Comprar casa con parte del alquiler y un 5% de entrada: esta son las recetas de 3 'proptech' españolas para facilitar el acceso a la vivienda en propiedad

Un portero limpia el portal de un edificio en Madrid con carteles de pisos en venta y en alquiler
Reuters
  • El acceso a la vivienda en propiedad está limitado por la falta de capacidad de ahorro y el endurecimiento de las condiciones para acceder a una hipoteca, con entradas desde el 20% del precio de compra a las que hay que sumar impuestos y gastos notariales.
  • 3 proptech españolas que apuestan por facilitar la compra de una vivienda a través del pago de parte del alquiler destacan a Business Insider España la buena acogida de su propuesta en el mercado.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Durante 2020, la compraventa de vivienda sufrió su mayor retroceso en los últimos 11 años, con un 17,7% menos de operaciones que el año anterior, como consecuencia del impacto del coronavirus en el mercado inmobiliario. Sin embargo, la consecuencias de la pandemia también han provocado que un número récord de españoles se plantee cambiar de vivienda, según aseguraba recientementeRicardo Sousa, CEO de Century21 en España y Portugal,  a Business Insider España.

Pese a que el desplome del mercado de la vivienda en propiedad ha sido menor que el registrado tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, este fenómeno ha puesto de relieve las dificultades de un porcentaje creciente de la población para poder permitirse comprar una casa, a las que hay que sumar el endurecimiento de las condiciones para acceder a una hipoteca por parte de la banca y la precarización de los ingresos de muchos compradores potenciales debido al coronavirus.

De hecho, desde antes de la pandemia, el mercado de vivienda en propiedad estaba perdiendo terreno ante el de alquiler como consecuencia del aumento de la precariedad laboral, como señaló el Banco de España a comienzos de 2021. Por este motivo, las propuestas de varias proptech para facilitar el acceso a la compra de una vivienda pasan por modelos que combinan el pago de una parte del alquiler con una entrada mucho más baja que la que reclaman los bancos.

Cada vez menos españoles tienen vivienda en propiedad: la precariedad laboral dispara la proporción de alquiler al mayor nivel desde 1985

Para saber más de estas nuevas soluciones para fomentar el acceso a una casa en propiedad para quienes no quieren o no pueden permitirse una hipoteca, Business Insider España ha contactado con 3 proptech españolas —Libeen, Vidoqui y Lucas— para que expliquen en qué consisten sus propuestas, cómo pueden ayudar en la compra de una vivienda y qué acogida están teniendo en el mercado.

Lucas: "Dar la oportunidad de ahorrar a través del alquiler"

Steven Aitkenhead, CEO y fundador de Lucas, destaca que el objetivo de su proptech pasa por "hacer el acceso a la vivienda simple, accesible y flexible". Para ello, cuentan con un programa de alquiler con opción a compra en el que "una parte del pago del alquiler mensual se destina a bajar la entrada del piso", explica, detallando que "reduce las barreras de entrada a la vivienda al requerir solo un 5% de depósito frente al 20% o 30% que exige una hipoteca".

De este modo, los interesados en comprar una vivienda a través de Lucas pueden elegir una en el mercado que se ajuste a ciertos requisitos o seleccionar una dentro de la cartera inmobiliaria de la compañía, dentro de un programa que les permite definir el futuro precio de compra, la cuota mensual de alquiler con la que pagará la entrada y el plazo para ejecutar la compra.

Además, Aitkenhead señala que, "al momento de terminación del contrato de la opción, Lucas ayuda al comprador a acceder una hipoteca ya que cuenta con la entrada bastante abonada o el comprador puede elegir no comprarla y no tendrá ninguna deuda ni obligación por la vivienda". Además, las condiciones de este programa "dependen de las personas que entran en ella", afirma, destacando que una pareja lo tendría más fácil para aumentar "la capacidad de gasto y de ahorro".

