Estos son los 3 errores más comunes que cometes al educar a tus hijos

niña aburrida

Getty Images

Nadie nace con un manual de cómo ser padre o madre bajo el brazo.

La educación de los hijos es de todo menos algo lineal, por lo que tampoco tendría mucho sentido aplicar las mismas normas para todos, pero quizás sí tener unas bases claras para reforzar vuestra relación y que sea lo más sana posible para ambos.

En la educación de los hijos no solo influye la función de los progenitores, sino todo un contexto social y educativo que interfiere en todo su proceso de crecimiento. 

Alberto Arenaza conecta a emprendedores 'edtech' de todo el mundo: "El rol de la tecnología en la educación debe ser reducir costes, no crear barreras artificiales"

Existen ciertos aspectos que se pueden tener en cuenta a la hora e abordar la educación de los más pequeños. Estos son los errores que no debes cometer a la hora de educar a tus hijos:

1. ¿Cómo impones la autoridad?

Niña enfadada

Los expertos psiquiatría infantil y juvenil de MiniMind, explican que la autoridad es importante, pero lo es aún más es lugar desde el que se enfoca. 

Es decir, en lugar de imponer un modelo autoritario, en el que tu hijo o hija te hará caso porque si no lo hace tiene una repercusión negativa (utilizas algo punitivo), es decir, responde por miedo, intenta crear un vínculo seguro de autoridad. 

Cómo volver a incluir a un hijo menor de 26 años en tu Seguridad Social: así debes hacer el trámite si se ha quedado en paro

Se va creando en situaciones de empatía, juego y experiencias positivas. "Esto permite que el niño obedezca, no por temor, sino porque se fía de ti. Aunque no me guste lo que me ordenan, lo hago porque sé que esta persona quiere cosas buenas para mí", explican en MiniMind.

2. No le quites hierro a algo que le preocupa a tu hijo/a

Padre e hijo charlando

Si es importante para ellos, escúchalos. No son 'cosas de niños', son preocupaciones que deben ser validadas. 

'Validar' es escuchar con atención al otro/a, reconocer su emoción y hacerle saber que es importante, explican en MiniMind.  

Si le quitas peso a sus sentimientos tu hijo pensará que no merece la pena hablar de esas emociones. Pero, en cambio, si recibe tu atención y con ello, se siente comprendido, incluso encuentre una solución a aquello que le preocupa, aprenderá de ello y se sentirá con la capacidad de resolverlo por él mismo cuando vuelva a ocurrir.

3. Tu hijo/a es independiente y no tiene por qué seguir tus pasos

Skate padre e hija

A veces los padres sienten un orgullo profundo por sus hijos, tanto, que intentan depositar en ellos frustraciones propias para que éstos las completen. 

Esto no debe ser así, en el blog de Etapa Infantil, explican que un hijo nunca debe ser una extensión de uno mismo. 

Es una persona independiente que tiene sus propias aspiraciones, gustos y sueños. Crear vínculos y compartirlos no tiene por qué suponer necesariamente que estos sean los mismos. 

Tú puedes ser un gran aficionado del tenis e intentar que a tu hijo o hija también le guste, pero si no es así, abraza sus gustos, sean cuales sean, y refuérzale en esa decisión de seguir haciendo lo que le gusta.

Otros artículos interesantes:

La estrategia efectiva y simple con la que lograr que tus hijos coman verdura

Qué tareas del hogar pueden hacer tus hijos según su edad, de acuerdo a la guía Montessori

La industria de la educación también es la industria de la atención: así evitan las startups 'edtech' españolas que sus alumnos se distraigan

Te recomendamos