Pasar al contenido principal

25 señales inequívocas de que tienes un mal jefe

Si fantaseas con dejar de fumar con regularidad, no es una buena señal.
"Horrible Bosses"/Warner Bros. Pictures

Una encuesta global de la plataforma de búsqueda de empleo Monster muestra que el 32% de los empleados dice que tiene un jefe "horrible", mientras que solo el 15% dice que tiene uno "excelente".

"Un mal jefe no solo pondrá en peligro el crecimiento de tu carrera, sino que también tendrá un impacto negativo en tu vida personal", asegura a Business Insider Lynn Taylor, experta, autora y asesora de liderazgo. "Un buen gerente sacará lo mejor de ti y tendrá un efecto edificante en todos los aspectos de tu vida".

Es importante saber si tienes un mal jefe para poder "tomar medidas para mitigar el estrés y tener un mayor poder en la relación entre ambos lo antes posible", dijo.

Aquí te contamos 25 señales de que reflejan si tu jefe es insufrible. 

Tu jefe miente

Tu jefe miente
Flickr/Rui Ornelas

Un jefe que miente no es de fiar, no es una buena base para tener una relación productiva.

"Algunos pueden volverse tan inmunes a sus propias mentiras que pueden convencerse a sí mismos de que las mentiras son ciertas", dice Taylor a Business Insider. "Pueden legitimar su postura pensando que otros lo hacen, señalan con el dedo a los demás y usan pequeñas mentiras para ocultar errores en general".


Otros jefes malos simplemente no pueden enfrentar las consecuencias derivadas de decir la verdad.

"Examina lo que motiva a tu jefe a mentir", comenta. "Asegúrate de tener todos tus datos antes de comenzar cualquier interrogatorio. Y recuerda que es mejor fomentar la honestidad que atacar a la ofensiva o usar el sarcasmo".

 
 

Tu jefe no reconoce sus errores

tu jefe no reconoce los errores
delphinmedia / pixabay

Aprender a admitir que se está equivocado es una de las mejores cosas que se pueden hacer. Si tu jefe se niega a admitir que está equivocado, esto significa que no está dispuesto a salir de su zona de confort por ti.

Un estudio nacional independiente realizado por Lynn Taylor Consulting encontró que el 91% de los empleados aseguran que ver reconocer los errores propios a sus jefes era un factor importante en la satisfacción laboral de los empleados.

"Admitir errores envía un mensaje a sus empleados de que es un entorno seguro para tomar riesgos inteligentes y sin eso, no se fomenta la innovación", dijo Taylor.

 
 

Tu jefe hace demasiadas promesas

Tu jefe hace demasiadas promesas
DT / pixabay

Un jefe que hace demasiadas promesas tampoco es de fiar.

"Es posible que te hayan prometido una serie de promociones, mayor responsabilidad o un aumento de sueldo, pero todo lo que obtienes a la hora de la verdad es silencio", dijo Taylor. "A menudo es útil utilizar la comunicación a través de correos electrónicos, si las discusiones individuales no te llevan a ninguna parte. Si las respuestas no llegan por correo electrónico, desconfía".

Tu jefe es rápido para culparte por los errores, pero rara vez expresa gratitud cuando tienes éxito

Tu jefe es rápido para culparte por los errores, pero rara vez expresa gratitud cuando tienes éxito
a2gemma/flickr

¿Tu jefe te enfrenta a los demás? Si lo dejas que pase una vez, pasará una y otra vez. Los buenos jefes saben que deben tener esta conversación en privado con sus empleados.

En su libro "Malos jefes, compañeros de trabajo locos y otros idiotas de la oficina", Vicky Oliver sugiere hablar a puertas cerradas. Ella escribe:

"Si bien puede parecer contraintuitivo disculparse con alguien por algo que claramente no fue tu culpa, suceden cosas asombrosas cuando lo haces. Se forja un vínculo íntimo. Todo lo que tienes que decir es algo parecido a 'yo me culpo por su arrebato del día de hoy. Si tiene algún problema conmigo, le agradecería escucharlo en la privacidad de mi oficina ".

 
 

Tu jefe espera que seas como él

Tu jefe espera que seas como ellos
Goumbik / pixabay

A la mayoría de las personas les gustan otros que sean similares a ellos. Pero los buenos jefes saben que los diferentes tipos de personalidades pueden mejorar su equipo.

Si tu jefe está constantemente tratando de mostrar su ejemplo en todo lo que hace, intenta seguir una o dos de sus sugerencias y agradece el resto. Manténte fiel a tus principios, pero también demuestra que valoras las sugerencias de tu jefe.