El CEO de Lucas destaca que no cobran "de entrada a los compradores, sino que le da servicio a oferta inmobiliaria, capital inmobiliario y bancos", de los que percibe sus honorarios. Así, asegura que su labor es conectar "el sector con inquilinos solventes para ser compradores y los va preparando durante el programa entregando también un nivel de educación financiera dirigida a la vivienda".

Steven Aitkenhead afirma que "la falta de capacidad de ahorro es de las mayores trabas para poder acceder una vivienda en propiedad", señalando que cada vez más habitantes de grandes ciudades "están pagando por encima de lo recomendado en alquiler en comparación a su salario, algo que reduce su capacidad de ahorro" y que prevé que tienda a empeorar debido a la situación monetaria en Europa. "Quien ahorra hoy igual lo tendrá difícil para comprar mañana", destaca.

Sin embargo, Aitkenhead destaca que "muchas personas muestran una alta capacidad de gasto, ya que le hacen frente a la alta cuota de alquiler sin problema", por lo que asegura que su enfoque "es facilitar el acceso a la vivienda hoy y darle la oportunidad a las personas de ahorrar por medio de su alquiler", con la "convicción que esto puede ayudar a miles de personas a generar alguna estabilidad financiera a largo plazo".

El CEO y fundador de Lucas destaca que "los consumidores han respondido de una manera muy positiva y el crecimiento de la gente interesada en el programa sigue aumentando mes a mes", aunque desvela que preparan otras alternativas innovadoras, entre las que destaca la selección de "un cupo limitado de 150 personas para poder ayudarles a escoger una vivienda en el mercado en 2021" y la extensión de su cartera de viviendas de una tercera entidad que ofrecerá Lucas con su programa.

Vidoqui: "La diferencia fundamental es que el cliente escoge la vivienda, si no el modelo no sería escalable"

En el caso de Vidoqui, su CEO y fundador, Juan Manuel Bello de León, resalta que su modelo, que ya se aplica en otros países como Reino Unido y EEUU, "es más flexible, ya que es el cliente el que escoge la vivienda que quiere comprar". Posteriormente Vidoqui compra esa vivienda, de la que el cliente aporta un 5% de su valor, que el cliente paga mes a mes a través de una cuota vinculada a su alquiler, aumentando así el porcentaje de la vivienda que posee.

Bello destaca que este sistema, que ofrece 10 años a sus clientes para cerrar la operación, aporta más ventajas que el alquiler con opción a compra y más flexibilidad respecto a la vivienda en la que se aplica, una decisión que corre a cargo del comprador, al igual que la de aportar más dinero mes a mes. Una vez que alcanza el 15% del precio de la vivienda, Vidoqui le ayuda a conseguir una hipoteca por el porcentaje restante.

Cuando concluye el plazo de 10 años, el cliente puede elegir comprar o no la vivienda y, en caso de que decida no quedársela, el cliente recupera sus aportaciones de compra a excepción del 5% inicial. Además, si elige desprenderse de la vivienda antes del plazo fijado, puede buscar otro comprador para la vivienda y recuperar todo lo aportado.

Por el momento, Vidoqui opera exclusivamente en Madrid, aunque su CEO y fundador reconoce que están recibiendo muestras de interés de posibles compradores de todo el país. "Hemos detectado una amplia demanda por parte de compradores", asegura, destacando que el principal problema de sus posibles clientes no es la solvencia mensual, sino el nivel de ahorro necesario para afrontar una entrada del 20%.

"El principal problema no son los ingresos mensuales", asegura Bello, sino contar con los fondos necesarios para acceder a una hipoteca, algo realmente complejo teniendo en cuenta que la capacidad de ahorro difícilmente servirá para conseguir los fondos necesarios antes de que la vivienda que se quiere comprar haya vuelto a encarecerse. Por ello, considera que "poder vivir en el piso que te gusta mientras lo estás comprando poco a poco es muy atractivo".

De hecho, Juan Manuel Bello de León destaca que han recibido una respuesta muy positiva por parte de posibles clientes y explica que, pese a que estimaban que su clientela sería más joven, también han recibido muestras de interés de "compradores de más de 40 años que, por los motivos que sean, todavía no han tenido acceso a una vivienda en propiedad", aunque destaca que la edad media de sus clientes supera levemente los 30 años.

