28 maneras de preparar las patatas en distintos rincones del mundo

  • Desde el año 8000 a.C, los seres humanos han cultivado patatas. 
  • Crecen fácilmente en la mayoría de los climas y forman parte de la gran mayoría de las dietas de todo el mundo. En este vídeo podrás ver cómo la preparan en 28 países distintos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo.

Los seres humanos llevan 10.000 años cultivando patatas. Su historia empieza en Sudamérica en el año 8000 a.C. y, desde entonces, las patatas han echado raíces en todos los rincones del planeta. Son unas hortalizas muy versátiles, puedes probarlas saladas y crujientes en regiones de Bélgica; dulces y picantes en forma de sambal goreng kentang en Indonesia, y como un esponjoso llapingacho en Ecuador. Es hora de echar un vistazo a las recetas de patatas más crujientes, con más queso, en 28 países del mundo.

La chorrillana es la quintaesencia de las tapas de los bares: patatas fritas crujientes y saladas recubiertas de cebolla caramelizada, carne a la parrilla y un huevo perfectamente frito. Cuenta la leyenda que las patatas fritas se inventaron en Bélgica en 1680 cuando el río se congeló, imposibilitando la pesca, y los innovadores cocineros tuvieron que ponerse a freír patatas en su lugar. Hoy en día, las freidurías belgas sirven patatas fritas de corte grueso, crujientes por fuera y blandas por dentro con un sinfín de deliciosas salsas.

El llapingacho son tortitas de patata condimentadas con cebolla, comino y achiote, con sabor picante y que hace que todo el plato se coloree de naranja; luego se rellena con queso fresco. La tortita se fríe hasta que adquiere un tono dorado, con un exterior muy crujiente y un interior cremoso y suave. Las patatas crujientes trituradas son un cruce entre el puré y las patatas rellenas. Se hierven, se aplastan hasta que quedan planas, se aderezan con hierbas frescas y queso rallado y se hornean hasta que quedan completamente crujientes.

Dum aloo quiere decir “patata cocida al vapor”, aunque el plato es mucho más complejo de lo que sugiere su nombre. Es una aromática combinación de cebolla, tomate, jengibre, chile, cilantro y otras hierbas y especias que se mezcla con yogur y se deja cocer a fuego lento hasta que se convierte en una salsa espesa y cremosa. Las patatas se cuecen en la masala para absorber todo ese sabor.

El truco definitivo para pelar patatas de forma rápida y sencilla que te permitirán ahorrar mucho tiempo

El kibbeh de patata se puede hacer de muchas maneras diferentes. Es una de esas recetas que a las abuelas les encanta transmitir. Pero, en el fondo, el kibbeh es una mezcla de puré de patatas y de trigo bulgur rellena de ingredientes como carne picada, frutos secos y cebolla caramelizada. El kibbeh de patata puede hacerse en capas y hornearse o enrollarse para después freírlo. 

Las 'batatas a murro' son “patatas machacadas”, lo que hace referencia al aspecto de este plato de patatas aplastadas. Las patatas se hierven, se machacan ligeramente y se mezclan con ajo, hierbas y cebolla caramelizada, y luego se recubren con queso para después hornearlas hasta que se doran.

La poutine es un plato icónico de la cocina franco-canadiense de la década de 1950 y hoy en día se puede encontrar en cualquier bar, en cualquier cadena de comida rápida e incluso en restaurantes de alta cocina. Las patatas se cortan cuando están frescas y se fríen, luego se cubren con una salsa marrón y cuajada de queso fundido.

El kumpir es una comida popular turca bastante conocida. Es una patata asada recién salida del horno que se abre en rodajas y se mezcla con mantequilla y queso hasta que el interior adopta una textura cremosa. Luego puedes sumar ingredientes como remolachas en rodajas, salchichas, beicon, coles en escabeche o incluso más queso.

La khabizgina es un manjar de pan de molde con queso. El puré de patatas se mezcla con queso y mantequilla y se envuelve en una masa de levadura. Una vez horneado, el pan se recubre con más mantequilla todavía y se sirve bien caliente.

Las patatas al curry son el entrante perfecto, lo suficientemente picante como para acompañar el pollo, el pescado o la ternera. Las patatas se cocinan con ingredientes como salsa de tomate, cayena, tomillo, cilantro y cúrcuma, que le dan al plato un característico color amarillo brillante. Las patatas, ligeras y esponjosas, son brillantes y aromáticas, con mucho sabor. No queda claro si estas patatas se inventaron en Estados Unidos, pero una cosa sí se sabe: los estadounidenses aman estas patatas fritas más que cualquier otro país del mundo. Con sabores clásicos americanos como barbacoa, crema agria, salsa de cebolla o ranchera, todos tienen su hueco para acompañar a las patatas.

Las pakoras son verduras rebozadas con harina de arroz y semillas con especias muy potentes como chile, jengibre, cardamomo y cúrcuma, a lo que luego se le une la patata. Solo se tarda 20 minutos en prepararlas, lo que resulta muy útil: una vez que pruebes esta especie de buñuelo, no podrás parar.

Estas son las papas rellenas. Son una masa de base de patatas que se rellena con carne de vacuno, cebolla, huevo, aceitunas y algunas hierbas y especias tradicionales; luego se le da forma de bola, se enharina y se fríe. El exterior, crujiente, pero suave, da paso a un relleno lleno de carne y sabor, lo que lo convierte en el plato perfecto para llevar. 

