3 maneras de sentirte más fuerte y seguro psicológicamente cuando tienes un jefe difícil o impredecible

Lidiar con tu jefe

Getty Images

  • Harrison Monarth es el director ejecutivo y fundador de Gurumaker, una empresa de coaching ejecutivo.
  • Él considera que trabajar con un jefe difícil puede tener consecueciaas psicológicas incluso en los empleados más fuertes.
  • Para proteger tu salud debes alinearte con las expectativas de tu jefe y encontrar tu mayor propósito en la empresa.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Existen numerosos beneficios para crear un ambiente de trabajo psicológicamente seguro. El principal de ellos es tener empleados más felices y comprometidos, que experimentan una mayor confianza, creatividad y un sentido de pertenencia a la empresa. La productividad también aumenta cuando las personas se sienten apreciadas e inspiradas en el trabajo, hasta en un 12%, según un informe de Gallup de 2017.

Harrison Monarth.
Harrison Monarth.

Harrison Monarth

Pero el hecho de que ese conocimiento exista no significa que los jefes lo estén aplicando. El Dr. Robert Hogan, experto en administración y psicólogo, dijo en 2016 que "el 70% de los trabajadores estadounidenses recibirían una reducción salarial si alguien despidiera a su superior".

La falta de compromiso de los empleados es una de las consecuencias negativas más frecuentes en un lugar de trabajo psicológicamente inseguro y continúa oscilando entre el 54% y el 69% año tras año, según las mediciones de la organización Gallup

7 consejos para potenciar tu liderazgo digital, según una especialista en diversidad generacional considerada una de las 'Top 100 Mujeres en España'

Una gran mayoría de trabajadores simplemente sienten que están intercambiando su tiempo por un salario a final de mes, sin aportar sus mejores ideas o ningún sobreesfuerzo al trabajo. 

Irónicamente, la caída en el compromiso es más frecuente entre quienes ocupan puestos de dirección y liderazgo.  

Por supuesto, la falta de seguridad psicológica en el trabajo no necesariamente tiene que involucrar a jefes tóxicos que gritan y amenazan a sus empleados, o los degradan y tratan con condescendencia. 

Es más probable que las amenazas más peligrosas para un entorno laboral psicológicamente seguro provengan de gerentes que manejan la ambigüedad y usan la información como moneda de cambio. De manera similar, los responsables que no logran comunicarse con claridad, que cambian las prioridades al azar y que modifican de dirección sin explicación, son, normalmente, los culpables de la ansiedad y los niveles de estrés tan altos entre sus equipos. 

Hace solo unos meses, un talentoso ingeniero de sistemas que acababa de entregar su renuncia en una empresa de Silicon Valley donde había trabajado durante 7 años, comentó que se habría quedado si su gerente hubiera estado dispuesto a darle una retroalimentación ocasional, más allá de su revisión anual de objetivos. "Nunca supe cuál era mi posición, si lo que hacía importaba o cuáles eran mis opciones para el crecimiento profesional". Asegura que se había sentido "sin timón", como si solo estuviera haciendo un trabajo, sin un propósito mayor. 

Aquí puedes leer 3 estrategias para crear una sensación de seguridad psicológica cuando tu jefe esté creando un entorno repleto de dudas. 

1. Pon en la misma línea tus expectativas con las de tu responsable

Un entorno de trabajo impredecible puede crear una respuesta de amenaza en nuestros cerebros, y cuando los gerentes demuestran rutinariamente una variedad de comportamientos impulsivos, como mal humor, intromisión y críticas frecuentes, los empleados tienden a sentirse ansiosos, lo que inhibe su pensamiento analítico, percepción creativa y habilidades de resolución de problemas. 

De hecho, la previsibilidad es una de las cualidades más valoradas en un gerente, según una investigación interna de Google, ya que permite a los empleados sentir una sensación de autonomía y libertad para hacer su mejor trabajo.   

