Las urbes causan el 70% de las emisiones contaminantes, y 25 megaciudades son culpables de más de la mitad

Shanghai

Li Yang/Unsplash

  • Las áreas urbanas del mundo se enfrentan a un importante desafío para cumplir con el Pacto de París: el 70% de los gases de efecto invernadero son causadas en ellas.
  • Además, solo 25 megaciudades son culpables de más de la mitad de estas emisiones contaminantes, según concluye una nueva investigación realizada en China. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

A la hora de repartir responsabilidades asociadas al calentamiento global, existe una importante brecha entre el ámbito rural y urbano: el primero causa un 30% de las emisiones contaminantes y las ciudades, un 70%. 

No obstante, dentro de las urbes, son aquellas de tamaño gigantesco las que concentran la producción más elevada de gases causantes del cambio climático. En un estudio pionero realizado por investigadores chinos analizaron 167 megaciudades de 53 países para descubrir su compromiso con la crisis climática y sus objetivos futuros.

Los resultados, publicados este verano en la revista Frontiers in Sustainable Cities revela que los espacios urbanos tienen mucho trabajo por delante para atajar el problema de la contaminación y cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. 

Para extraer sus datos emplearon datos de emisiones de C40 Cities y el CDP (Carbon Disclosure Project)

La conclusión es clara: las 25 ciudades más emisoras eran responsables del 52% de las emisiones totales. Sobre todo abarca megaciudades de Asia como Shanghai, Beijing y Tokio, aunque también de otras partes del mundo como Moscú y Nueva York, 

Al investigar las emisiones per cápita determinaron que las urbes europeas, estadounidenses y australianas generalmente tenían emisiones más altas en esta categoría que las ciudades del mundo en desarrollo. 

La notable excepción fue China, que concentra a 3 de las 5 ciudades con mayores emisiones per cápita. Esto se debe a la estructura económica global, el frenético desarrollo de la China urbana y la elevada dependencia del carbón.  

La principal fuente de emisiones de las ciudades es la energía estacionaria, o emisiones procedentes de la quema de combustible y el uso de electricidad en edificios residenciales, comerciales e industriales. Estos factores suponen más del 50% de las emisiones para más del 80% de 109 ciudades. 

También influye con creces el transporte, que implica más del 30% de las emisiones de alrededor de un tercio de las ciudades analizadas. 

Medidas insuficientes para combatir la crisis climática

Contaminación del aire
Reuters/Loren Elliot

Al realizar un seguimiento del progreso en la reducción de emisiones, la conclusión es que "muchas ciudades no tienen objetivos claros y consistentes de reducción de emisiones para abordar el cambio climático", explica a Treehugger Sun Yat-sen, coautor del estudio. Algunas incluso las incrementan debido a su desarrollo económico. 

Las medidas para mitigar los gases de efecto invernadero son insuficientes: solo 6 de cada 10 ciudades del estudio tenían objetivos claros. Además, de las 167 urbes del mundo, solo 42 tenían datos suficientes para medir el cambio en los últimos dos años.

De esas ciudades, un total de 30 lograron reducir sus emisiones entre 2012 y 2016: la mayor reducción per cápita se produjo en Oslo, Houston, Seattle y Bogotá, especialmente por la mejora de los sistemas energéticos y sus mecanismos de comercio de carbono. 

Muchas de las urbes que redujeron sus emisiones se encuentran en países desarrollados al subcontratar cadenas de producción con alto contenido en carbono de países como China o India.

¿Y quiénes incrementaron sus emisiones? A la cabeza se encuentran Río de Janeiro, Curitiba, Johannesburgo y Venecia, especialmente debido a su dependencia de industrias intensivas en emisiones como la fabricación de productos químicos, el acero o la minería, así como el transporte terrestre de altas emisiones. 

Las recomendaciones del principal investigador para que las urbes puedan alinearse con el acuerdo de París son 3: identificar y apuntar a los sectores que más se emiten, establecer metas ambiciosas y rastreables para reducir las emisiones y crear una metodología coherente que permita evaluar el progreso. 

Otros artículos interesantes:

Bajen las luces: el 80% de la población mundial está expuesta a demasiada contaminación lumínica, y estas son sus catastróficas consecuencias

El mercado de segunda mano ahorra al medioambiente 1,2 millones de toneladas de CO2, el equivalente a eliminar el tráfico de Madrid durante 7 meses

Calor asesino, ciudades ahogadas, cultivos en declive y nuevas epidemias: el informe más detallado hasta la fecha revela cómo cambiará Europa por culpa del cambio climático