3 grandes tipos de pacientes que sufren COVID-19 prolongado, según expertos españoles

Sanitarios llevan a un paciente con COVID-19 en una camilla a la ambulancia.

REUTERS/Juan Medina

  • El 50% de los pacientes tiene entre 35 y 50 años de edad y más del 79% son mujeres, pero los expertos en salud han distinguido 3 grandes grupos según los síntomas que presentan. 
  • Una guía clínica de la SEMG identifica diferentes patrones del COVID-19 prolongado. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Primero en Upday Cintillo

Uno de los mayores retos que presenta el COVID-19 prolongado es que puede afectar a cualquier persona contagiada con el SARS-CoV-2, independientemente de su edad, sexo o caso de coronavirus

Entre el 15% y el 20% de los pacientes con casos agudos no se recuperan tras superar la infección, conforme a una guía clínica para la atención al paciente con COVID persistente, desarrollada por la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG). 

Aunque un metaanálisis que ya ha sido revisado por pares, que criba 18.251 estudios relacionados con la sintomatología de la enfermedad del coronavirus, advierte que hasta el 80% de los pacientes podría sufrir uno o más síntomas a largo plazo

Este conjunto de síntomas se conoce como COVID-19 persistente, prolongado o long COVID —largo en inglés—. De los casos afectados se han identificado 55 síntomas que podrían persistir en el tiempo y unas 8 afecciones que podrían aparecer hasta 6 meses después

5 cosas que podrían pasar si te contagias después de recibir la primera dosis por las que deberías protegerte mejor que nunca del COVID-19

"Cuando hablamos de COVID prolongado o long COVID, aunque puede afectar a cualquier persona de cualquier edad, sexo y condición, generalmente estamos ante pacientes que en el 50% de los casos tienen edades comprendidas entre los 36 y los 50 años (media de 43 años), el 79% u 80% son mujeres, y mayoritariamente no tienen comorbilidades asociadas previas al COVID-19", explican los expertos españoles que firman la guía de la SEMG. 

Aún se desconoce la causa y el curso de los casos de COVID-19 prolongado, pero la persistencia del virus, la tormenta inflamatoria o la presencia de autoanticuerpos podrían jugar un papel fundamental —lo que explicaría por qué se pueden identificar diferentes grupos de pacientes—.

Estos son los 3 grandes tipos de pacientes con COVID-19 prolongado o persistente, que se recogen en la guía clínica de la SEMG. 

Pacientes en los que predomina la afectación del nervio vago

Getty Images

El nervio vago es suministra fibras parasimpáticas motoras a todos los órganos y controla algunos músculos esqueléticos, explican expertos como la psicóloga Kimberley Wilson en el programa Made of Stronger Stuff a BBC

Por ello puede afectar a tareas tan variadas como la frecuencia cardíaca, la peristalsis gastrointestinal, la sudoración y bastantes movimientos musculares en la boca —el habla inclusive—.

Las 9 peores secuelas que el COVID-19 está dejando en los recuperados, incluso en los asintomáticos

Según los expertos que firman la guía de la SEMG, uno de los grupos de pacientes con COVID-19 prolongado se caracterizan por "la afectación del nervio vago como secuela de la infección" y tienen dificultades para tragar, disnea, trastornos digestivos y cardíacos

Todos estos síntomas están también relacionados con el contagio con el SARS-CoV-2, dado que provoca fundamentalmente una enfermedad respiratoria. Aunque los casos más graves se han relacionado con la presencia de coágulos de sangre y conjuntos de síntomas neurológicos, como la niebla mental

Pacientes con síntomas que aparecen en forma de brotes

Una médico atendiendo a un paciente
Reuters

Otro grupo lo conforman aquellos que presentan una sintomatología en forma de brotes —lo que podría explicar la aparición de indicios de COVID-19 meses después de recuperarse—. 

Es decir, que sufren afecciones que fluctúan, que experimentan una variación de intensidad. 

El 80% de los recuperados de COVID-19 sufren al menos un síntoma persistente de los 55 efectos a largo plazo que provoca la enfermedad

Los pacientes pueden presentar una febrícula asociada al cansancio —uno de los síntomas típicos del COVID-19—, por ejemplo. Y hasta ahora no se puede descartar que tenga alguna relación con un reservorio del virus, a pesar de haber superado supuestamente la infección. 

Pacientes con alteración de la inmunidad y síntomas neurocognitivos

Sanitarios ateniendo a pacientes con COVID-19.

REUTERS/Marko Djurica

Los pacientes que, una vez pasada la infección con el SARS-CoV-2, presentan una alteración de la inmunidad y más presencia de síntomas neurocognitivos conformarían el tercer gran grupo de afectados por el COVID-19 prolongado, según la SEMG. 

Los síntomas neurológicos que pueden sufrir los casos de COVID-19 prolongado son: 

  1. Cefalea.
  2. Parastesias (cosquilleo, calor o frío que experimentan en la piel ciertos enfermos del sistema nervioso o circulatorio).
  3. Anosmia/cacosmia (pérdida del olfato/percepción de olores desagrables).
  4. Disgeusia (trastorno del gusto).
  5. Dispraxia (lentitud, torpeza y dificultad para movimientos que requieren la coordinación de varios grupos musculares, sobre todo en niños).
  6. Déficit de memoria.
  7. Inestabilidad.
  8. Mareo.
  9. Incapacidad para concentrarse.

Algunos de estos síntomas se engloban en una afección neurológica típica de los casos de COVID-19 conocida como niebla mental, que ha sido uno de los síntomas que más ha preocupado a los científicos a lo largo de la pandemia. 

Tras los síntomas generales, que estarían presentes en más del 95% de los casos, los neurológicos parecen afectar a más del 85% de los pacientes. Además, podrían mezclarse con otros psicológicos —como la ansiedad, las fobias, la apatía o los trastornos del sueño—, que aparecen en más del 86% de los afectados. 

Otros artículos interesantes:

Quiénes están en riesgo de sufrir el COVID de forma prolongada: esto es lo que dicen los científicos

7 secuelas del COVID-19 de las que podrías no recuperarte nunca

3 motivos por los que se contagian los vacunados contra el COVID-19, según los expertos