‘Wordle’ se ha convertido en un generador de chutes de dopamina para la mayoría de sus usuarios

Persona móvil jugando alegre
Getty

Jugar a Wordle, el juego de palabras que se ha vuelto viral este 2022, genera un chute de dopamina (molécula vinculada al placer, el bienestar, la euforia...) a la gran mayoría de sus usuarios, según revela una encuesta realizada por El Economista.

El diario económico online lanzó una encuesta a un centenar de jugadores ("la mayoría vinculado con las humanidades y la comunicación") para averiguar algunos de los hábitos de estos cuando intentan pasarse el Wordle diario.

Uno de los datos más destacados del cuestionario es el placer que sienten los participantes si logran terminar rápidamente el Wordle diario. En concreto, el 70,8 % de los encuestados asegura sentir "un chute de autoestima" si lo resuelve en 3 minutos o menos

Es decir: prácticamente 3 de cada 4 usuarios a Wordle lo usan directa o indirectamente como fuente de dopamina, unas de las llamadas hormonas de la felicidad. Esta sensación podría explicar, en parte, el factor adictivo de este pasatiempo online y por qué su éxito se mantiene pasado su momento de viralidad.

Cuáles son las hormonas de la felicidad y cómo se activan

Dentro de este mismo apartado, un 16,7 % admite sentirse "chafado" si pierde y dicha derrota mancilla su ratio de victorias a Wordle. De nuevo, muchos usuarios podrían seguir enganchados a este juego precisamente para evitar enfrentarse a esa sensación de decepción y derrota.

Asimismo, un 54,4 % asegura resolver el Wordle diario en menos de 5 minutos, mientras que un 29,2 % de los participantes dice necesitar más de 10 minutos. Un 12,5 % llega al cuarto de hora de partida y nadie necesita más de 20 minutos para acabarlo.

En cuanto al lugar preferido por los participantes para resolver el Wordle diario, el 29,2 % se lo pasa mientras desayuna y el 20,8 % prefiere jugar mientras se desplaza hacia el trabajo (o de vuelta a casa). Hay un empate técnico en el tercer puesto: un 12,5 % de los participantes prefiere jugar a Wordle en el baño, mientras que otro 12,5 % confiesa jugar en el trabajo.

Se destaca que este último 12,5 % no juega durante los descansos del trabajo sino cuando se debería estar trabajando; Wordle, la primera gran obsesión de este 2022, ya ha comenzado a afectar negativamente a la productividad de algunos de sus usuarios.

Independientemente del lugar y/o momento del día para darle un rato al Wordle, la gran mayoría de los encuestados (un 83,3 %) prefiere pasárselo del tirón y solo un 16,7 % va jugando a ratos dispersos durante el día.

¿Es tramposo el usuario de Wordle? Según esta encuesta particular, no: un 95,8 % de los participantes asegura que siempre juega limpio, y solo el 4,2 % restante admite hacer trampas y buscar la solución del día cuando ve que la derrota está cerca.

Cómo ganar haciendo trampas a Wordle

Finalmente, el cuestionario de El Economista también ha querido ahondar en las estrategias de los usuarios de Wordle para intentar ganar lo más rápido posible.

La mayoría prefiere ser fiel a una palabra inicial como audio, avión, madre, feria, nuevo, ópera o cenar. Otros prefieren averiguar primero todas las vocales de la palabra. Unos pocos buscan palabras relacionadas con la actualidad, ya que en ocasiones la versión española de Wordle ha roto las reglas de la versión original para usar alguna palabra inspirada en las últimas noticias.

Unos cuantos participantes aseguran que repiten letras incorrectas en los primeros intentos porque prefieren no pensar demasiado. Pero todos deciden jugársela "a vida o muerte" cuando descubren que solo queda un solo intento para deducir la respuesta del día.

Otros artículos interesantes:

Una 'trampa' de 'Wordle' que casi nadie sabe: cómo volver a jugar a las palabras de días anteriores

Estos juegos de mesa son perfectos para adictos a Wordle

Estos son los ingredientes secretos que han convertido a 'Wordle' en la primera obsesión viral de este 2022

Te recomendamos