Pasar al contenido principal

3 motivos por los que los inversores están viendo un gran atractivo en los valores cíclicos

Un trader feliz en Wall Street
Reuters
  • Los valores de sectores e industrias cíclicas, aquellos cuyas fortunas van y vienen a la par con la economía, se han vuelto más atractivas, tras los últimos movimientos en los mercados.
  • Las acciones de compañías industriales están bien situados para continuar su ascenso, especialmente si Estados Unidos y China logran un acuerdo comercial
  • El sector constructor puede que se beneficie de la baja inflación y el descenso del desempleo.

A medida que el mercado alcista obtiene una nueva oportunidad, Wall Street está cada vez menos preocupado por la desaceleración del crecimiento de Estados Unidos y apostando por acciones de compañías en sectores que se beneficiarán del ciclo económico, como las industriales y las financieras.

Después de llegar a caer casi un 20% desde su punto máximo a finales del 2018, el S&P 500 se ha recuperado fuertemente este año ya que los datos económicos norteamericanos siguen siendo sólidos y la Reserva Federal ha indicado una pausa en la subida de tipos de interés.

La lectura del PIB del país, que situó el crecimiento del primer trimestre en una tasa anualizada del 3,2%, reforzó aún más el sentimiento económico de los inversores a nivel global.

En consecuencia, los temores de una crisis para el mercado han dado lugar a hablar de un posible derrumbe. El S&P 500 ha alcanzado niveles récord en las últimas semanas, a pesar de las dudas que se han abierto en el corto plazo.

Como resultado, los valores de sectores e industrias cíclicas, aquellos cuyas fortunas van y vienen a la par con la economía, se han vuelto más atractivas. De hecho, las acciones industriales y de consumo discrecional han superado al índice de referencia de la bolsa estadounidense este año.

La atención aún en Estados Unidos y China

El encuentro entre Trump y Xi Jinping podría agravar la guerra comercial, según Goldman Sachs [RE[
Donald Trump y Xi Jinping. AP/Saul Loeb

La guerra comercial que mantienen abierta Estados Unidos y China sigue marcando los vaivenes del mercado.

Los valores industriales están bien situados para continuar su ascenso, especialmente si Estados Unidos y China logran un acuerdo comercial, que ahora se ha puesto más en cuestión. Según Tim Ghriskey, estratega jefe de inversiones de Inverness Counsel las tensiones provocadas por el conflicto arancelario del pasado año “contribuyeron en gran medida a las preocupaciones económicas de finales del 2018”.

“Parte de la razón de la desaceleración se debe a la guerra comercial”, añade. Por tanto, es probable que se observe un repunte en la demanda de productos de empresas industriales “al ver un repunte en la economía”, si la incertidumbre llega a su fin.

Leer más: 4 valores que Warren Buffett recomienda que compres en este entorno

Beneficio por el bajo desempleo y la mayor inflación

Adrian Helfert, director de carteras de multiactivos en Westwood Holdings, muestra un mayor optimismo sobre los activos del sector de la construcción, que se encuentran dentro de la industria de consumo discrecional. Un área que es probable que se beneficie del bajo desempleo y la baja inflación.

De hecho, a medida que los tipos hipotecarios habían bajado de sus niveles a finales del año pasado, las acciones de las empresas relacionadas con la vivienda han aumentado. El índice de vivienda PHLX ha subido un 29,3% este año, por delante del S&P 500.

El repunte de la curva de tipos aviva al sector financiero

Otro sector cíclico, el sector financiero, no ha tenido el mismo resurgimiento que los industriales este año, pero algunos inversores creen que las condiciones económicas pronto podrían impulsar esas acciones también.

En marzo, la inversión de la curva de tipos entre los bonos del Tesoro a tres meses y los bonos a 10 años, considerada una señal de una recesión inminente, alarmó a los inversores. La curva desde entonces ha remontado y los rendimientos han aumentado a medida que los datos económicos de Estados Unidos se han mantenido en gran medida optimistas. 

El reciente repunte en los rendimientos de los bonos sugiere que la economía mundial aún se “está expandiendo, lo que ayudaría a las acciones de los bancos estadounidenses”, tal y como señala Helfert de Westwood Holdings Group.

“Los bancos estadounidenses han corregido mucho más rápido en términos de tamaño de balance que los bancos europeos, y los rendimientos probablemente continúen aumentando ante la perspectiva de un mayor crecimiento”, añade.

Si la curva de rentabilidad de los tipos siguiera aumentando, beneficiaría particularmente las acciones de los bancos de pequeña capitalización, dada su dependencia de los préstamos como fuente de ingresos, analiza Robert Phipps, director de Per Stirling Capital Management. “Hasta hace poco, no podían ganar dinero haciendo eso”, asevera. 

Aunque ahora habrá que ver si la reciente inversión de la curva de tipos de la semana pasada afecta o no a este mercados. O si como apuntan algunos expertos, esta vez es diferente