Pasar al contenido principal

25 icónicas frases de grandes CEO y ejecutivos que no supieron ver a tiempo la revolución tecnológica

Steve Jobs
Alessia Pierdomenico / Reuters

No siempre los expertos son capaces de ver los grandes cambios que se van a acontecer en su propio campo de trabajo.

La historia está repleta de pequeñas ideas en las que nadie creía que terminaron cambiando el mundo empresarial tal y como lo conocemos. Y es que intentar predecir el curso de la innovación puede hacer quedar mal hasta a las mentes más brillantes, muchos años después.

Entre las más conocidas, destaca la realizada por Bob Metcalfe, el multimillonario inventor de la tecnología Ethernet y fundador de 3Com Corporation, que en una columna para InfoWorld escrita el 4 de diciembre de 1995 vaticinaba la muerte de internet.

Metcalfe llegó a decir que internet se convertiría en una supernova espectacular que "colapsaría catastróficamente" un año más tarde, alegrando entre otras cosas las brechas de seguridad, sobrecargas de capacidad y la demanda de vídeo online.

La consultora CB Insights ha recopilado un puñado de declaraciones de varios CEO de compañías destacadas en diferentes sectores tecnológicos que no supieron ver la importancia de la tecnología disruptiva en su momento. 

Leer más: Los 13 mayores fracasos en la historia de la tecnología

Desde el iPhone hasta el coche autónomo o incluso el potencial de Google, estas citas demuestran cómo algunos de los ejecutivos más importantes del sector tecnológico también se pueden equivocar.

Sobre la revolución del smartphone y el impacto de Apple

ceos que no creyeron en las tecnologías disruptivas
Pixabay

"Hoy Apple va a reinventar el teléfono". Así presentaba Steve Jobs el primer iPhone de Apple, en enero de 2007. Cinco meses después, el 27 de junio, llegaba al mercado para hacer realidad esas palabras. El teléfono móvil jamás volvería a ser lo mismo.

Por aquel entonces los móviles más extendidos en el mercado, de marcas como BlackBerry, Palm Treo o Motorola, tenían teclado físico e incluso los más avanzados utilizaban la configuración de teclado QWERTY que existe en los ordenadores de medio mundo. Eso limitaba la posibilidad de apostar por otras funciones a nivel multimedia, ya que muchos de los terminales se orientaban casi exclusivamente a recibir correos electrónicos. 

Aquella primera versión del iPhone presentada por Apple incluía cámara de fotos de 2 megapíxeles, reproductor de música, conexión wifi, correo electrónico, Safari, y sobre todo un diseño innovador que años después todos querrían imitar. Llegaba la hora de las pantallas, y la posibilidad manejar la web con el dedo facilitó en gran medida la navegación por internet a través de los dispositivos móviles.

Aquel primer iPhone fue elegido invento del año por la revista Time, y más de una década después ha demostrado haber marcado un antes y un después en la historia de la telefonía móvil.

Pero todas aquellas innovaciones hicieron que en su momento no fueran muy bien entendidas por el resto de competidores. Las grandes empresas rivales ni siquiera supieron a qué se enfrentaban.

¿Era un competidor de dispositivos móviles o de desarrolladores de portátiles? Tal era la revolución propuesta por el iPhone que muchos de los CEOs de las principales empresas competidoras ni siquiera tomaron en serio la amenaza.

Ed Colligan, CEO de Palm, sobre los rumores de que Apple iba a desarrollar un teléfono móvil en declaraciones realizadas en 2006

Ed Colligan
Getty Images

"Hemos luchado y sufrido durante unos cuantos años en el sector para intentar descubrir cómo se puede hacer un teléfono decente... los colegas de la industria del PC no van a venir a enseñarnos cómo se hace", llegó a decir Colligan. "No van a meterse así sin más en el sector", dijo. Pero se equivocó.

Steve Ballmer, antiguo CEO de Microsoft, dijo lo siguiente en relación a la idea de Apple de lanzar un teléfono móvil inteligente sin teclado físico

Steve Ballmer Microsoft
Microsoft

"¿500 dólares? ¿Subvencionado? ¿Con una tarifa telefónica asociada? Diría que se trata del teléfono más caro del mundo. Y no atrae a los clientes del mundo empresarial porque no tiene teclado. Eso la convierte en una máquina de correo no demasiado buena". dijo. 

Jim Balsillie, uno de los CEO de RIM —germen de lo que hoy es Blackberry—, rechazaba por completo en 2007 todo lo que representaba el iPhone:

Jim Balsillie BlackBerry
Flickr / Nan Palmero

"Es una novedad dentro de un mercado ya saturado con muchas opciones diferentes para los consumidores. Creo que es exagerado decir que puede suponer un cambio radical para BlackBerry", vaticinó.

Incluso el propio fundador de Apple, Steve Jobs, llegó a manifestar públicamente sus dudas sobre los teléfonos con pantallas grandes y su aceptación en el mercado

RE El exCEO de Apple, Steve Jobs, en una imagen de 2001.
El antiguo CEO de Apple, Steve Jobs, en una imagen de 2001. Reuters

"Un teléfono así no resulta nada manejable", sentenció Jobs cuando Samsung y Google presentaron smartphones con pantallas más grandes de las 3,5 pulgadas que tenía el iPhone original. "Nadie va a comprar una cosa así", dijo.

El iPhone X tiene una pantalla de 5,8 pulgadas, un 66% más que el iPhone original. En este caso, Steve Jobs no logró adelantarse a lo que sucedería en el futuro. 

Nathan Myhrvold, CTO de Microsoft en 1997, minimizó Apple en un momento en el que la compañía lo estaba pasando regular

Myhrvold, cofundador de Microsoft
Flickr / JD Lasica

"Apple ya está muerta", dijo Myhrvold sin imaginarse lo que pasaría a lo largo de la siguiente década.

Stan Shih, fundador de Acer, llegó a vaticinar que Apple no conseguiría hacerse con un hueco en la industria de los ordenadores:

Stan Shih
Wikimedia / Tony Tseng

"Apple es como un virus mutante, que intenta escapar de la estructura tradicional de la industria del PC; sin embargo la industria se hará inmune, bloqueando esa tendencia. Creemos que la parte del sector que no es Apple superará a la que lo es porque así es como normalmente evoluciona cualquier industria". 

Te puede interesar