Pasar al contenido principal

3 razones por las que los expertos piensan que el rebote del mercado de comienzos de año, aún no es nada sólido

Traders realizando operaciones en Wall Street
Reuters
  • Los analistas piensan que hay tres motivos principales por los que los inversores deben seguir siendo cautos con los mercados, pese al rebote del pasado mes de enero.
  • Entre otras razones, destaca que las perspectivas sobre los beneficios empresariales se han visto reducidas.
  • Además, la guerra comercial o el momento técnico de los índices puede pesar en las decisiones de inversión.

Las bolsas parece que han cambiado la tendencia que venían marcando desde finales del año pasado y hay algunas razones clave por las que el reciente repunte que se ha observado en los principales índices de los mercados desarrollados se ha desacelerado.

Tanto en Estados Unidos como en Europa, entre los que se encuentra el Ibex 35, en las últimas seis semanas habían plasmado un importante desgaste, pero el repunte se ha terminado deteniendo.

Los expertos coinciden en que hay tres motivos por los cuales este movimiento se ha visto pausado y por los que la recuperación no es nada sólida. 

1. Perspectiva de resultados empresariales más negativa

Después de que muchas acciones se recuperaron durante la mejor temporada de resultados trimestrales en nueve años, los inversores comenzaron a analizar el trimestre actual y el año por delante, y las perspectivas para 2019 no son para nada excelentes.

Los analistas están reduciendo las expectativas de beneficios para el primer trimestre del presente ejercicio de manera tan brusca que la estimación general del crecimiento de las ganancias para este periodo se volvió negativa. 

Ahora se prevé que los beneficios caigan en promedio un 0,8%, según el consenso de mercado. Se trata un porcentaje bastante significativo respecto a septiembre, cuando los analistas esperaban que las ganancias aumentaran casi un 7%. 

La caída en las expectativas coincide con la visión del estratega jefe de Morgan Stanley, Mike Wilson, que ha estado advirtiendo de una desaceleración de los beneficios corporativos. A su modo de ver, las ganancias se están “deteriorando incluso más rápido de lo que esperábamos”. Y es que la amplitud de la revisión de ganancias en el último mes “ha sido aún más negativa” de lo esperado, lo que induce a que “la caída de beneficios empresariales podría ser mucho más profunda después del primer trimestre”.

Leer más: 5 razones por las que el dólar puede debilitarse en los próximos meses

2. Incertidumbre en el conflicto comercial

Trump y Xi Jinping, durante una reunión bilateral en la cumbre del G20
Trump y Xi Jinping, durante una reunión bilateral en la cumbre del G20. Reuters

Agravar las débiles expectativas de ganancias del año ha estado enturbiando las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China. La reunión crítica entre el presidente Donald Trump y el presidente chino, Xi Jinping, no tendrá lugar antes de que expire el plazo de alto el fuego de la guerra comercial de marzo. 

Además, varios rotativos norteamericanos informaron que ni Estados Unidos ni China han redactado un acuerdo con respecto a las demandas de ninguno de los dos países. Si no se llega a un acuerdo el 1 de marzo, los aranceles estadounidenses sobre los productos chinos aumentarán.

3. Los gráficos que muestran que el rebote ha ido muy arriba demasiado rápido

En lo que respecta al análisis técnico de la situación, los índices se han enfrentado a una resistencia al acercarse a su media móvil de 200 días, que el S&P 500 tiene ubicada en los 2.742 puntos. Ese es un nivel clave observado por los operadores, ya que hasta octubre esta media se había apoyado en el repunte del mercado alcista de los tres años anteriores. 

El Ibex 35 tiene una situación aún compleja al tener los 9.000 puntos psicológicos sin consolidar del todo y con una resistencia bastante importante por encima de los 9.200 puntos. De ahí a que no se pueda pensar en recuperación hasta que rompa y se establezca con firmeza por encima de esa cota.