3 claves que debes poner en práctica para tomar el baño perfecto, según la ciencia

Una mujer tomando un baño
Getty
  • Si quieres disfrutar con un buen baño, por ejemplo para relajarte y cargar energías después de una dura jornada, debes seguir una serie de pasos que sirven para mejorar la experiencia.
  • Estas son las 3 claves que has de poner en práctica para tomar el baño perfecto, según la ciencia.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Darte un buen baño después de una dura jornada de trabajo es una gran alternativa para relajarte y conseguir recargar fuerzas para el día siguiente. Otros prefieren hacerlo por la mañana, nada más despertar, y así empiezan con buen pie.

En cualquier caso, independientemente de cuáles sean tus gustos, debes tener en cuenta una serie de recomendaciones que te ayudarán a tomar el baño perfecto, algo que te vendrá de maravilla si nunca te lo has planteado. 

Estos consejos están avalados por la ciencia, y van a convertir ese baño que te das todos los días de forma rutinaria en una experiencia realmente gratificante con la que además podrás cuidar tu cuerpo.

A continuación, se muestran 3 claves con las que vas a tomar el baño perfecto:

Encuentra la mejor temperatura para cada momento

La temperatura siempre estará relacionada con el gusto de cada persona, también con la época del año: a pocos les apetece darse una ducha de agua fría en pleno invierno

Según la dermatóloga estadounidense Melissa Piliang, la temperatura más óptima para tomar un baño es cualquiera que esté por debajo de los 37ºC , tal y como explica en una entrevista con The Wall Street Journal. 

Un baño muy caliente puede ser relajante, pero al superar esta temperatura la suciedad y las bacterias ambientales no se eliminan bien.

Esta experta recomienda una temperatura según cada caso concreto:

  • Para dormir bien: la temperatura recomendable en estos casos es nuestra, entre 34ºC y 36ºC conseguirás relajarte lo suficiente como para ir a la cama con somnolencia. 
  • Para estar cómodo: aquí depende de la temperatura que le guste a cada persona, por ejemplo, si hace mucho frío puedes poner el agua más caliente de lo normal, y si quieres refrescarte hazlo con un baño tibio mientras tomas una cerveza fría.
  • Para equilibrar tu cuerpo y mejorar el estado de tu piel: la combinación perfecta en estos casos es darte un baño de agua caliente, y al terminar enjuagarte con agua fría, así el cuerpo llega a un estado de equilibrio. 

La hora a la que te bañas también es importante

Si eres de los que toma un baño antes de dormir debes saber que esta es la mejor decisión. Según un estudio publicado en 2019 en la revista Science Direct, un baño 2 horas antes de ir a la cama es bueno para mejorar el ritmo circadiano, ya que ayuda a conciliar el sueño más rápido y a dormir profundamente.

Programar el baño cerca de la hora de dormir es lo más adecuado para mejorar la circulación sanguínea, enfriar el cuerpo y prepararlo para irse a la cama.

Además, el mismo estudio señala que un baño de 10 minutos es tiempo suficiente para obtener estos beneficios. 

Los aceites te ayudarán a sentir relajado y a cuidar tu piel

Según la revista norteamericana Real Simple, utilizar aceites de lavanda, limón y eucalipto tiene propiedades verdaderamente positivas a la hora de tomar el baño.

Esto se debe a que el aroma que dejan en la bañera es relajante y muy agradable, pero también porque consiguen que la piel quede más suave.

La misma publicación recomienda evitar los aceites de menta, ya que pueden irritar la piel en algunos casos.

Otros artículos interesantes:

14 de los mayores errores de limpieza que se cometen en casa

Ciuda tu higiene dental de forma casi profesional con este pack: cepillo eléctrico e irrigador de Oral-B por sólo 92€

Lidl está vendiendo un accesorio con el que puedes evitar que te roben el móvil en la playa mientras te das un baño

Te recomendamos