Pasar al contenido principal

3 recomendaciones para hacer que los niños ahorren e inviertan desde pequeños en su futuro

Familia pensando en el ahorro a largo plazo.
Getty Images
  • Si quieres pasar parte de tu riqueza a tus hijas, hijos, nietas o nietos, estás en buena compañía.
  • Casi todos (el 94%) de los abuelos y padres encuestados han brindado algún apoyo financiero a los más pequeños, según un estudio reciente de AARP.
  • En este sentido, Maxime Rieman, Product Manager en ValuePenguin, describe cuáles pueden ser las principales recomendaciones para hacer que los niños ahorren y que sus inversiones garanticen una mayor estabilidad en el futuro. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si quieres pasar parte de tu riqueza a tus hijas, hijos, nietas o nietos, estás en buena compañía. Casi todos (el 94%) de los abuelos y padres encuestados han brindado algún apoyo financiero a los más pequeños, según un estudio reciente de AARP.

Bien sea para ayudarlos a pagar sus estudios universitarios o impulsar sus ahorros para la jubilación, hay una variedad de fórmulas para hacer que tengan más seguridad en términos financieros. 

En este sentido, Maxime Rieman, Product Manager en ValuePenguin, describe cuáles pueden ser las principales recomendaciones para hacer que los niños ahorren y que sus inversiones garanticen una mayor estabilidad en el futuro. 

Leer más: 21 maneras de ganar dinero sin hacer prácticamente nada

1. Invierte en su futuro financiero

Madre con su hija concienciando sobre el ahorro
Getty Images

Algunas cuentas brindan la oportunidad de reservar varios tipos de activos para los niños y niñas, incluso activos que no pueden “poseer legalmente hasta que sean mayores”, afirma el experto. Pueden abrise una “cuenta de custodia”, y usar los activos a futuro para “cualquier propósito”, añade.

Cuando tenga 18 años o más y si deseas ofrecerle una experiencia práctica de aprendizaje, puedes considerar “ayudarles a abrir su propia cuenta de valores”. Hay muchas opciones de cuenta adecuadas para principiantes y puedes “enseñarles a comprender cómo funciona la asignación de activos y en qué consisten los informes de rentabilidades”, para prepararlos para el éxito financiero en el futuro. 
 

2. Inversión en experiencias

Trípodes de viaje
Amazon

También puedes concentrarte en invertir su propio dinero para llevarlos a “viajes y excursiones culturales”, explica Rieman. Y es que hacerlo puede tener el mismo impacto en su futuro que los productos financieros.

El experto comenta que “una encuesta realizada entre 2013 y 2015 de Student Youth & Travel con una muestra de cerca de 1.500 maestros concluyó que el 74% cree que viajar es muy beneficioso para el desarrollo personal de un niño, y el 56% dice que tiene un impacto muy positivo en su educación y futura carrera”.

Estas experiencias populares son excelentes maneras de invertir en los más pequeños, tal y como afirma Rieman: excursiones a parques nacionales, visitas a museos, viajes alrededor del mundo, aprendizaje de idiomas, o clases de cocina. Aunque parezca mentira, invertir en estas opciones “puede rentar en el futuro”.
 

3. Inversión más arriesgada para el largo plazo

Los riesgos empresariales
Gettyimages

Rieman considera que cuanto antes los niños y niñas tienen que invertir pensando en un horizonte temporal muy amplio y con un mayor volumen de riesgo, al tener menos patrimonio que preservar. Para ello, aconseja hacerlo a través de robo-advisors

Estos suelen utilizar algoritmos tecnológicos para invertir el dinero en función de las respuestas a preguntas sobre los objetivos, horizonte temporal y tolerancia al riesgo. Por lo general, cobran menos en comisiones que un asesor financiero tradicional, que van del 0% al 0,40%. 

Otra alternativa, agrega, es abrir una cuenta de ahorro de alto rendimiento. Es probable que el capital invertido crezca aproximadamente “como la tasa de inflación”, pese a que los tipos se encuentran en mínimos históricos. Para ello, apuesta por hacer una comparación adecuada con la oferta que hay en el mercado para meter el dinero en el activo más adecuado. 
 

Y además