Pasar al contenido principal

3 consejos de inversión para sobrevivir a grandes crisis financieras del CEO de una firma de 736.000 millones de dólares

[RE] Martin Gilbert
Martin Gilbert Aberdeen Standard Investments
  • La caída de Lehman Brothers en septiembre de 2008 provocó el estallido del sistema financiero mundial tal y como lo conocíamos.
  • Martin Gilbert, co director general de Standard Life Aberdeen, una firma de inversión de 736.000 millones de dólares y la mayor activa de Reino Unido, contribuyó a que su empresa superase la crisis detectando el peligro con la antelación suficiente.
  • El directivo ha compartido con Business Insider tres cosas que los inversores pueden aprender de su experiencia, especialmente los que no han pasado por algo así.

Cada septiembre de la historia, Wall Street reflexionará sobre la surrealista crisis que tuvo lugar hace ya 10 años.

Este mes es el aniversario de la caída de Lehman Brothers y de los gigantescos bancos de inversión que se desplomaron junto al mercado inmobiliario estadounidense y los productos de inversión ligados a él.

Al igual que Bear Stearns, muchas otras empresas se vieron obligadas a renegociar su deuda o cerrar. Aberdeen Asset Management, ahora Aberdeen Standard Investments tras su fusión en 2017, fue una de las firmas que sobrevivió a esa etapa.

Y puede decir agradecérselo, en parte, a su CEO, Martin Gilbert, por su decisión de hacer sonar todas las alarmas sobre los CDOs (Obligaciones de deuda colateralizada) antes de que el arriesgado producto financiero contribuyese a hundir el sistema financiero mundial en el caos.

"Tengo que decir, sin embargo, que la atmósfera en la oficina no era de pánico", ha asegurado Gilbert, ahora co director ejecutivo de la firma de 736.000 millones de dólares (630.800 millones de euros), a Business Insider sobre los días después de que Lehman Brothers se declarara en bancarrota el 15 de septiembre de 2008.

"Fue estresante e intenso, pero trataba de mantener la cabeza fría en esos días y las semanas posteriores", ha añadido.

Leer más: 10 años después de la caída de Lehman Brothers: así ha quedado tu bolsillo

Gilbert ha compartido con Business Insider vía correo electrónico tres cosas que aprendió de esa época, especialmente útiles para los inversores que no eran profesionales entonces:

"No vendas en el punto de máximo dolor. La magnitud de la gran crisis financiera era realmente algo inimaginable, pero hay similitudes que atraviesan todas las crisis. Los mercados tienen la costumbre de recuperarse y hay que hacer todo lo posible para dar un paso atrás.

Otra lección es que hay que ceñirse a lo principal. Invierte en lo que entiendes, distribuye tus riesgos y ten en cuenta que si algo parece demasiado bonito para ser cierto, seguramente no lo sea. Los productos que los bancos estaban generando en el período previo a la crisis eran cada vez más complejos y se basaban en fundamentos aún más débiles.

El anterior consejo está relacionado con el siguiente: la naturaleza de una economía globalizada hace que sea muy difícil repartir la culpa.

Los bancos han asumido con razón gran parte de la culpa de la crisis, pero fue un fracaso a todos los niveles por parte de los gobiernos, los reguladores, los inversores, las agencias de calificación y los bancos. Cuando estalló la crisis, cada una de las partes dedicó bastante tiempo a señalar con el dedo a los demás. Nadie tiene la culpa, pero todos son culpables", ha redactado.

Te puede interesar