Pasar al contenido principal

3 escenarios que los inversores necesitan saber a medida que se acerca el Brexit y que afectarán a las distintas clases de activos

Theresa May y Jean-Claude Juncker
Theresa May y Jean-Claude Juncker. Reuters
  • Hay tres supuestos con respecto al Brexit y todos afectarían de diferente forma a las clases de activos cotizados.
  • El más crudo, la posibilidad de no llegar a un acuerdo negociado, supondría un varapalo para la renta variable británica y un desastre para la libra.
  • El escenario más probable, que Theresa May consiga unamayoría parlamentaria, generaría oportunidades de inversión en la región.

A vueltas con la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Así lleva el viejo continente desde el referéndum. Si no se llega a un acuerdo antes de que finalice el período de transición del Brexit en diciembre de 2020, es posible que se deban establecer controles fronterizos entre Irlanda (como miembro de la Unión Europea) e Irlanda del Norte (que, como parte de la Reino Unido, habría salido de la UE).

Con todo, es muy probable que la primera ministra tenga éxito para alcanzar algún tipo de acuerdo a través del Parlamento. La votación a finales de enero mostró que había una mayoría parlamentaria favorable a May con un tono menos polémico, asumiendo que las preocupaciones de los parlamentarios sobre el respaldo pueden ser abordadas. 

En este sentido, a medida que el culebrón llega a su fin, la clave es ver qué implicaciones puede tener para los inversores en base a los escenarios que pueden darse. Entidades como Allianz GI o Nordea AM, contemplan tres posibles resultados y efectos para el entorno de la inversión:

1. May obtiene una mayoría parlamentaria para llevar a cabo su acuerdo

Es el escenario más probable y generaría un impulso para tomar posiciones en la región, según estos expertos. La implicación en las clases de activos sería muy distinta a otros supuestos. 

  • Divisas: Este acuerdo probablemente se traduciría en una apreciación significativa de la libra esterlina británica, según Allianz GI.
  • Renta fija: Se podría esperar una venta masiva de bonos, especialmente en las partes largas, y cabría esperar una paulatina normalización monetaria en el país. 
  • Acciones: puede haber una shock inicial de corta duración, impulsado en parte por la apreciación de la libra esterlina, pero el mercado se recuperará gracias a la entrada de nuevo dinero en el Reino Unido desde el extranjero. 

2. May falla, y el Reino Unido se estrella contra un Brexit duro

Si el Parlamento no aprueba un acuerdo pronto, podría tener un gran impacto en la economía y en los inversores del Reino Unido:

  • Divisas: Según Nordea AM, La libra podría depreciarse un 8%. Si la fecha límite del 29 de marzo llega sin un acuerdo, no sería una sorpresa ver un colapso en la moneda del Reino Unido.
  • Renta Fija: Se puede prever una venta masiva en este supuesto. Los bonos gubernamentales aún no han reaccionado ante el repunte de los activos de riesgo y la estabilización de los datos económicos mundiales.
  • Acciones: El impacto de un Brexit duro en el mercado podría verse mitigado, al menos en cierta medida, por la alta exposición internacional de las empresas que cotizan en el Reino Unido. Las acciones de gran capitalización podrían subir, destaca Allianz GI, aunque siendo selectivo.

Leer más: Qué debes hacer en tus 20, 30, 40 y 50 para poder retirarte con un colchón de 100.000 euros, según los expertos

3. May busca una prórroga del artículo 50

Cabe la posibilidad de que el Parlamento vote a favor de que May regrese a la UE y solicite una extensión del Artículo 50 para darle tiempo al Reino Unido para resolver algunos de los puntos más importantes. Para los inversores, las implicaciones de este escenario serían bastante positivas:

  • Divisas: Podría afectar positivamente a la libra.
  • Renta Fija: Podría haber ventas en el corto plazo, aunque mucho más pequeña de lo que cabría esperar en un escenario “duro”.
  • Acciones: La extensión podría significar mejores perspectivas de ganancias para los sectores domésticos del Reino Unido, aunque el ciclo de la economía británica puede mantener el crecimiento de las ganancias de mayor riesgo.

Te puede interesar