Pasar al contenido principal

3 señales que te advierten de que una acción es mala para invertir por su dividendo

Dos traders en Wall Street mirando las pantallas de la cotización de la bolsa.
Reuters
  • Invertir en compañías para beneficiarse del dividendo que ofrecen puede hacerse siempre y cuando se sigan determinados factores para ver si aporta estabilidad.
  • Dividend Growtg Rocks analiza tres factores que indican un mal valor de dividendo que no ha de incorporarse a cartera.
  • Entre todos, destaca el llamado "triángulo del dividendo débil", que dice que una empresa debe generar ganancias, ingresos y tener una política de dividendo estable para ser tomada como una buena compañía en la que invertir.

Habitualmente los inversores se preocupan por las reacciones bruscas de los mercados. Los altos y bajos que se producen por las tensiones geopolíticas, la cotización del precio del petróleo o la política monetaria, generan una elevada dosis de nerviosismo a muchos operadores.

Por eso, enfocarse en los dividendos de las empresas puede ser una opción más que válida. Sin embargo, no toda compañía debería entrar en el mismo saco aunque retribuya a sus accionistas. La firma Dividend Growtg Rocks analiza tres señales que indican un mal valor de dividendo.

#1 – Confíe en el mercado: tenga cuidado con las acciones de alta rentabilidad por dividendo

Cuando uno de los sectores de la industria sigue el mismo movimiento, es difícil de entender lo que el mercado nos está diciendo. Sin embargo, esta es una señal de que algo no está bien, explican estos expertos.

De esta manera, las acciones con alto rendimiento por dividendo (más de un 5% en el mercado norteamericano) a menudo ofrecen un “mayor grado de riesgo o perspectivas de crecimiento deficiente”. Siempre que se observe una acción donde el rendimiento supere el 5% (como Enbridge, por ejemplo), preste más atención.

Leer más: Qué son los dividendos de las compañías que cotizan en bolsa

#2 – Ausencia de crecimiento de dividendos

Cuando una compañía mantiene su dividendo o apenas lo aumenta por unos pocos años, puede generar un escenario de “bandera roja” (esto es quiere decir que una compañía no tiene atractivo, pese a su nivel de dividendo) especialmente si el dividendo es del 5%.

La ausencia de crecimiento de dividendos o un aumento mínimo que no cubra la inflación es definitivamente una señal de que la empresa no funciona lo bien que debería. En 2018, hubo algunas empresas conocidas que anunciaron recortes de dividendos, lo cual representa un síntoma negativo.

Cuando una compañía está desacelerando su política de crecimiento de dividendos o simplemente se "olvida" de aumentar su pago por más de un año, hay que observar seriamente las razones por las que está sucediendo, señalan desde Dividend Growth Rocks.

#3 – Triángulo de dividendo débil

El triángulo de dividendos se compone de tres métricas:

  1. Ingresos: Un negocio no es un negocio sin ingresos. ¿Cuál es la diferencia entre una empresa que obtiene ingresos crecientes de una empresa que muestra resultados estancados? Ventajas competitivas.
  2. Ganancias: No puedes dar dinero si no ganas dinero, ¿verdad? Aunque es una afirmación muy simple, la realidad es que no se paga si no se genera un rendimiento sólido y constante.
  3. Dividendos: por último, pero definitivamente no menos importante, los pagos de dividendos son la columna vertebral de cualquier inversor con perfil más moderado. Pero no importa el monto efectivo ni el rendimiento, sino el crecimiento de dividendos.

Las compañías que pierden las cuotas del mercado debido a la falta de ventajas competitivas. Es muy raro ver una empresa que publica ingresos crecientes año tras año. Por muchas razones, una empresa podría publicar resultados más débiles. Podría ser el final de un ciclo, un cambio en el modelo de negocio o simplemente la desaceleración de la economía. Sin embargo, esta situación persiste durante varios años.
 

Te puede interesar