Tu jefe es un 'micromanager'

Tu jefe es un micromanager
rawpixel.com / pexels

¿Es tu jefe tan agresivo y dominante que te encuentras incapaz de lograr algo de manera eficiente? Esto puede ser un problema perpetuo, así que prepárate.

Si él quiere que lo des todo en cada reunión, en cada correo electrónico y en cada llamada, toma notas detalladas de cada interacción comercial y envíalas a tu jefe, sugiere Oliver. Tu jefe pensará que estás al tanto de las cosas y te dejará en paz.

"Si te comunicas demasiado con un micro-administrador disiparás su deseo de cuestionarte constantemente, mientras construyes una confianza importante al mismo tiempo", dijo Taylor.

Tu jefe tiene el molesto hábito de llamarte en tu día libre

Tu jefe tiene el molesto hábito de llamarte en tu día libre
Heino Kalis/Reuters

¿Tu jefe te llama en tus días libres durante un fin de semana o un puente? Para lidiar con este tipo de jefe, Oliver escribe que necesitas establecer tus límites temprano.

"La 'ansiedad de separación' puede aparecer si tienes un jefe hambriento de poder, e inadvertidamente le quitas ese poder", dijo Taylor. "Lo mejor es inculcar una sensación de comodidad con un jefe exigente, como lo haría con un niño pequeño 'terrible', cuando planees tomarte un día libre, irte temprano, llegar tarde o irte de vacaciones. "

Si te vas a ir, avisa con suficiente antelación y hazle saber que las cosas están bajo control, con los detalles adecuados.

Tu jefe tiene favoritos.

Tu jefe tiene favoritos
rawpixel.com / pexels

Esto nublará tu capacidad para reconocer tus habilidades y el valor que agregas a la empresa. Tampoco se da cuenta de que te están tratando injustamente.

"No importa lo duro que trabajes, o los resultados que obtengas, de alguna manera se empequeñecen", dijo Taylor. "Vale la pena modelar un buen comportamiento en este escenario, elogiando a otros miembros de su personal o de otros departamentos por su esfuerzo de equipo. Estarás reconociendo a quienes lo merecen y demostrarás el poderoso impacto que tiene para las personas".

No quieren escuchar tu punto de vista

No quieren escuchar tu punto de vista
Free-Photos / pixabay

Los jefes obstinados muy comuneso. "Pero hay una línea muy fina entre parecer insubordinado y discutir tu caso", dijo Taylor. Si tu jefe es así, tienes la mejor oportunidad de cambiar su comportamiento.

"Evita la tentación de pelear las mismas batallas repetidamente", afirma. "Cambia tu argumento para encontrar un compromiso, y documenta tu caso. No debes perder la batalla ni la guerra".

Tu jefe acapara la atención

Tu jefe acapara la atención
Simon Yeo/flickr

¿Tu jefe usa constantemente la palabra "yo" cuando se asocia con el éxito? ¿No te invitan a las reuniones para presentar tu propio trabajo?

Puede que intencionalmente lo mantengan fuera del centro de atención para que pueda permanecer él, advierte Oliver.

"El territorialismo está en el ADN de un mal jefe", dijo Taylor. "Pueden convertirse en auténticos ególatras. Tu mejor opción es manejar y entender la verdadera raíz del problema".

Sus comentarios no son relevantes

Sus comentarios no son relevantes
StartupStockPhotos / pixabay

¿Sientes que no has ganado nada después de recibir comentarios de tu jefe? ¿Es tan tibio que no es útil? Tu jefe puede no estar seguro de qué decirte, lo que significa que no quieren decirte nada útil, escribe Oliver.

Tu jefe podría estar ocultando información para tener algún tipo de ventaja. Este tipo de personas son individualistas.

"Tendrás que decidir si tu carrera seguirá estancada debido a este jefe, si es posible un cambio o si aún puedes crecer gracias a las interacciones con otros miembros principales del equipo", dijo Taylor.

Tu jefe es chismoso

Tu jefe es chismoso
Free-Photos / pixabay

Cuando tu jefe difunde rumores o chismes sobre el personal es desalentador e incómodo y no tiene nada de profesional.

"Tu terrible jefe puede intentar arrastrarte, pero es mejor que te mantengas diplomáticamente fuera de la refriega", dijo Taylor. "De lo contrario, es posible que te encuentres en lugar peligroso si la noticia se extiende más".

Intenta hacer que se enfoque en los proyectos actuales: "Hmm, no había escuchado eso. Pero mientras tengo su atención, me gustaría mencionar algunas buenas noticias sobre la cuenta XYZ" es lo mejor que puedes hacer.

