Pasar al contenido principal

3 formas para evitar que tus hijos se echen a perder, sin importar lo rico que seas

Niños
Muchos padres temen criar niños mimados.
  • Muchas personas ricas temen que sus hijos se echen a perder y y no encuentren un propósito para su vida.
  • Según una asesora de riqueza, los padres adinerados deberían priorizar tres cosas al criar a sus hijos: no darles todo lo que piden, permitirles trabajar y dejar que fracasen.
  • El mayor error que cometen los padres adinerados es no permitir estas tres cosas, según esta experta.

Los niños ricos pueden evocar el estereotipo de los niños de papá pero muchos padres con un patrimonio elevado están tratando de criar lo opuesto a eso.

Rachel Sherman, autora de Uneasy Street: The Anxieties of Affluence, escribe después de entrevistar a 50 familias adineradas de Nueva York que su mayor miedo es que sus hijos se creyeran con derecho a todo.

Quieren que sus hijos estén sanos y felices y que tengan un propósito, explica a Business Insider Judy Spalthoff, directora ejecutiva y jefa de asesoría familiar y filantrópica en UBS Wealth Management. "Se trata de hacer que el dinero sea útil y una oportunidad frente a una carga y no disuadirlos de seguir su propio camino", dice.

Como dice el columnista del Washington Post, Thomas Heath, los ricos quieren que sus hijos sean aventajados, pero no a costa de sacrificar la ambición.

La mayor preocupación de un cliente con el que Spalthoff trabajó, que no se graduó de la universidad y que construyó su propio negocio y riqueza por su cuenta, era que sus hijos carecieran del impulso de determinación que él había tenido. "Es una línea increíblemente fina", dice.

Aunque algunos hijos de padres adinerados confían en la herencia en forma de efectivo o activos, Spalthoff dice que los padres pueden usar un enfoque con tres medidas para criar hijos productivos y que no se crean con derecho a todo: no les des todo lo que piden, permíteles trabajar y deja que fracasen.

Esas tres cosas, afirma, "son vitales para conseguir con éxito miembros productivos de la sociedad".

Aunque Spalthoff ve a muchas familias conscientes de cómo su riqueza puede afectar a sus hijos, los mayores errores que pueden cometer son los que no permiten estas tres cosas, dice ella.

Leer más: Una exdecana de Stanford revela siete claves para educar a tus hijos con éxito

1. No le des a tus hijos todo lo que piden, aunque puedas hacerlo

Amigas
Andrew Toch/Getty Images

La antigua lección de "no siempre tenemos lo que queremos" también se aplica a los niños ricos. "Pedir solo porque [los niños] quieren algo no significa que los padres se lo tengan que dar siempre", explica Spalthoff.

Los padres deben ser conscientes de que tienen más para dar a sus hijos, dice ella. Por ejemplo, ella trabajó con una familia que dejó de viajar en avión privado y optó por primera clase.

Andrew Tisch, hijo de Laurence Tisch de Loews Corp. y CBS, declaró a la revista Fortune que codiciaba un reloj Timex a la edad de 7 años. "Mis padres me dijeron: 'ahorra'", dice el por entonces jefe de la compañía tabaquera Lorillard. Él aconseja los mismo a sus hijos y les da 1 dólar a la semana para gastar. "Mi hijo quiere que le compre tarjetas de béisbol", dice Tisch. "Le dije que ahorrara. Necesita aprender que las cosas no son gratis".

Algunos padres ricos incluso aplican el mismo principio a la herencia. Los multimillonarios Warren Buffett y Bill Gates y el músico británico Sting han planeado dar muy poco de sus fortunas masivas a sus hijos, insistiendo en que pueden ganar las cosas que quieren por sus propios medios.

"Tienen que trabajar" afirma Sting al Daily Mail. "Todos mis hijos lo saben y rara vez me piden nada".

Leer más: 15 estudios que demuestran que el nombre que le pones a tus hijos marca su éxito o fracaso

2. Enséñales a trabajar duro y a valorar sus logros

Fiesta al aire libre
Mike Coppola/Getty Images

Las opiniones de Sting subrayan el segundo punto de Spalthoff: permitir que los niños "trabajen y sientan los resultados de un día de trabajo, ya sea vendiendo algo o aprendiendo el valor de un dólar".

Ross Perot Jr. recibió una lección de trabajo de su padre, H. Ross Perot, el fundador de Electronic Data Systems, el verano que pasó excavando agujeros para arbustos de petunia en la propiedad de EDS. "Ross estaba cavando, a $ 0.25 cada hoyo", cuenta su padre a Fortune. "Hacía más calor de lo que te imaginas, y Ross llegó hasta el final. Se mantuvo firme, siguió adelante".

Sherman, la autora que entrevistó a padres adinerados, informa de que una madre con activos por decenas de millones requería que su hijo de 6 años lavara su propia ropa a cambio de actividades y otros privilegios.

Pero, como descubrió durante su investigación, el compromiso de los padres con el empleo de sus hijos se altera si tener un trabajo interfiere con otras capacidades, especialmente las que tienen que ver con la competición por entrar en las mejores universidades. Ninguno de los hijos de padres de alumnos de secundaria con los que habló trabajaban por dinero.

Y como explica Spalthoff, a veces el valor del trabajo es algo que los padres involuntariamente les quitan a sus hijos con vacaciones y actividades extracurriculares.

Leer más: Qué debes contestar exactamente a tus hijos si te preguntan, "¿Somos ricos?"

3. Deja que tus hijos experimenten el fracaso

Amigos jóvenes
Tristan Fewings/Getty Images for Qatar Goodwood Festival

"Cuando no es algo importante, dejad que [los niños] fracasen", dice Spalthoff.

Esto puede ser cualquier cosa, desde que un niño pierda sus botas de fútbol hasta que olvide sus deberes. En lugar de apresurarse al rescate, los padres deben permitirles sentir que es su responsabilidad. "Es la crianza de los hijos anti-helicóptero", afirma Spalthoff. "Permíteles asumir su propia responsabilidad".

Una familia con la que trabajó no dejaba que la empleada del hogar entrara en las habitaciones de los niños; era su responsabilidad limpiarlas por sí mismos.

Es una lección que no termina cuando son jóvenes. El inversor de Shark Tank y millonario hecho a sí mismo, Kevin O'Leary, habló en 2013 con la revista canadiense de mujeres Chatelaine sobre sus planes para sacar a sus hijos de la casa.

"Saben que cuando termine su educación, los empujaré fuera del nido", dice O'Leary, que no planea darles a sus hijos nada de su riqueza. "Quieres preparar a sus hijos para llevar sus propias vidas. Les digo a los padres adinerados que si no expulsan a sus hijos de la casa y los ponen bajo el estrés del mundo real, no se harán cargo de su vida".

Ese es el tipo de fracaso que los padres ricos intentan evitar.

Y además