Pasar al contenido principal

Una psicóloga de Harvard ofrece tres consejos para lidiar con la decepción si el partido al que has votado no ha ganado

Joven votando
Reuters
  • La psicóloga Susan A. David explica que es necesario afrontar los resultados porque no se pueden cambiar
  • La primera fase para lidiar con la decepción es analizar al detalle las emociones que se sienten
  • Aboga por tomar decisiones personales en base a una valoración racional y no por impulsos emocionales

La realidad ha mostrado en diversos comicios que las expectativas electorales pueden originar emociones negativas en los votantes si el partido al que apoyaron consigue unos resultados peores de los esperados.

Si te has sentido decepcionado porque esperabas unos resultados electorales más favorables para el partido al que votaste de los que se han producido, debes tener en cuenta dos cosas. Que la derrota de ese partido no tiene vuelta atrás, y que tu vida, tu familia y tu trabajo seguirán necesitando que afrontes el día a día con una buena actitud.

Leer más: Estas fotos muestran cómo ha cambiado la forma en la que votamos los españoles

Por ello, Susan A. David, psicóloga de la Escuela de Medicina de Harvard y autora de "Agilidad emocional" cree que es importante saber que la decepción, la tristeza o la rabia son naturales, que la clave está en saber cómo manejar esos sentimientos. Estos son los tres consejos de David para lidiar con la decepción.

1. Saber cuáles son tus sentimientos exactamente

Es crucial "llegar a un espacio donde podamos etiquetar las emociones de manera honesta", explica David. Lo que quiere decir es que se necesita conocer al detalle qué se está sintiendo y no quedarse con la primera emoción.

Para David, una manera de identificar de forma más amplia los sentimientos es preguntarse: "¿Qué otras dos cosas estoy sintiendo?". Así, si se siente enfado, también se pueden sentir temor y rabia. Según la psicóloga, este proceso es "muy importante en cualquier tipo de curación".

Leer más: Cómo mudarte a Portugal y convertirte en ciudadano portugués (por lo que pueda pasar este domingo)

De ese modo, la investigación de David plantea que las personas que mejor identifican sus emociones tienen una mayor capacidad para controlar sus emociones negativas.

2. No darle demasiadas vueltas

Las personas tienden a lidiar con sus emociones negativas repasándolas una y otra vez, ya sea con ellas mismas o con otros que sienten lo mismo, explica David.

Puede parecer que con ese método los malos sentimientos se van, pero en la opinión de David ese comportamiento puede hacer que el enfado vaya en aumento. La explicación está en que no se están procesando las emociones, sino que solo se está pensando en ellas.

Leer más: Esto es lo que pasa realmente con los votos de las urnas después del recuento de las Elecciones Generales

La forma adecuada de hacerlo es escuchar cuáles son esas emociones y averiguar qué significan, lo que cuentan sobre nosotros mismos. David plantea las siguientes cuestiones: ¿Qué es realmente importante para mí? ¿Cuáles son los valores subyacentes debajo de mis emociones? ¿Cómo puede actuar sobre esos valores?

3. Mostrar comprensión por los demás, aunque no estés de acuerdo con ellos

Ser comprensivo con los demás no significa aceptar, validar o estar de acuerdo con sus puntos de vista. David cree que es importante tener comprensión con los miembros de la familia o amigos que votaron en una dirección distinta.

Leer más: Esto es lo que vale realmente tu voto en las elecciones, en función de dónde votes

El valor del que habla David consiste en que todo el mundo trata de tomar la mejor decisión con respecto al voto y eso significa podríamos no estar de acuerdo con su forma de expresarla.

La última decisión a la que hay que enfrentarse es dejar de tener una relación con esa persona. David cree que si esa es la decisión que se toma, hay que estar seguro de que se hace después de examinar los valores propios y ajenos, y no por una reacción emocional impulsiva.

[Fuente: Business Insider USA]

Y además