Respecto al tipo de viviendas que ofrecen, el CEO de Vidoqui recalca que la elección depende de los clientes, precisando que su precio medio ronda los 300.000 euros y que su sistema ayuda a detectar oportunidades en barrios de Madrid en los que la oferta de viviendas en propiedad es escasa o poco asequible.

Libeen: "Estamos solucionando el problema del acceso a la vivienda de toda una generación"

En el caso de Libeen, su CEO y fundador, José Manuel Cartes, define su iniciativa de SmartHousing, como "el proceso por el cual, usando el alquiler mensual y una pequeña entrada, una persona puede comprar su casa". De este modo, señala que su proptech ayuda "a ahorrar a los SmartHousers el 20% de entrada que necesitan para que un banco le conceda una hipoteca en un periodo de 3 a 5 años".

Cartes destaca que las 2 grandes trabas que limitan la compra de una vivienda son la escasa capacidad de ahorro "debido a que destinamos el 50% de los ingresos al alquiler en las grandes ciudades" y el peso de la entrada para conseguir la hipoteca y de los impuestos que lleva aparejados, que en total supone que "al final necesitas un 30% del valor (de la vivienda que vas a comprar) ahorrado".

El CEO de Libeen lo explica con un ejemplo. "Para comprar una vivienda de 300.000 euros en el centro de Madrid, un piso de unas 2 habitaciones y más menos 65 o70 metros cuadrados en zonas dentro de la M30, necesitas tener ahorrados 60.000 euros para la hipoteca y otros 30.000 para impuestos y gastos. ¿Sabes cuántos años tenemos que estar ahorrando 500 euros al mes para ahorrar esos 90.000 euros? 15 años. ¿Complicado, verdad?".

Para explicar el funcionamiento de Libeen, Cartes recurre a una comparación. "A nosotros nos gusta decir, 'si has cambiado la televisión por Netflix, cambia el alquiler por el SmartHousing'”, señalando que cualquiera puede acceder a su web y "puede elegir entre cientos de viviendas la que más se adapte a sus necesidades" para posteriormente visitarla y, si decide quedársela, firmar su contrato de forma totalmente digital. 

"Desde este momento habrá dejado de tirar el dinero del alquiler a la basura y habrá empezado a comprar su casa con el alquiler", explica el CEO de Libeen, que explica que su sistema consiste en "el nuevo alquiler con opción a compra adaptado al mundo de hoy", comparándolo con otras propuestas disruptivas en sectores tradicionales como "Uber, Netflix, Jobandtalent o The PowerMBA".

En su caso, José Manuel Cartes destaca que Libeen nació "prácticamente con el confinamiento y desarrollamos toda la plataforma tecnológica trabajando todos desde casa", aunque reconoce que "desde entonces no hemos parado de crecer". Así lo demuestran algunos de sus hitos, como ser distinguidos como Mejor Fintech de España 2020 por Expansión, ser seleccionados para entrar en la aceleradora Lanzadera o ser 1 de los 5 ganadores del Finance Forward Europe 2020.

Sin embargo, Cartes asegura que su mayor hito "es saber que estamos solucionando el problema del acceso a la vivienda a toda una generación; todo el mundo debería poder acceder a comprarse una casa".

LEER TAMBIÉN: La trampa de que baje el precio de la vivienda: comprar una casa en 2021 será más difícil a pesar de que serán más baratas

LEER TAMBIÉN: El coronavirus no frena el encarecimiento de la vivienda: baleares, madrileños y catalanes no tienen ingresos medios suficientes para comprar

LEER TAMBIÉN: El mercado inmobiliario, bajo mínimos en 2020: 5 claves que explican la mayor caída de la compraventa de viviendas en más de una década

VER AHORA: Así es como los científicos intentan crear 'telarañas sintéticas' en el laboratorio mientras investigan sus aplicaciones en la medicina moderna