Tu jefe se burla o coquetea

Tu jefe coquetea
Andrew Burton / Getty Images

Las bromas que corren a su cargo pueden ser molestas y los malos jefes tienen problemas para ver que al burlarse de las personas puede ser perjudicial, dijo Taylor. "Carecen de la inteligencia emocional para ver la diferencia entre el humor y los insultos".

Igualmente inapropiado, o peor, son los jefes que cruzan la línea y coquetean. "Puede que no se califique como acoso sexual (si lo hace, no lo permitas y habla)", dijo, "pero puede que los comentarios no deseados se encuentren en el límite y que parezcan coquetos".

Si los comentarios son simplemente amigables y construyen una buena relación, genial. Si hay algo más que eso, tienes motivos para hacer una pausa y tratar el asunto de forma privada.

Tu jefe cambia constantemente de opinión.

Tu jefe cambia constantemente de opinión.
Aymanejed / pixabay

¿Te suena esto familiar? Por la mañana te dicen una cosa y después del almuerzo una historia diferente.

"Elija la sugerencia que más te beneficie y sigue esa dirección", escribe Oliver. "Olvida el hábito de ser dependiente de él en primer lugar. Nunca le pidas permiso. En su lugar, simplemente infórmale de tus intenciones. Si tiene algún problema con alguna de tus decisiones, te lo comunicará".

Taylor dijo que los jefes son desafiantes, porque pueden desencadenar pasos en falso. "Y eso puede afectar a las iniciativas que te da tu equipo, causando una pérdida de productividad y una pérdida de moral".

A menudo es mejor esperar antes de aburrirse por capricho de este tipo de jefe. "Además, puedes ser la voz de la razón al hacer preguntas no amenazantes y reflexivas. Eso puede fomentar un enfoque más estratégico la próxima vez que te hable de un proyecto urgente".

No te dan la oportunidad de crecer

tu jefe no te deja crecer
punttim / pixabay

Hay pocas cosas peroes en el trabajo que mantenerse estancado con las mismas responsabilidades durante un largo período de tiempo. Especialmente, después de haber expresado interés en expandir tu nivel de contribución.

"Si sientes que tus sentimientos no son escuchados, aún puedes demostrar proactivamente tus habilidades más estratégicas en un proyecto actual y proponerlas a tu jefe. Contribuir con nuevas ideas al proyecto favorito de tu jefe, ser más específico con las propuestas u ofrecerte como voluntario en el proyecto de un departamento relacionado donde se apliquen tus habilidades, basándote en tus credenciales existentes ", dijo Taylor.

Tu jefe es pasivo o te ignora.

Tu jefe es pasivo agresivo o te ignora.
business insider

Uno de los signos más desconcertantes de un jefe terrible es que rara vez te permiten saber si lo estás haciendo bien o mal. "La mayoría de los empleados prefieren recibir críticas directas de su gerente en lugar de enfrentarse a un jefe aparentemente agradable pero falso", dijo Taylor.

Si simplemente no están atentos, eso también es un problema. "Cuando tu jefe tiene la capacidad de atención de una mosca socava tu motivación", dijo. "Intenta observar cómo otros reciben la atención del gerente".

Tu jefe tiene cambios de humor

Tu jefe tiene cambios de humor
geralt / pixabay

"No todo el mundo está igual todo el tiempo. Pero un mal jefe puede ser encantador en la mañana y un Raging Bull una hora más tarde, dependiendo de los eventos del día", dijo Taylor. "Puedes reaccionar de forma exagerada y seguir el ejemplo suyo o puedes ser el profesional de temperamento moderado".

Al ofrecer un pensamiento racional de este tipo: "Eso es cierto, pero tenemos hasta mañana para finalizar el proyecto y eso es más que suficiente", por ejemplo. Eso puede demostrar un enfoque más constructivo. "Ten en cuenta, también, que este comportamiento del yo-yo rara vez se dirige únicamente a ti".

Tu jefe nunca habla de tu futuro

tu jefe nunca habla de tu futuro
Engin_Akyurt / pixabay

¿Las conversaciones con tu gerente son en su mayoría transaccionales, con discusiones raras sobre tu trayectoria de crecimiento futuro?

Un buen jefe discutirá tus perspectivas de crecimiento a largo plazo dentro de la compañía, dijo Taylor. "Los jefes expertos hablan con su equipo regularmente, en lugar de ser reactivos o esperar una emergencia, como presentar una nueva oferta de trabajo para irse".

Se te hace más difícil levantarte por la mañana

tardas más en salir de la cama
Flickr / Orin Zebest

Si tienes un nudo en tu tripa cada vez que tienes que enfrentarte a tu jefe, o si tardas el doble de tiempo en salir de la cama todas las mañanas, toma nota. Puedes tener un jefe terrible.

