No se trata solo de confiscar yates y mansiones: Occidente está utilizando una triple estrategia para castigar a Rusia

La gente pide la paz en medio del conflicto entre Rusia y Ucrania.
La gente pide la paz en medio del conflicto entre Rusia y Ucrania.

picture alliance/Getty Images

Las potencias occidentales han multiplicado las sanciones contra Rusia en un intento de aislar al país y asfixiar su economía.

Las sanciones suponen la retirada de las relaciones comerciales o financieras por razones de política exterior o de seguridad, según el Consejo de Relaciones Exteriores, un centro de estudios estadounidense sin ánimo de lucro. Son una táctica habitual para evitar que estalle una guerra total.

Esta vez, forman parte de las represalias contra el presidente ruso Vladímir Putin después de que Rusia invadiera Ucrania. Un mes después del inicio de la invasión, la economía rusa corre el riesgo de caer en recesión.

Esto se debe a que Estados Unidos, el Reino Unido y la Unión Europea están aplicando los tres tipos de sanciones. Daniel Gielchinsky, un abogado de DGIM Law, PLLC en Aventura, Florida, especializado en litigios comerciales y derecho financiero, los desglosa para Business Insider.

Dejar al Gobierno ruso fuera de los sistemas internacionales

Un ejemplo excelente de cómo un Gobierno puede sancionar a otro es la táctica de Occidente de bloquear el acceso de ciertos bancos rusos a SWIFT, un servicio de comunicaciones global que autoriza las transacciones financieras internacionales. Piensa en una venta de petróleo ruso a Estados Unidos antes de la sanción: se habría realizado a través de SWIFT.

"Si se expulsa a un país miembro de SWIFT, básicamente se le está diciendo que no puede participar en el comercio internacional", dice Gielchinsky, añadiendo que es la primera vez en la historia que un grupo de países toma una medida de este calibre. "Rusia ha sido básicamente condenada al ostracismo de la economía internacional".

Volodímir Zelenski no tiene filtros, ni adornos, ni miedo: está escribiendo el futuro del liderazgo de las crisis

EEUU también ha congelado 630.000 millones de dólares en activos en poder del Banco Central ruso, impidiendo que el país utilice ese montón de reservas internacionales para financiar su ataque a Ucrania o apuntalar la economía. 

Este tipo de sanciones son inéditas, lo que aumenta el castigo económico contra Rusia.

Cortar los lazos con determinadas empresas e industrias

Debido a que este nivel de sanciones implica cortar los lazos con ciertos tipos de negocios e industrias, son una especie de subconjunto de una especie de subgrupo de sanciones contra el Gobierno, explica Gielchinsky. "Se dice: 'No les compraremos. No les venderemos'. Y a cualquiera que les compre o venda, tampoco haremos negocios con ellos".

Esa era la intención del presidente Joe Biden cuando anunció a principios de este mes que Estados Unidos prohibiría todas las importaciones energéticas rusas, lo que afectaría a las importaciones de petróleo, gas natural licuado y carbón rusos. Pocos días después, Estados Unidos también prohibió las importaciones de marisco, vodka y diamantes rusos. 

Las exportaciones de productos de alta gama a Rusia, como relojes, coches y alcohol de alta gama, también están en la lista de prohibiciones de EEUU y algunos de sus aliados europeos. La Casa Blanca calcula que esas exportaciones ascienden a 550 millones de dólares al año. 

Este tipo de sanciones pueden ser "muy duras", asegura Gielchinsky.

Golpear a los actores clave donde duele

Las alianzas occidentales han ido golpeando cada vez más a las poderosas élites rusas con sanciones personales. Esta es la forma más infrecuente de sanción, cuenta Gielchinsky, añadiendo que es una medida "muy dura". 

Los oligarcas a los que se dirige son lo que Gielchinsky llama "el círculo íntimo de Putin de personas muy ricas".

"Apoyan sus campañas. Apoyan sus políticas", afirma. "Sus empresas generan la riqueza, los puestos de trabajo, los votos que él necesita para seguir donde está y para mantener el país en movimiento. Cuando se sanciona a estos individuos, es una declaración muy fuerte, lo más cerca que se puede llegar a sancionar al propio presidente, lo que sencillamente no pasa".

Oligarcas sancionados, familias que huyen y propietarios de pequeñas empresas que toman las armas: un resumen de lo que ha sucedido hasta ahora un mes después de la invasión rusa de Ucrania

Hasta ahora, Estados Unidos, el Reino Unido, la UE y Canadá han congelado los activos de los oligarcas en esos países y les han prohibido hacer negocios en ellos. 

Algunos políticos estadounidenses esperan también que se apruebe una ley que permita al Gobierno federal incautar los activos de los oligarcas valorados en más de 5 millones de dólares, como propiedades inmobiliarias y yates. La medida estaría en consonancia con las sanciones ya aplicadas por otros países, como Francia, que recientemente confiscó un superyate de 120 millones de dólares propiedad del oligarca ruso Igor Sechin.

Con sanciones como esta, apunta Gielchinsky, los Gobiernos están diciendo: "Vamos a por ti".

Otros artículos interesantes:

¿Cómo podría ser procesada la Rusia de Putin por crímenes de guerra en Ucrania?

Europa se expone al riesgo de la escasez de diésel por su dependencia de Rusia, especialmente Alemania

Rusia podría intentar vender petróleo y gas a cambio de bitcoins para esquivar las sanciones internacionales

Te recomendamos