La mejor manera de crear más previsibilidad en torno a un gerente difícil es ser muy claro acerca de tus expectativas. Los jefes que no articulan claramente las metas, o establecen objetivos vagos, pueden hacer que sea imposible que los empleados prosperen, causando malentendidos, retrasos y malos resultados, fomentando una atmósfera de ansiedad y disfunción

El remedio es participar de manera proactiva y averiguar exactamente qué resultados está buscando tu superior, los plazos esperados para lograrlo y cómo se medirá el éxito. 

Haz preguntas para obtener esta claridad, y cuanto más específicas, mejor. Verifica la alineación compartiendo tu comprensión de las expectativas y acuerda controles periódicos para asegurarte de que estás bien encaminado. Si es posible, obtén esta información de tu responsable tanto verbalmente como por escrito, para que, si hay un malentendido, podáis recurrir a lo acordado.

2. Encuentra tu propósito

Darle un significado al trabajo puede compensar esos imprevistos y la ansiedad que crea un gerente temperamental. Desde levantar tu estado de ánimo, hasta motivarte a trabajar más duro, encontrar un propósito también ha demostrado que aumenta la resistencia a la adversidad. 

Los mejores jefes trabajan para comprender qué motiva a las personas y explican el propósito, el porqué de la tarea en cuestión. Si este sentido no lo aporta, puedes tomar las riendas. Piensa a quién beneficia tu trabajo y en quién mejora su vida con lo que haces a diario. 

Esto puede parecer más fácil para algunas profesiones que para otras, como los trabajadores de la salud y los maestros, pero ayuda a ver el panorama general. Un piloto comercial, por ejemplo, no solo transporta masas de pasajeros del punto A al punto B; une a familias y seres queridos; puede ser el primer paso hacia la nueva vida de una persona o el vehículo que entrega los recursos que tanto necesitan las personas necesitadas.

Todos somos parte de la enorme red de la humanidad, donde incluso las contribuciones más pequeñas tienen un impacto en alguien en la línea de una cadena de suministro invisible. Solo tienes que seguirlo lo suficiente para verlo.  

3. Invierte en tu progreso

Cuando practicas la agilidad del aprendizaje e inviertes continuamente en tu desarrollo profesional, creas una base inquebrantable de confianza. Adquirir una sólida experiencia en un dominio técnico o profesional y una comprensión clara de cómo tu conocimiento especializado beneficia a la organización, te permite defenderte frente al trato injusto por parte de algunos gerentes.  

Cuando la ex directora ejecutiva de PepsiCo, Indra Nooyi, trabajaba como joven consultora en Boston en la década de 1980, los socios masculinos de la firma ni siquiera la miraban a los ojos en las reuniones. 

Sin embargo, con su agilidad de aprendizaje y su impulso por la excelencia como pilar, comenzaron a cambiar su actitud y se ganó su respeto. En una charla sobre liderazgo en 2015, Nooyi dijo: "En mi corazón sabía que podía hacer esto mejor que cualquier otra persona, y si todo lo demás falla, ellos vendrán a mí y me dirían: 'Arréglelo', porque yo sé que soy buena para esto". 

¿Por qué aguantar todo esto en primer lugar? ¿Por qué no irte? El hecho es que no todo el mundo tiene el lujo o la resolución emocional, de levantarse y dejar un trabajo o que simplemente no pueden permitirse dejarlo. 

Por esa razón, los empleados pueden beneficiarse de la práctica de estas estrategias de afrontamiento hasta que el gerente en cuestión sea reemplazado o reciba formación para mejorar su estilo de liderazgo, algo en lo que, afortunadamente, cada vez más organizaciones invierten.  

Otros artículos interesantes:

7 recomendaciones de Elon Musk para lograr una mayor productividad en las empresas

7 consejos para potenciar tu liderazgo digital, según una especialista en diversidad generacional considerada una de las 'Top 100 Mujeres en España'

Estas son las 6 lecciones de liderazgo que puedes aprender de la experiencia de Freddie Mercury

Te recomendamos

Y además