Batata harra significa, literalmente, “patatas picantes” en árabe. Las patatas fritas o asadas se mezclan con un adobo picante de hierbas y especias, como el cilantro y la cúrcuma, y se añade todo el picante que tu paladar soporte. Pueden servirse solas o acompañadas de tomates, pepinillos y perejil fresco.

Las perkedel son una versión de las albóndigas holandesas, pero mejorada. La carne picada se tritura con patatas chalotas, se pasan por huevo y se fríen. Te las puedes encontrar en cualquier lugar, desde puestos ambulantes hasta restaurantes de alta cocina. 

Hay innumerables tipos de ensalada de patata, desde fría y con mayonesa hasta la que se sirve a temperatura ambiente con vinagre. Pero en Alemania, donde se cree que se inventó, el plato se sirve caliente con patatas aliñadas en vinagre, azúcar, cebolla y hierbas frescas para conseguir la mezcla perfecta: dulce, salado y agrio.

El Stamppot es uno de los platos básicos más antiguos de los Países Bajos. Es muy pesado y consiste en un puré de patatas mezclado con alguna verdura, que suele incorporar también col rizada o incluso endibias amargas. Se remata con rodajas de salchicha ahumada crujiente y caramelizada.

Los Gromperekichelcher son buñuelos de patata salados. Las patatas amarillas, las chalotas, el ajo y el perejil fresco se mezclan con harina y huevos, se hace una bola y se aplasta en forma de tortita antes de freírla. Suelen servirse como guarnición, pero son perfectas como tentempié con un poco de compota de manzana. 

En la tribu keniata Kikuyu, irio significa simplemente “comida”, pero a menudo hace referencia a un sencillo y sabroso plato de patatas. El maíz y los guisantes se mezclan con el puré de patatas hasta que se vuelven verdes y amarillos. El plato final es crujiente y ligeramente dulce y se sirve con carne de cabra o ternera a la parrilla.

El budín y el souse son una comida habitual de los sábados por la tarde en Barbados. Para el budín se mezclan boniatos rallados con tomillo, mejorana y pimientos de Bonney y se cuecen al vapor hasta que estén tiernos y aromáticos. Se acompaña con souse, que son trocitos de cerdo en escabeche.

Estos son los tomates envasados menos recomendables que puedes comprar en el supermercado, según la OCU

Las patatas Hasselback se inventaron en Suecia en la década de 1950 y, desde entonces, se han convertido en un aperitivo básico en los bares de todo el mundo. Las patatas se cortan en rodajas finas, pero no del todo, hasta que parecen un acordeón, y luego se rocían con mantequilla o aceite de oliva, sal, pimienta y un poco de ajo. Se asan hasta que están crujientes por fuera y cremosas por dentro.

El gratinado Dauphinois es una guarnición sabrosa y cremosa con siglos de antigüedad. Las patatas cortadas en rodajas finas se mezclan con una nata espesa y especias como la nuez moscada, y luego se recubren con queso y se hornean hasta que se quedan blanditas y bajo un manto de color marrón oscuro y queso tostado.

La tortilla de patata española no es el plato de huevos batidos que te estás imaginando. En vez de eso, se mezclan las patatas cortadas y fritas con cebolla y huevo batido: todo se vierte en una sartén honda para luego cocinar cada lado hasta que esté crujiente por fuera y blando por dentro. Se sirve caliente o fría y es ideal para cualquier ocasión, desde barbacoas hasta picnics.

Para degustar el alo paratha se empieza con un puré de patatas aromatizado con especias como jengibre, chile rojo, chaat masala y garam masala para darle un toque picante. La patata se envuelve en una masa de trigo y luego se cocina en un horno tandori hasta que el pan esté burbujeante y ennegrecido. A pesar del nombre, los bollos tattie no son productos horneados; son un complemento suave y esponjoso para un completo desayuno escocés.

El puré de patatas se mezcla con mantequilla, harina y una pizca de sal hasta que se forma una masa espesa y homogénea, que se enrolla finamente y se corta en rodajas antes de que los scones se doren en la sartén hasta que estén bien calientes.

Las patatas fritas con algas se venden en los McDonald's de Singapur, pero hoy en día también se suelen preparar en casa. Las patatas fritas en forma de fósforo se mezclan con una capa dulce y salada de copos de chile, semillas de sésamo, ajo y copos de nori. Servido como guarnición para el desayuno o la cena, el rösti es tan sencillo que casi cualquiera puede prepararlo.  Las patatas se mezclan con una generosa porción de mantequilla y luego se aplastan en forma de disco. El buñuelo se hornea hasta que se quede crujiente por todos los lados y se sirve con un poco más de mantequilla y algunas hierbas aromáticas 

¿Qué plato de patatas te gustaría probar? ¿Hay alguno que se nos haya escapado? Envíanos tus comentarios.

Otros artículos interesantes:

Estas son las 5 recetas saludables y rápidas a las que podrás recurrir cuando te quedes sin ideas

Lidl tiene la receta para hacer la salsa de mostaza y miel perfecta

Diferentes maneras de darse el 'sí quiero': tradiciones de boda en 7 países del mundo