por determinar  es "qué factores de tu genética en particular te están haciendo más susceptibles o más resistentes". 

Adam Auton, investigador principal del estudio de 23andMe advierte de que todavía hay que investigar más para consolidar la relación de la genética con el COVID-19. 

Y además