"Lo peor que puedes hacer es no hacer nada", dijo Taylor. "Es mejor examinar primero si se trata de una relación que vale la pena rescatar con algunas tácticas diplomáticas de alto nivel".

Tu jefe tiene rabietas fácilmente

Tu jefe tiene rabietas fácilmente
PublicDomainPictures / pixabay

Nadie debe ser sometido a un jefe fuera de control. "Si lo has sufrido, tu próximo paso podría ser revisar tu bolsa de trabajo favorita", dijo Taylor.

Pero si tu gerente solo tiene arrebatos ocasionales es posible que puedas superar la situación.

Taylor sugirió:

"Considere el acrónimo CALM: Comunícate: con más frecuencia y en un lugar que funcione para tu jefe; anticipa los problemas antes de que empeoren y no tengas soluciones. Ríe: usa la levedad para ayudar a tu jefe a mantener una perspectiva racional; administra los límites establecidos con tu jefe diplomáticamente, y déjale ver los beneficios de tus sugerencias. El tiempo es importante para los jefes emocionalmente propensos a esto. Por último, evita las mañanas, justo antes del almuerzo o después de alguna mala noticia."

Tu jefe es egocéntrico

tu jefe es egocéntrico
Couleur / pixabay

¿Tu jefe realmente cree que el mundo gira alrededor de él?

"Algunos jefes se hacen los protagonistas rápidamente; cuentan lo que les sucedió, su último partido de golf, una conversación que tuvieron ... ese tipo de cosas", cuenta Taylor. "Puedes utilizar eso diciendo frases como: 'Eso es interesante. Me recuerda el proyecto que me diste ayer'. Luego no dejes de hablar hasta que hayas equilibrado la conversación ".

Tu trabajo nunca es suficiente

Tu trabajo nunca es suficiente
Christopher Furlong/Getty Images

"Son las 8:30 a.m. y tu bandeja de entrada ya está fallando debido a las solicitudes y consultas excesivas de tu jefe", dijo Taylor. "Podrías trabajar las 24 horas del día, los 7 días de la semana y aun así encontrar a tu jefe insatisfecho"

Tu jefe debe darse cuenta de que tiene un tiempo limitado en un día y no puede hacer todas durante todo el día. Si no hablas con él, tu jefe seguirá empujando.

 

Los proyectos se retiran repentinamente

Te quitan proyectos repentinamente
rawpixel.com / pexels

"Te dan un proyecto para hacer el viernes, pero el lunes te dicen que ya hay otra persona a cargo de eso", cuenta Taylor. "Te sientes como si te hubieran quitado algo que no esperabas".

Tienes derecho a tener claridad sobre las decisiones que se toman. Quieres evitar tener que preguntar: "¿Por qué mi compañaero está manejando mi proyecto?" Usa un período de enfriamiento para recoger tus pensamientos, evitando cualquier signo de emoción.

Intenta algo como esto en una reunión cara a cara: "Quiero hacer el mejor trabajo que pueda y tenía muchas ganas de gestionar ese proyecto. ¿Qué sucedió, ¿qué cambió ese plan?"

"Puede que no seas el único en sufrir esta forma de mala gestión, así que no pienses que es algo personal", dijo. "Si estás viendo un patrón de pérdida de asignaciones de trabajo, pide manejar nuevos proyectos específicos y evaluar las respuestas antes de hacer tu próximo movimiento".

Tu jefe opera por miedo irracional.

Tu jefe opera por miedo irracional.
Ashish_Choudhary / pixabay

Si tu jefe actúa como si el mundo se estuviera acabando genera temor en toda la oficina y perjudica tu concentración.

"Intenta ser un faro de racionalidad planteando el 'qué pasaría si' a su jefe, y señala los aspectos positivos de la situación con hechos reales", dijo Taylor.

Tu jefe dice "sí" a casi todo

tu jefe siempre dice que sí
Eloïse L/flickr

Puedes considerar tener un jefe así como algo bueno: ¿quién no quiere la libertad de hacer lo que quiera? Pero tener un jefe que nunca corrige significa que no estás recibiendo la orientación que necesitas para crecer profesionalmente.

Si bien los gerentes difíciles son más propensos a estresarte más que a inspirar un mejor desempeño, los buenos jefes saben que ser amable y empático no equivale a decir siempre "sí".

Si sospechas que tu jefe aceptará cualquier cosa, deberás motirvarte para trabajar más arduamente y ser más exigente en la toma de decisiones.

Jacquelyn Smith contribuyó a una versión anterior de este artículo.

 

VEA TAMBIÉN: 33 cosas que nunca debería decirle a su jefe